Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

ACTUALIDAD

La biomasa forestal es más barata y saludable para el medio ambiente que otros combustibles fósiles

biomasa_bosque_madera
Actualizado 15/03/2017 12:49:19
Redacción

Diversos estudios de la Cátedra de Micología del campus de Palencia certifican esta afirmación

Diversos estudios llevados a cabo por la Cátedra de Micología de la Universidad de Valladolid (UVA), con sede en el campus palentino de La Yutera y dirigida por el profesor de botánica forestal de la Escuela Técnica Superior de Ingenierías Agrarias (ETSIA) de Palencia Juan Andrés Oria de Rueda, confirman que la gestión forestal resulta no sólo positiva para el aumento y la conservación de hongos comestibles y trufas, sino también para la misma protección de los bosques y su biodiversidad de flora y fauna.

“Habíamos comprobado que la roza discontinua de matorrales que se hace para prevenir incendios forestales favorecía a numerosas especies de plantas y de animales, pero parece ser que si se aprovechan racionalmente los residuos, conseguimos evitar la quema de combustibles fósiles, perjudicial para el medio ambiente y el clima global”, explica Oria de Rueda.

Por tanto, el uso de la biomasa forestal resulta mucho más apropiado que el de los combustibles sólidos desde un punto de vista medioambiental, económico y social. La gestión del matorral puede maximizar los valores ambientales, favoreciendo a la fauna silvestre y a las plantas protegidas y amenazadas de las distintas comarcas, apuntan desde la Cátedra de Micología.

Aunque puntualizan que hacerlo de forma descabellada o irracional perjudicaría notablemente a la naturaleza. “En los montes en los que se realizan tareas apropiadas de aprovechamiento de la biomasa se mantienen zonas abiertas intercaladas con otras densas de refugio, muy buscadas por animales como el conejo, la liebre y la perdiz roja, que a su vez sirven de alimento a especies faunísticas tan amenazadas como el águila imperial ibérica o el águila de Bonelli. Con esta gestión se facilita además el control de la población excesiva de jabalí, que rehúye de las áreas aclaradas donde resulta mucho más visible. Aclarando el monte excesivamente tupido se facilita la recuperación de la producción de trufas, hongos que necesitan estos ambientes raleados, además de evitarse la anormal proliferación de los jabalíes que levantan y aniquilan con temible efectividad la producción de este apreciado hongo subterráneo”, subraya Oria.

‘Carbón neutro’

Asimismo, la Cátedra de Micología del campus palentino asegura que de igual forma que se certifica que una madera procede de explotaciones ecológicamente sostenibles, también se puede hacer constar que una explotación de biomasa para producir electricidad o suministro a calefacciones procede de la gestión apropiada de los bosques y matorrales en equilibrio con la conservación expresa de la flora y la fauna. Algo que supondría grandes ventajas sociales, ya que se generarían puestos de trabajo y empresas en el ámbito rural, sobre todo en comarcas marginales y montañosas.

La energía generada por la biomasa forestal se considera “carbón neutro” por el CO2 que libera, ya que forma parte del ciclo atmosférico natural del carbono. “Por el contrario, los combustibles fósiles aumentan el nivel de CO2 en nuestra atmósfera al haber secuestrado su carbón durante milenios profundamente en la Tierra. Incluso desde un punto de vista de la contaminación a escala general resulta más saludable el empleo de la biomasa forestal en las grandes ciudades para evitar los graves episodios debidos a la circulación de vehículos y las calefacciones en regiones continentales europeas como Madrid”, señalan estos estudios.

En inviernos muy fríos como el actual, en el que se realiza un elevado gasto de energía, es cuando se comprueban las ventajas ambientales pero también económicas y sociales del uso de la biomasa forestal. “Al usar la biomasa disminuimos la gran dependencia de nuestros países con los combustibles fósiles. Al calentar nuestros hogares y centros de trabajo con biomasa forestal contribuimos decididamente a la paz y al desarrollo rural”, afirma categóricamente el director de la Cátedra de Micología.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información