Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

OTROS

¿A dónde va la basura que generamos?

garbage-933108_1920
Actualizado 16/03/2017 14:01:02
Redacción

El problema de la basura no termina cuando la depositamos en el contenedor

España genera cada año alrededor de 120 millones de toneladas de residuos, según los últimos datos proporcionados por Eurostat. Aunque más de la mitad de estos desperdicios se generan en los sectores de los servicios, la construcción y la minería, cada habitante genera individualmente una media de 459,1 kilos de basura de acuerdo a las “Estadísticas sobre la recogida y tratamiento de residuos”, elaboradas por el Instituto Nacional de Estadística en 2014.

La gran cantidad de residuos por persona que se genera cada año demuestra hasta que punto la basura es una problemática medioambiental que a menudo los ciudadanos desconocen. Depositar nuestra basura en el contenedor verde, amarillo o azul es sólo un paso intermedio dentro de una cadena muy extensa que comienza en nuestros hogares.

Los desperdicios que se generan en las actividades desarrolladas en los hogares, los comercios, las oficinas y los servicios se denominan residuos sólidos urbanos (RSU) o residuos domésticos. La mayoría de ellos son basura orgánica, papel y cartón, vidrio o metales, pero en esta categoría también se incluyen los aparatos eléctricos y electrónicos, pilas, ropa, muebles y escombros procedentes de obras menores de construcción y reparación domiciliaria.

El proceso

La gestión de los RSU comprende cuatro fases diferenciadas. A la fase de prerrecogida o de separación y almacenamiento de los residuos en su origen, le sigue la fase de recogida que puede ser de dos clases diferentes: la recogida que se realiza por medio de vehículos adaptados o la recogida neumática, un método que absorbe la basura que se introduce en una especie de buzón y la transporta por tuberías hasta su destino. Este método es una alternativa ante la imposibilidad de introducir los vehículos recolectores en algunas zonas urbanas.

El traslado de los residuos comprende la siguiente etapa, en la mayoría de los municipios españoles el transporte lo realizan grandes camiones recolectores con capacidad de compresión. Por último, se lleva a cabo la etapa final de la gestión de los residuos donde éstos podrán ser eliminados, transformados con la finalidad de obtener nuevos productos o valorados energéticamente para ser convertidos en combustible con el que poder generar energía.

Los vertederos

Según Eurostat, entorno al 50% de los residuos municipales domésticos acaban siendo enterrados en vertederos, una cifra que organizaciones como Amigos de la Tierra o Ecologistas en Acción elevan hasta el 70%. La eliminación de los residuos a través de este método ha sido tradicionalmente una de las más comunes en nuestro país a pesar de los graves problemas medioambientales que suponen los vertederos incontrolados que proliferaron durante años.

En la actualidad, los vertederos controlados se ubican, de acuerdo a la normativa, lejos de zonas habitadas, terrenos de cultivo y aguas potables. En ellos se entierran los desechos urbanos, tras haber sido previamente prensados y compactados. Éstos se depositan sobre una barrera geológica y un revestimiento artificial impermeable cuyo fin es impedir la contaminación del suelo, las aguas subterráneas o las aguas artificiales.

La Directiva española relativa al vertido de residuos establece la existencia de tres tipos de vertederos: vertederos para residuos peligrosos, vertederos para residuos no peligrosos y vertederos para residuos inertes. Todos ellos han de cumplir una serie de medidas imprescindibles para evitar impactos medioambientales: el tratamiento de aguas y lixiviados para no contaminar el subsuelo o el control de la emisión y el tratamiento de gases de vertedero, entre otros.

Sin embargo, a pesar de las medidas aplicadas, las organizaciones ecologistas continúan denunciando la peligrosidad medioambiental de la acumulación de basura en estos depósitos donde, según estas agrupaciones, en muchas ocasiones se depositan los residuos sin que haya una correcta selección o aprovechamiento previo de los mismos.

La incineración

Cuando los residuos son incinerados éstos se someten a un proceso de combustión térmica controlada que reduce en un 95% el volumen y en un 80% el peso de la basura en poco tiempo. Este método de eliminación de la basura genera cenizas, dióxido de carbono y agua que posteriormente también deberán ser tratados. Las plantas de incineración han de disponer de sistemas de filtrado para evitar que los desechos y gases resultantes de la combustión afecten a la salud de las personas. Las grandes cantidades de energía liberadas durante el proceso pueden ser aprovechadas para generar energía eléctrica.

Las plantas de reciclaje y compostaje

Los residuos que son segregados en el origen, gracias a los ciudadanos que los depositan en los diferentes tipos de contenedores, son trasladados a plantas de reciclaje donde, tras una clasificación en función de su tipología y calidad, pasan a ser reciclados para ser transformados en una nueva materia prima. En el proceso de reciclaje los diferentes materiales se trituran, se fusionan o se convierten en pasta para su transformación en nuevos objetos y productos.

En el caso de los envases ligeros, que se depositan en el contenedor amarillo, la separación tiene tres fracciones: metales, plásticos y briks. Cada uno de estos productos se dirigirá a su correspondiente reciclador y se convertirá en un nuevo producto en el futuro cerrando así el ciclo del envase.

Por su parte, la materia orgánica es trasladada hasta plantas de compostaje donde mediante el proceso de la degradación bioquímica, llevado a cabo por bacterias y hongos presentes en los mismos productos de desecho, se obtiene el compost. El compost es un excelente abono orgánico que logra reducir enormemente la basura y que se puede utilizar tanto en agricultura y jardinería como en el paisajismo, el control de la erosión y la recuperación de los suelos.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información