Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

HOGAR

La importancia de tener un buen aislamiento acústico

contaminaciyn_acystica
Actualizado 21/03/2017 10:45:52
Redacción

El 80% de las viviendas españolas no cuenta con un buen aislamiento frente a la contaminación acústica

A la hora de comprar o alquilar una vivienda hay un factor imprescindible que en muchas ocasiones no es tenido en cuenta: la contaminación acústica. Este tipo de contaminación hace referencia al exceso de ruido producido por la actividad humana que altera las condiciones normales del ambiente empeorando la calidad de vida de las personas.

Según la National Academy of Science Report, España es el segundo país más ruidoso del mundo únicamente superado por Japón en el ranking de la contaminación acústica. Alrededor de 9 millones de españoles soportan niveles de ruido superiores a 65 decibelios, una cifra alarmante si se tiene en cuenta que los niveles aceptables de ruido ambiental, recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), son de 55 decibelios durante el día y 45 decibelios durante la noche.

Pero a pesar de las advertencias de las autoridades sanitarias, el problema del ruido no recibe la atención que se merece y el aislamiento acústico no es una de las prioridades de los ciudadanos a la hora de adquirir una vivienda. Muestra de ello, es que el 80% de los edificios de nuestro país no cuentan con el adecuado aislamiento acústico, de acuerdo a los últimos datos publicados por la compañía Danosa.

Según el “Mapa del ruido en el hogar”, elaborado por esta empresa especializada, mientras que el 21% del ruido de nuestras casas procede de la calle, las conversaciones de los vecinos suponen el 20% de los sonidos que se cuelan en una vivienda. Pisadas y movimientos en pisos superiores, los aparatos de música o la televisión, la cisterna, el ascensor o los electrodomésticos son también fuentes de ruido constante que hacen del aislamiento una necesidad a tener en cuenta.

El mal acondicionamiento de las viviendas españolas se corresponde con la falta de legislación sobre el problema. Hasta el año 2009, el Ministerio de Fomento no aprobó el Documento Básico de Protección Frente al Ruido, un texto que establece los límites admisibles y las exigencias básicas de protección acústica que las empresas constructoras y promotoras están obligadas a cumplir en la actualidad.

Efectos sobre la salud

La exposición al exceso de ruido de forma permanente tiene efectos nocivos sobre nuestra salud tal y como lo afirma la OMS. Para esta organización el ruido es uno de los factores ambientales que provoca más enfermedades y ha de ser considerado un problema de salud. De hecho, se estima que un 22% de la población europea siente molestias por esta problemática.

Varios estudios demuestran la relación directa entre el exceso de ruido y el aumento de enfermedades. Los efectos nocivos del ruido pueden ocasionar desde problemas auditivos como la pérdida de audición, los taponamientos o los zumbidos hasta trastornos psicológicos como irritabilidad, agresividad o estrés. Otros efectos fisiológicos como el aumento de la presión arterial y la frecuencia cardiaca o respiratoria, así como los conocidos trastornos del sueño son también consecuencias notables del exceso de ruido.

¿En qué consiste el aislamiento?

Mejorar el aislamiento acústico de la vivienda es un paso fundamental para proporcionar una protección al recinto contra la transmisión del ruido. A la hora de decidir si realizar o no un aislamiento se ha de tener en cuenta el lugar en el que está ubicado el edificio y el nivel de ruido de la zona, los materiales con los que están construidas las paredes, principal factor que permite la entrada de ruido, y las aberturas o ventanas y puertas que impiden un aislamiento óptimo.

El aislamiento del tejado se basa en poner un panel de material aislante entre las tejas y la estructura del tejado. Si se trata de un tejado plano no transitable además deberá de colocarse una lámina impermeable. La cubierta aislante puede estar construida con materiales como la lana de roca o la espuma de poliuretano. Este tipo de aislamientos es ideal para viviendas cercanas a aeropuertos o zonas con gran circulación de vehículos.

Si lo que necesitamos es reducir el ruido de los vecinos que viven encima, la solución es el sobre falso techo. Se trata de un techo acústico falso sobre el que se disponen varias capas de materiales aislantes absorbiendo el ruido de los pisos superiores. Esta solución es idónea para la rehabilitación de edificios y requiere una fácil instalación.

La fachada ventilada es otra de las opciones más recurrentes para el aislamiento de las viviendas. Esta solución consiste en poner dos paneles sobre la cara externa del edificio. El primero, de un material aislante, se fija a la fachada de la vivienda, el segundo se coloca sobre el primero dejando una cámara de aire entre ambos. Tanto la cámara de aire como el material aislante aseguran la reducción del ruido y el gasto de energía. La fachada ventilada es ideal para su uso en edificios tanto de nueva construcción como en proyectos de renovación.

El suelo flotante es otra buena barrera frente al ruido. Esta obra consiste en colocar un material aislante sobre el que se dispone una capa rígida. Este conjunto tiene la capacidad de provocar una discontinuidad perpendicular a la dirección de recorrido de las ondas de vibración, de manera que el arrastre de muebles, las pisadas o el sonido de los objetos que caen no se transmiten por vibración a los recintos colindantes.

La doble pared también permite mejorar el aislamiento acústico. Formada por dos paredes simples separadas por una cavidad, que puede estar vacía o rellena de un material absorbente, el nivel de aislamiento que proporciona es mucho mayor al que proporcionaría una única pared de una sola hoja con la misma masa que la resultante de la suma de las dos paredes simples.

Por último, no podemos olvidarnos de las ventanas. Colocar unas ventanas con un acristalamiento adecuado al ruido que tengamos es esencial para acabar con la contaminación acústica. Las juntas y las uniones son lugares de especial riesgo para la entrada de ruido por ello el correcto montaje e instalación de la ventana también son importantes factores a tener en cuenta.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información