Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

REFLEXIONES DE UNA RURALISTA

El falso consenso

Consenso
Actualizado 20/03/2017 11:14:57
Redacción

"A través del proceso de consenso, un grupo puede transformarse en una verdadera comunidad y una fuerza para la tranformación social"

ANA BARTOLOMÉ SUALDEA

Nota especial para políticos (hacedores de políticas), altos corporativos, genios, artistas y solitarios: si ya saben exactamente lo que quieren hacer, ya tienen los medios para implementar su plan sin necesidad de involucrar a otros o conseguir su apoyo, y/o no les interesa incluir las ideas de los demás, entonces sigan adelante por su propia cuenta. ¡Pero no insistan en llamarle consenso a eso¡

Esta frase es de Beatrice Briggs* y me parece que sintetiza muy bien el uso y abuso que se hace de la palabra consenso para querer identificar cualquier decisión que se toma con una aparente unanimidad y sin oposición relevante.

Analizando mi experiencia en reuniones, puedo así, “a vuela pluma” identificar los vicios más importantes que considero nos llevan a un “consenso de apariencia”. Lo más importante es la falta de información o sesgo en la información, bien de forma deliberada por algún miembro del grupo con la pretensión de mantener una situación de poder o, en menor medida, porque los distintos grados de conocimiento de los integrantes del grupo implica que no todo el mundo entiende lo que se debate de la misma forma. Después, habría que añadir la falta de libertad de algunos integrantes de la asociación por las relaciones de dependencia, formales o informales, que pueden existir y, en menor grado, por los condicionantes psicológicos de cada uno. También el manejo de las agendas a favor de una o unas pocas personas. Y por último, la distinta implicación de los participantes, que en muchos casos depende de sus propios intereses o de su propio empoderamiento personal.

Para superar mi propia visión particular, he indagado otras formas de entender el consenso. Partiendo de Beatrice Briggs, se define como un método de toma de decisiones basado en valores como la cooperación, la confianza, la honestidad, la creatividad, la igualdad y el respeto. Este método va más allá del concepto de mayoría (votación). Reemplaza el liderazgo tradicional, por el poder y la responsabilidad compartidos por todos los participantes del grupo. A través del proceso de consenso, un grupo puede transformarse en una verdadera comunidad y una fuerza para la transformación social.

Este proceso se basa en la creencia de que cada individuo posee una parte de la verdad. Por lo tanto a cada miembro del grupo se le debe dar un tiempo y un espacio en el cual pueda hablar su verdad y en el cual se le escuche con respeto. Sin embargo, no se puede permitir que algunos individuos dominen al grupo.

Para que pueda darse el consenso se necesitan cinco condiciones previas: (1) la voluntad para compartir el poder; (2) el compromiso consciente e informado con el proceso de consenso; (3) una intención común; (4) las agendas sólidas; (5) una facilitación o mediación efectiva.

El consenso así entendido no significa que todo el mundo asuma una decisión con entusiasmo. En torno a un proceso de decisión y la inclusión de más propuestas caben tres posturas: dar consentimiento (con más o menos calor), apartarse (un individuo no apoya una propuesta pero no quiere interrumpir que el grupo lo lleve a cabo), y bloquear (que sería la más radical e implicaría que el individuo tiene serias objeciones que afectan a los principios básicos o de seguridad de un grupo).

Lo que sí es evidente es que esta forma de tomar decisiones favorece la implicación de los miembros a la hora de implementar la decisión. Es una forma de compartir el poder que no significa que todos tengan que decidir todo (lo cual no sería operativo), sino que participan en las decisiones estratégicas. Si la utopía es un camino a donde dirigirse, el consenso así entendido en mi modesta opinión también lo es.

*Beatrice Briggs es Directora del Instituto Internacional de Facilitación y Consenso en México, además de consultora y facilitadora internacional.
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información