Disponible en
Ir a la versión móvil
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

HISTORIAS CON RECETA

La genial historia del doctor Thebussem

Olla_podrida
Olla podrida|FOTO Joselu Blanco
Actualizado 29/03/2017 11:03:48
Fernando Franco Jubete

"La olla podrida es considerada por los historiadores como el primer cocido de España"

El Doctor Thebussem, Jacobo W. Thebussem barón de Thirment, fue un legendario hispanista de origen germánico, un bibliómano cervantista empeñado en adquirir todas las ediciones de las obras de Cervantes, dedicándose incansablemente a estudiarlas hasta llegar a la enajenación, cual Don Quijote redivivo. Un singular personaje que, desde su castillo Thirmenth en Wurtzbourg (Alemania) y con su asistente, también escritor, M. Droap, escribió incansablemente unas 12.000 cartas a diversos personajes, artículos y libros sobre la obra de Cervantes y sus numerosas aficiones: teatro, historia, derecho, gastronomía y filatelia.

Sus profundos conocimientos filatélicos los recopiló en un libro con el críptico título sajón 'Kpanklá' que encierra una deliciosa anécdota que explica toda la irónica, divertida y genial forma de ser, vivir y escribir de Mariano Pardo de Figueroa. Un día, paseando por un pueblo de Sevilla, que nunca identificó, vio escrita en una pared blanca, perfectamente encalada, la palabra KPANKLÁ y le preguntó a una señora que pasaba por allí qué significaba. La señora le contestó que no sabía leer pero que allí vendían “cal pancalá”, es decir, cal para encalar.

Mariano Pardo de Figueroa (1828-1918) nació en Medina Sidonia (Granada), estudió Derecho en Sevilla y se doctoró en Madrid en 1854. Perteneció a una ilustre y adinerada familia y viajó por medio mundo hasta que cumplió 35 años. Desde 1863 decidió afincarse definitivamente en Medina Sidonia dedicándose a escribir y publicar bajo su exótico seudónimo, fruto de su ingenio deslumbrante. Thebussem procede de la germanización con Th y dos eses de la palabra “embuste” y su baronía y castillo de Thirment oculta la palabra “mentir” con la Th añadida para germanizarla.

Sus aficiones y conocimientos filatélicos, desarrollados en el libro citado, le llevaron a introducir y popularizar en España las tarjetas postales que se habían desarrollado en los países centroeuropeos a partir de 1871. Mariano Pardo imprimió a su costa una partida cuyo éxito las convirtió en un auténtico tesoro para coleccionistas. Fue nombrado primer Cartero Honorario de España en 1880. Correos le dedicó sellos conmemorativos en 1944 y 1981.

Mariano Pardo consiguió desde Medina Sidonia revitalizar e impulsar los estudios cervantinos que, por aquélla época, estaban muy abandonados. Pero la principal dedicación de sus esfuerzos los puso en convertir la crítica gastronómica en literatura de calidad, utilizando en todos sus artículos y libros su seudónimo Doctor Thebussem. Su libro más divulgado es La Mesa Moderna, escrito en 1888. En todos sus escritos gastronómicos expresaba su permanente oposición a utilizar el idioma francés y las recetas francesas como expresión del refinamiento en la mesa.

Criticaba hasta la ridiculización a quienes se empeñaban en ignorar la cocina tradicional española, identificándola con la rusticidad pueblerina. Sus críticas a los menús escritos en francés, incluidos los de la Casa Real, se tradujeron en un artículo dirigido al jefe de cocina de Alfonso XII, que se publicó en 1876 en “La Ilustración Española y Americana”, en el que resaltaba sus críticas a la gastronomía de palacio. Consiguió, con su artículo, la amistad del rey y le propuso incluir en las comidas oficiales de palacio la olla podrida, que consideraba el plato más español ya que, en los banquetes ingleses se servía rosbif, en los alemanes, el chucrut, en los italianos, la polenta y en los rusos, el caviar.

LA RECETA MÁS ESPAÑOLA: OLLA PODRIDA

Los cocidos españoles más primitivos son el cocido de titos, el cocido de garbanzos y la olla podrida, considerada por los historiadores como el primer cocido de España. Surgidos todos ellos en el centro de Castilla La Vieja, territorio en el que siempre se han producido las legumbres de más calidad. Sin embrago, la referencia histórica más antigua es la del cocido de titos, elaborado desde 1502 en la cofradía de San Antón de la Parroquia de Santa Mª de Gamonal. Es anterior a la olla podrida, cuya primera referencia es de 1539 en que la cita el monje franciscano Antonio de Guevara cronista de Carlos I en su obra “Menosprecio de corte y alabanza de aldea”. Su encumbramiento, por el barroquismo de su contenido, se debe a los escritores del Siglo de Oro Calderón, Lope de Vega, Quevedo y Cervantes.

Ingredientes para cuatro personas:

300 gramos de alubias rojas de Ibeas de Juarros. Dos zanahorias, un puerro, un pimiento verde italiano, sal, laurel, agua de mineralización baja.

300 gramos de costillas de cerdo adobadas, dos chorizos frescos, una morcilla de Burgos, una oreja y un pie de cerdo adobados (si están salados deben ponerse a remojo la noche antes) y 100 gramos de panceta adobada. Para el relleno: 100 gramos de pan posado, tres huevos, dos dientes de ajo, perejil, aceite de oliva virgen extra.

Elaboración:

La noche anterior ponemos a remojo las alubias rojas en tres veces su volumen de agua de mineralización baja. Por la mañana tiramos el agua de remojo y lavamos las alubias poniéndolas en un colador (para eliminar sustancias no nutritivas solubles). Introducimos las verduras en una malla y ponemos a cocer con las alubias a fuego rápido unos diez minutos a tapa abierta (para permitir la evaporación de sustancias no nutritivas volátiles) asustamos con un poco de agua fría en tres ocasiones, para cortar la cocción, espumamos y cerramos la olla rápida dejando cocer unos 30 minutos. Mientras tanto elaboramos el relleno mezclando todos los ingredientes picados con los huevos batidos y un poco de caldo. Formamos el relleno y freímos uno por comensal.

Ponemos las alubias en una cazuela, trituramos las verduras con un poco de caldo, tras despepitar el pimiento, y juntamos con las alubias, poniendo a cocer a fuego bajo con los rellenos y la morcilla. En la olla rápida cocemos las carnes durante media hora, comprobamos que están blandas e incorporamos a las alubias para unificar sabores. Servimos las alubias en plato sopero con su caldo y las carnes cortadas en una fuente para que se sirvan los comensales como deseen.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información