Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

LA CHINCHE

Los socialistas

Corrida_de_toros
Actualizado 29/03/2017 13:32:06
Cimex Lectularius

"Ellos son muy progres y están dispuestos a permitir que una mujer sea la nueva estrella del toreo patrio, siempre y cuando toree a su gusto y bajo su estricto control"

Lo de los socialistas españoles cada día se parece más a las clásicas corridas de toros de beneficencia que se celebraban el siglo pasado. La alta sociedad y las fuerzas vivas de la capital se reunían en el casino y decidían organizar una corrida de toros para bajo la cobertura de la caridad cristiana bien entendida. Se contrataba a un torero ya consagrado para dar lustre al espectáculo; se completaba la terna con un diestro cómodo y discreto, y con un tercero que, unas veces era una joven promesa y otras un maduro triunfador venido a menos, con el objetivo de permitir el triunfo y lucimiento del primero.

En el gran coso que es esta España nuestra, las fuerzas vivas del socialismo patrio, los González, Zapatero, Rubalcaba, etc., acompañados de la alta sociedad económica y mediática, los Cebrián, Alierta, Botín, etc., decidieron que el “diestro” que mandaba en el panorama socialista se les estaba yendo de las manos, y acordaron organizar de nuevo la lidia para arrinconarlo y mandarlo a la jubilación, y que otro u otra tomara el mando, porque eso sí ellos son muy progres y están dispuestos a permitir que una mujer sea la nueva estrella del toreo patrio, siempre y cuando toree a su gusto y bajo su estricto control.

Así que, con la plaza preparada y los morlacos que ellos creían mansos y afeitados, lanzaron al ruedo al diestro venido a menos, para que, tras la intervención de algún espontáneo que siempre aparece, saliera la nueva estrella, triunfara en la lidia y saliera por la puerta grande.

Pero hete aquí que, ni los morlacos -los afiliados- eran mansos y estaban afeitados, ni el anterior diestro estrella -Pedro Sánchez- estaba dispuesto a dejar pasar la corrida sin su intervención. Así que ahí tenemos a los organizadores escondidos en sus palcos y barreras sin atreverse a asomar por si la corrida no sale como estaba preparada, y a la futura nueva estrella -la de Triana- con más miedo que vergüenza antes de decidirse a saltar al ruedo, a pesar de tener una cuadrilla dispuesta a todo. Parece que el triunfo fácil, se ha puesto muy caro.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información