Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

LA CHINCHE

En todas las casas cuecen habas...

Actualizado 17/04/2017 13:43:31
Cimex Lectularius

" Si en el PP se cuecen habas, en el PSOE se cuecen muchas más y mejores"

El pasado sábado 25 me encontré con una buena amiga socialista, con la que solemos lanzarnos puyas cariñosas sobre nuestras respectivas militancias políticas. Como sabía que iba a asistir en Madrid al acto de Susana Díaz, comenté el carajal que tenían organizado en su Partido y que a ver si Susana era capaz de poner orden. Inmediatamente me contestó con el dicho popular “en todas las casas cuecen habas”, en referencia al asunto poco comentado, y nada aclarado aún, de las primarias que se acaban de celebrar en el PP de Castilla y León.

La verdad es que algo de razón tiene. El numerito de las cifras del censo es de vergüenza ajena. La cita con las urnas ha puesto en evidencia la falacia que sobre la militancia del PP se mantenía en esta comunidad. De poco más de 50.000 afiliados que presumían tener, se ha quedado en 6.819 inscritos, de los que han votado alrededor de seis mil ¡Menudo chasco! Menos votos que los cargos públicos que el PP tiene en una comunidad en la que lleva dominando la vida política treinta años. Y en cuanto a la pax romana que aparentemente se vive en el PP, es eso, aparente. Los cuchillos siguen afilados, pero no saldrán a relucir hasta que se sepa el equilibrio final de fuerzas en el que se quede, después de celebrarse los distintos congresos provinciales.

A mi amiga socialista, y susanista de pro, le faltó completar el dicho: “… y en la mía a calderadas”. Porque si en el PP se cuecen habas, en el PSOE se cuecen muchas más y mejores. En el momento de escribir esta columna, acaba de anunciar la presidenta de Andalucía algo que ya era sabido, que es candidata a la secretaría general. Y era algo sabido, porque desde la reunión del Comité Federal del pasado octubre, era sabido que los que mandan en el PSOE tenían tres objetivos: cargarse a Pedro Sánchez, abstenerse y permitir que Rajoy formara gobierno, y encumbrar a Susana Díaz como secretaria general.

De momento, han conseguido el segundo ¿Lograrán los otros dos objetivos? Habrá que estar atentos, pero de momento, las habas en la casa socialista se sirven a calderadas.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información