Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

CAPITAL

‘Rojo de cadmio’ analiza lo cotidiano con documentación, humor y retranca

cultura1
Antonio Álamo, flanqueado por Marta Rózpide y José Luis Sánchez. BRÁGIMO
Actualizado 19/04/2017 19:30:04
Redacción

El periodista Antonio Álamo firma esta publicación que reúne artículos de opinión publicados en ‘El Norte de Castilla’

Una de las calles de Pozo de Urama, el pueblecito palentino al que rodean lomas suaves, es la envoltura del libro titulado “Rojo de cadmio; artículos con prólogo” (Región Editorial), que fue presentado el pasado 7 de abril en la Biblioteca Pública de Palencia por el autor del mismo, el periodista salmantino Antonio Álamo, muy vinculado a Palencia; el director del sello editorial, José Luis Sánchez; y la periodista pontevedresa Marta Rózpide.

En el interior del pequeño volumen figuran 45 artículos de opinión publicados en “El Norte de Castilla” entre los años 2005 y 2017 y un prólogo que ha escrito Marta Rózpide. Como ésta indica en el preámbulo, titulado “Plumas canallas”, “esta recopilación de artículos publicados reúne explicaciones sencillas para episodios nacionales, internacionales y personales simbólicos, que van desde lo cotidiano hasta lo extraordinario”. Lo que se recoge en ellos –apunta– “no intenta hacerle más culto ni actuar de reflejo de sus propias opiniones” porque “lo que aquí se esconde es una nota discordante en el paisaje de la comunicación actual, un fresco de varias generaciones que conviven mentalmente en un mismo lugar, un mismo texto”.

El título del libro lleva el mismo nombre de un artículo que, publicado en “El Norte de Castilla” en octubre de 2005, tiene como referencia a Caneja, el inolvidable pintor palentino. La portada es una acuarela del periodista y recoge una de las calles por donde seguramente correteó quien fuera uno de los mejores exponentes de la pintura española del siglo pasado.

El prólogo y los 45 artículos forman un conjunto caracterizado por una visión donde la documentación, el humor y la retranca sirven para envolver la realidad cotidiana gracias a ciertas imágenes un tanto personales por donde a veces pasean seres diminutos como los duendes de imprenta (únicos culpables del estado actual del periodismo) y otros más grandes como los sufridos asistentes a las cenas navideñas de empresa, las ahijadas a las que les falla el móvil o las dueñas de esas petunias cuyo cuidado se encomienda al consorte y, en consecuencia, están condenadas de antemano al desamparo.

Referencias a Palencia

La imagen de Palencia puede verse en algunos de los artículos gracias a nombres propios que forman parte del imaginario colectivo pero también a localidades y lugares que sirven para, cuando se pronuncian, asociar mentalmente esta tierra a ellos. Ahí, en este libro, aparecen referencias a montañas emblemáticas como el Curavacas, a numerosos pueblos encajados principalmente en la zona central de la provincia –que es el caso de Paredes de Nava, Cervatos de la Cueza, Villanueva del Rebollar, Carrión, Saldaña, Relea de la Loma, Abastas u Osorno–, y a lugares como el sepulcro megalítico de La Velilla, que constituye un testimonio singular sobre quienes hace miles de años vivieron aquí. Asimismo, también hay un homenaje a la “tésera hospitales”, uno de los símbolos más sencillos y sugestivos que hayan existido. El artículo, con ese mismo nombre, alude a la pequeña pieza de bronce representando dos manos entrelazadas que los habitantes de la zona, “aguerridos y fiables según las fuentes, intercambiaban para sellar así lazos de amistad o pactos de hospitalidad”.

El libro, que tiene 112 páginas, forma parte de la colección Dispersos del sello Región Editorial.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información