Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

SOBRAN MOTIVOS

Otro desarrollo es posible en Castilla y León

stop-uranio
Activismo contra la minería de uranio en Retortillo (Salamanca)
Actualizado 24/04/2017 14:57:50
Redacción

"La economía de Castilla y León, como muestran las estadísticas económicas, principalmente está centrada en la extracción de recursos y vertido de residuos".

PACO LÓPEZ|Ecologistas en Acción

La economía de Castilla y León, como muestran las estadísticas económicas, principalmente está centrada en la extracción de recursos y vertido de residuos. Esta estrategia económica esta incidiendo en que la despoblación en nuestra región no pare, así como, que incrementen los intereses empresas sin escrúpulos, en negociación con nuestro gobierno regional, para apoderarse de territorio cada vez con menor masa social.

Vamos consumiendo territorio, a través de grandes impactos ambientales de la minería a cielo abierto, graveras, carbón, fracking, macrogranjas de engorde... y “vendamos la oveja para comprar la lana”, es decir, salvo honrosas excepciones, alimentos, cemento, electricidad salen de aquí para procesarse en fábricas externas a nuestra región.

Finalmente, y nuestra desgracia no acaba ahí, los residuos generados en el exterior, son traídos a Castilla y León para ser quemados en las Cementeras de Castilla y Léon que tienen autorización para quemar cada una más de 100 Tn/día de residuos industriales (Toral de los Vados, La Robla en León y Venta de Baños en Palencia) o macrovertederos industriales como en Santovenia de Pisuerga (Valladolid) o el recientemente autorizado vertedero de S. Martín de Valvení (Valladolid), todas instalaciones dimensionadas muy por encima de la capacidad de producción de nuestra región.

Esta estrategia regional, se afianza con el beneplácito de la Junta de Castilla y León, que desesperada por el goteo constante en la despoblación, autoriza proyectos en contra de su territorio, en espacios protegidos, o quizá con la sombra de la corrupción detrás de ellos. Un ejemplo más de todo esto, lo tenemos en el proyecto de Minería de Uranio en Retortillo (Salamanca) y la central de Garoña (Burgos), dos caras de la misma moneda.

El pueblo salmantino lleva años padeciendo los intereses de la gran empresa Berkeley que quiere abrir la mina a cielo abierto de uranio más grande de Europa, para abastecer las centrales nucleares como Garoña. Esta mina se situaría en un territorio protegido medioambientalmente por la Red Natura 2000, que recibe mucho dinero de Europa para su protección. Sin embargo, la Junta de Castilla y León se doblega ante los intereses, y autoriza actuaciones previas después de su actuación ilegal anterior por la que fué sancionado.

Ya se han talado 1.000 encinas centenarias de las 30.000 previstas, cuando la empresa todavía no tiene los permisos de los Ministerios de Industria y Energía. Muchos vecinos hace años actuaron con tibieza ante los 200 puestos de trabajo propuestos, hoy se dan cuenta de la realidad y del empobrecimiento que conlleva la Energía Nuclear:

1) Las centrales nucleares no producen energía limpia como nos hacen creer, necesitan uranio y sacarse de minas y vertederos para sus residuos. Si se abre una mina de uranio, no se acaba con la energía nuclear en nuestro país.

2) Las minas de uranio producen un elevado impacto medio ambiental, además del terreno liquidado, la influencia de las balsas tóxicas es muy nociva en el medio ambiente, en las personas.

3) La energía nuclear no proporciona mayor empleo que las energías renovables, se ha demostrado que actualmente y para una producción superior de electricidad las energías renovables suponen 76.300 trabajadores en nuestro país, frente a los 27.000 de la energía nuclear.

4) La central de Garoña y la mina de Retortillo les albergan grandes intereses multinacionales con capacidad de injerencia en asuntos públicos. Así, Endesa e Iberdrola son grandes amigos de las puertas giratorias, lo mismo que Berkeley de forma mundial. Las multas por su actividad previa inicial de 18.000€, contrasta con las remuneraciones de sus dos directivos en España, que para 2016 fue de 650.000€ cada uno

5) Las centrales nucleares no son necesarias, porque hoy hay instalada mucha más potencia eléctrica en España de la que necesita el país, superando las ratios de nuestros vecinos europeos.

Este artículo está basado en el artículo “Central Garoña y Minería Retortillo: dos caras de la misma moneda” y el estudio económico “El metabolismo económico regional español. Oscar Carpintero y otros”

Paco López. Ecologistas en Acción

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información