Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

CARTAS AL DIRECTOR

Basta de muertes en el trabajo

accidentes-laborales
Actualizado 05/05/2017 13:28:24
Redacción

La muerte en accidente laboral nunca puede ser aceptada como algo "normal" o como algo "que puede pasar"

HERMANDAD OBRERA DE ACCIÓN CATÓLICA PALENCIA

Una vez más, la muerte de un trabajador en accidente laboral en nuestra provincia de Palencia, golpea nuestra conciencia. El pasado viernes, 21 de abril, fallecía en Espinosa de Villagonzalo, el trabajador V.L.C., de 52 años, víctima de accidente laboral, al ser atropellado por un camión, en el Km. 62 de la autovía A-67, cuando trabajaba estando aparcado en el arcén, en la furgoneta de conservación de carreteras.

Por encima de cualquier consideración sobre las causas de este siniestro laboral, en primer lugar queremos manifestar nuestro reconocimiento y homenaje a este trabajador, porque morir en accidente de trabajo es morir en acto de servicio a la sociedad.

También queremos manifestar nuestra solidaridad y condolencia a sus familiares, y amigos. La muerte inesperada de un ser querido siempre produce una conmoción, que quisiéramos aliviar con nuestra cercanía y acompañamiento en el duelo.

Junto a este sentimiento de dolor, las trágicas circunstancias de esta muerte nos provocan un sentimiento de indignación y de repulsa, que nos urge a denunciar públicamente que el trabajo no es un lugar “natural” para morir. La muerte en accidente laboral nunca puede ser aceptada como algo “normal”, o como algo que “puede pasar”. Es absolutamente inhumano que los trabajadores nos veamos obligados a asumir en el trabajo un riesgo tan alto, hasta el punto de que ganarnos la vida pueda costarnos la vida. Una sociedad civilizada no puede consentir que sigan existiendo formas de organizar el trabajo, que comporten la más mínima permisividad hacia el incumplimiento de las normas de prevención de los riesgos laborales.

Los trabajadores cristianos de la HOAC (Hermandad Obrera de Acción Católica), alentados por el espíritu de Jesús de Nazaret a conseguir que la actividad laboral sea más humana, asumimos como propia la causa de estas víctimas, y hacemos una llamada de atención a todos, para que no consintamos nunca que nuestra conciencia se acostumbre a estas muertes. Es necesario incrementar la sensibilización social sobre la gravedad de la siniestralidad laboral. Es urgente recuperar la valoración y el aprecio de toda la sociedad hacia los trabajadores, eliminando de los lugares de trabajo todo riesgo para su vida, su integridad física y su salud. Por encima de todo, los trabajadores son personas humanas, y nada en el mundo tiene más valor.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información