Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

CRITICA DE CINE

John Wick: Pacto de sangre

john_wick_pacto_de_sangre
Actualizado 09/05/2017 19:49:31
Jose Luis G. Antolín

"Un vigoroso thriller con personalidad propia"

John Wick. Pacto de sangre es una secuela de la producción de 2014 John Wick: Otro día para matar, con el mismo director y el mismo guionista de esta primera entrega del legendario asesino John Wick (Keanu Reeves) que se ve obligado a salir del retiro por un ex-asociado que planea obtener el control de un misterioso grupo internacional de asesinos. Obligado a ayudarle por un juramento de sangre, John emprende un viaje a Roma lleno de adrenalina estremecedora para pelear contra los asesinos más peligrosos del mundo.

Este segundo capítulo (habrá alguno más), con Keanu Reeves en un mejor momento de su carrera, se trata de cine puro, un adrenalínico cohete de imagen y sonido que explota cuando lo activamos y con una elegante maestría en las coreografías de kung fu y armas elevando sus brutales confrontaciones a una forma de danza moderna deslumbrante. El mayor cumplido que se me ocurre para esta película es que perdí la cuenta del número de cadáveres en los primeros 15 minutos.

Este astuto thriller de venganza cumple con tanto estilo e ingenio, que su falta de sustancia que nos lleva mucho tiempo descubrir —además del desprecio a toda voluntad realista— refuerza un cierto espíritu slapstick (bufonada o payasada) en el sustrato cómico de muchas situaciones.

Esta secuela John Wick 2 roza la perfección gracias a las coreografías orquestadas por el cineasta, una estilización deliberada y una comicidad que evidencia el carácter absurdo de la propuesta. Es, entonces, cine de acción puro, duro y rabiosamente autoconsciente, Pocas escenas de acción son tan hermosas en el cine actual como el clímax en un salón de espejos, que enseguida traen a la memoria al Orson Welles de La dama de Shanghai.

Y además hay que añadir que su protagonista no decepciona canalizando su ira sobre las injusticias de la vida a través de una interpretación muy concentrada y momentos de acción perfectamente desarrollados por un elenco de secundarios sólidos y una estética atrapante, en un espectáculo de balas, puños y cuchillos que no da respiro.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información