Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

CRITICA DE CINE

Un italiano en Noruega

un-italiano-en-noruega
Actualizado 28/05/2017 13:12:37
Redacción

Funcionario allende las fronteras

El director italiano Gennaro Nunziante, se ha ganado al público de su país. La fórmula de su éxito asusta de puro sencilla: parodiar temas rutinarios. Es algo así como la versión trasalpina de nuestro Santiago Segura, y que ha unido sus “esfuerzos” al humorista Checco Zalone, con quien comparte habitualmente en las diferentes cadenas italianas programas de humor más o menos corrosivo sobre la situación cotidiana de su propio país, uno como realizador y el otro como caricato; y al parecer les va muy bien.

Esta es la 4ª película de realizador y actor, pues ambos empezaron juntos en esto de la gran pantalla y así han seguido desde que en 2009 hicieron su irrupción en el cine que, por cierto, no hemos tenido ocasión de ver en España hasta esta producción.

Para situarnos ante lo que nos depara Un italiano en Noruega, —cuyo título en italiano es ya una parodia del clásico en latín de la novela de Henryk Sienkiewicz, “Quo Vadis”, que en 1951 llevaría al cine Mervyn Leroy— en la presente ocasión narra las peripecias de un funcionario de una administración provincial, con quince años de servicio, que se dedica a la rutinaria pero cómoda tarea de expedir las licencias de caza y pesca. Vive feliz en casa de sus padres, mimado por su madre, y con una novia con la que no tiene intención de casarse ni tener hijos.

Pero su mundo se derrumba cuando el Estado decide eliminar las provincias. Antes que aceptar una indemnización y buscar otro trabajo, acepta varios traslados a regiones remotas de Italia y finalmente incluso asume trasladarse a Noruega para trabajar como guardián de una estación científica italiana en el Polo Norte.

El caso es que, apenas estrenada la película en Italia, ha obtenido un éxito en su primer fin de semana, con una impresionante taquilla de más de 24 millones de dólares, casi la misma cantidad de lo que recaudaron, a lo largo de varias semanas, las más exitosas películas norteamericanas en Italia del 2015: Inside Out, Minions o Star Wars: The Force Awakens. Lo cierto es que en el año 2011 y 2013 la pareja Gennaro Nunziante y Checco Zalone ya arrasaron con sus films anteriores, que se colocaron entre los de mayor recaudación de la historia del cine italiano tras Avatar.

Estamos pues, ante una película con estrictas aspiraciones populares, servida con imágenes más que discreta que termina por extraviarse, instalándose en el tópico más fácil, lineal y con cierta gracia por parte de Zalone.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información