Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

POR CAUCES Y LADERAS

Cuidado ¡Garrapatas!

Garrapatas_Tello_Antolyn
Actualizado 31/05/2017 12:12:02
Por cauces y laderas

"Cuando decidamos nuestras escapadas campestres, y en especial en las zonas boscosas, tomemos cuenta de determinadas precauciones"

Después de un invierno seco y benigno, en que las heladas no has castigado nuestros montes, al salir al campo y en especial si hemos tenido la fortuna de hacerlo tras los corzos, habremos comprobado que la madre naturaleza nos ha regalado una bonita colección de pequeños seres que trepando por nuestras ropas intentan hacerse hueco en nuestra piel para hacer acopio de sangre. Son las garrapatas.

Las garrapatas son “artrópodos” de la clase “arachnidae”, ordes “acarina”. En otras palabras, son una especie de ácaros, parientes de las arañas, con una cabeza especialmente diseñada para atravesar la gruesa piel de sus hospedadores denominada “rostrelo”. Las garrapatas son parásitos temporales de los vertebrados terrestres, que están obligados a pasar breves espacios de tiempo como parásitos externos.

En realidad pasan muy poco tiempo succionando la sangre, apenas entre tres y once días de cada año. Lo necesitan para poder realizar las mudas o transformarse y lograr llegar a la fase adulta y reproducirse. Estos hematófagos se encuentran distribuidos por todos los ecosistemas terrestres, teniendo la dudosa fama de haber causado importantes enfermedades e incluso haber ocasionado que determinadas zonas resulten inhabitables para los seres humanos ya que inevitablemente su picadura acarrea la muerte.

Aún, a fecha de hoy, es común en muchas partes, se hagan llamamientos a modo de alertas sanitarias al comienzo de cada primavera destinadas a poner sobre aviso a cazadores, guardas, pastores y excursionistas ante el riesgo de ser picado por semejantes bichos. De esta manera las garrapatas son vectores de enfermedades capaces de originar afecciones que llegan a producir la muerte de los rumiantes y cánidos por anemias severas.

Así pues cuando decidamos nuestras escapadas campestres, y en especial en las zonas boscosas, tomemos cuenta de determinadas precauciones. Es recomendable el empleo de ropa clara, ya que las garrapatas, se sienten atraídos por los cuerpos oscuros, además se verán mejor mientras se intentan colar por nuestra vestimenta. Creo igualmente el empleo de botas siempre que entremos en lugares de vegetación. En este caso podremos ver cómo las larvas y ninfas, que serán las que nos intenten picar, se van colocando por nuestro cuerpo a la espera de una nueva oportunidad, para hacer presa en “caliente”.

Debemos mantener cautela ante cualquier picadura, hacerse una revisión a fondo una vez en casa en busca de pequeños “lunares”, que en ocasiones serán en realidad las larvas, ya que a menudo son estos parásitos los que deciden picarnos. Los perros acostumbran a ser presa frecuente de estos ácaros, y su picadura puede resultar fatal además de molesta. Nuestros incondicionales amigos, y en especial las razas de pelo largo, serán objeto de parasitación por estos incómodos hematófagos.

El peligro mayor se centra en la posibilidad de ser víctimas de enfermedades graves e insidiosas. En fin; todas ellas resultan fáciles de tratar “según los expertos”, pero complicadas de diagnosticar; por ello y en el caso de nuestras mascotas, debemos centrar el esfuerzo en labores de prevención y consultar con nuestro veterinario.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información