Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

CRITICA DE CINE

Piratas del Caribe: La venganza de Salazar

bardem-piratas-5-pic33df-pxl2
Actualizado 08/06/2017 20:01:01
Jose Luis G. Antolín

Una nueva singladura de Jack Sparrow

Basado en una de la atracciones de los Parques Temáticos de Walt Disney, el productor Jerry Bruckheimer pidió en el año 2003 a los estudios de Burbank llevar a la pantalla el desarrollo de lo que se hacía dentro de cada uno de los recintos de los diferentes parques, y para desarrollar la trama de lo que se veía, se encomendó especialmente a los escritores y guionistas cinematográficos Ted Elliott y Terry Rossio.

En principio se pensó que la saga fuera una trilogía, pero los excelentes resultados obtenidos en las taquillas de todo el mundo hizo cambiar de idea a las dos productoras (Estudios Disney y Bruckheimer Films) para hacer otras dos posteriores entregas, de momento.

Y es, fundamentalmente por el éxito económico obtenido (las cuatro primeras entregas de la franquicia han llegado a casi 4.000 millones de dólares recaudados en todo el mundo) por lo que se ha alargado un capítulo más hasta encontrarnos en estos momentos en las pantallas de todo el orbe esta quinta entrega que aparece bajo el título “Piratas del Caribe. La venganza de Salazar”, donde el capitán pirata Jack Sparrow está pasando por una mala racha, con la sensación de que los vientos de la mala fortuna soplan fuertemente en su dirección cuando los letales marineros fantasmas, liderados por el aterrador Capitán Armando Salazar (Javier Bardem), se escapan del Triángulo del Diablo empeñados en matar a todos los piratas del mar, en particular, a Jack.

La única esperanza que tiene éste de sobrevivir yace en el legendario Tridente de Poseidón, pero para encontrarlo debe formar una incómoda alianza con Carina Smyth (Kaya Scodelario), una brillante y hermosa astrónoma, y con Henry Turner (Brenton Thwaites), un joven y decidido marinero de la Marina Real.

Esta quinta entrega se mantiene a flote, sin duda alguna, por la fidelidad y la nostalgia de los fans y porque las batallas navales no se han vuelto tan comunes en las películas, y por lo tanto no han llegado a cansar del todo al espectador.

Tiene momentos flojos, pero ofrece una historia interesante de legados familiares, peleas por encima de la media y un fantástico nuevo villano, cortesía de Javier Bardem. Una renovación mayormente divertida; pero esta serie necesita soltar amarras y buscar nuevos horizontes. Consigue poner algo de viento detrás de las velas, pero no lo suficiente para volver a lo mejor de la franquicia (sin duda las tres primeras películas de la serie). Parece que Depp sigue luchando por recuperar la chispa de Jack Sparrow. El espectáculo, tanto de acción como de dirección artística, es brillante y el guion está lleno de incidentes para que la larga duración no pese y para que Johnny Depp se recree en su faceta de comediante.

Dos curiosidades finales. los que fueron coprotagonistas en su día de las primeras entregas Orlando Bloom (Will Turner) y Keira Knightley (Elizabeth Swann), apenas aparecen un breve espacio de tiempo, el primero en dos breves escenas y Keira tan solo al final de la película. La otra curiosidad es que en esta ocasión hace un cameo Paul McCartney (sí, el ex Beatle), también en una breve aparición, como el tío Jack, de la misma manera que en las tercera y cuarta entregas era el ex Rolling Stone, Keith Richards, dando vida al destartalado padre de Jack Sparrow.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información