Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

CERRATO INSOLITO

Duendes en Alba de Cerrato (I)

cerrato_insylito
Actualizado 09/06/2017 13:00:21
Redacción

"En Alba de Cerrato existe una casa con una leyenda basada en el milagro de los bueyes de San Isidro"

Siguiendo con la reciente celebración de San Isidro, en Alba de Cerrato existe una casa con una leyenda basada en dicho santo.

Isidro de Merlo y Quintana fue un labrador mozárabe, nacido y fallecido en Madrid (1082-1172), que trabajó de jornalero para diversos terratenientes y al que se atribuyen varios milagros en vida y otros más póstumos, por lo que fue beatificado en 1619, canonizado en 1622 y declarado patrón de los agricultores por una bula del papa Juan XXIII en 1960. En virtud de esto último, se le invoca en las rogativas por la lluvia. Los milagros que se atribuyen en vida los recoge un códice y son:

-Milagro del molino, por el que multiplicó el trigo para las palomas hambrientas.

-Milagro de los bueyes, por el que cuándo él dejaba las labores agrícolas para ponerse a rezar, la tierra seguía siendo arada. Los bueyes o incluso los ángeles serían los encargados de hacerlo por su cuenta.

-Milagro del lobo, por que mediante rezos salvó a su jumento del ataque de un lobo.

-Milagro de la olla, por el que multiplicó la comida de una olla metiendo un puchero en ella.

-Milagro del pozo, por el que salvó a su hijo de morir ahogado tras caer a un pozo, logrando mediante rezos que el agua subiera lo suficiente para poder rescatarlo. Su hijo sería posteriormente San Illán.

-Milagro de la Cofradía.

También se le atribuye a su cuerpo incorrupto poderes sanadores, a los que accedieron diversos reyes como Felipe II (siendo aún príncipe), Felipe III, Carlos II o María Amalia de Sajonia. Este supuesto cuerpo incorrupto sufrió mutilaciones: una dama de Isabel la Católica le arrancó un dedo de un pie de un mordisco y un empleado de Carlos II le arrancó un diente que el monarca guardó bajo la almohada toda su vida.

En Alba de Cerrato existe una casa, conocida como “la casa de los duendes”, o “casa de las brujas”, con una leyenda basada en uno de esos milagros, el de los bueyes. Los portalones de esa casa aparecían arados sin que aparentemente nadie lo hubiera hecho, lo que se atribuyó a la presencia de brujas y duendes.

Esta leyenda motivó que sus propietarios instalaran en el piso superior una barandilla (“barandilla de los duendes”) con solo dos puntos de apoyo en la pared para poder abatirla por las noches tapando así todo el hueco de la escalera y que nadie pueda acceder al piso de arriba, que es donde están los dormitorios, en cuyas puertas además pusieron chapones y barras cruzadas y ancladas a la pared, para blindarlas.

Se dice que todo ello era para cerrar el paso a los duendes y brujas y así poder dormir tranquilos, aunque en el fondo también iría destinado a impedir el paso a cualquier intruso humano.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información