Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

LAPUNTADELDICHOSO

La decisión

rainbow-flag-18-inch-12-sided-yarn-2
Actualizado 09/06/2017 12:43:22
Máximo Hermano

"El cambio es lo único que perdura" Heráclito

Daniela miró su reloj. Faltaban diez minutos para las cuatro de la tarde. Completó la espiral exterior del mandala que estaba tejiendo y dejó delicadamente las agujas y el ovillo de lana dentro de su canastillo de labores. Lo terminaría cuando regresara de la escuela; le había prometido a su hermana ir a recoger a Isabella a la salida de sus clases de pintura.

Su sobrina era un manantial de vida para ella. Aunque solo tenía nueve años, se había convertido en su mejor compañera desde que se había quedado sola. Le fascinaba su creatividad inagotable y su contagioso optimismo le ayudaba a sobrellevar su hastío.

La tarde estaba despejada, el sol ya apenas calentaba a esa hora y soplaba un ligero viento.

Daniela había llegado con quince minutos de margen sobre la hora de salida. Buscó un banco al remanso en el patio del colegio y se sentó a esperar. Se sentía decaída, anhelaba ampliar sus horizontes, salir del letargo en el que llevaba encerrada demasiado tiempo. Quería cambiar de vida, pero no sabía cómo dar el primer paso.

Tres niños se divertían con una improvisada pelota: era una grisácea bolsa de papel hecha un rebujo. Se perseguían entre ellos intentando arrebatársela, hasta que, al fin, uno de los muchachos la pisó involuntariamente y la aplastó en mitad del patio, poniendo fin al juego.

La mirada de Daniela se clavó en la pelota aplastada, notando un agudo pinchazo en la boca del estómago.

Por suerte, en ese mismo instante, vio aparecer a Isabella. La cría correteaba risueña por las escaleras exteriores que bajaban desde el edificio hasta el patio.

Mientras la niña se dirigía a su encuentro, Daniela pudo observar detrás de su sobrina el precioso mural de colores amarillos, verdes y marrones que, hasta ese momento, le había pasado inadvertido.

En el mural podía leerse una frase:

—Cuando cambiamos, el futuro invade nuestras vidas.

Isabella corrió en busca de su tía. Sin embargo, a mitad del camino, al pasar al lado de la aplastada bolsa de papel, se agachó a recogerla, la limpió frotándola con la manga de su suéter y la guardó en la mochila de tela en la que transportaba sus lápices de colores.

Las dos caminaron de vuelta a casa en completo silencio, cogidas de la mano. Daniela se dejó empapar por la inocencia de su sobrina, y, por un momento, su imaginación viajó hasta su infancia, observando a una niña decidida y soñadora.

Cuando llegaron al departamento, Isabella se sentó en el escritorio, justo al lado del lugar donde su tía tejía su último mandala. Abrió su cartera de tela y sacó la descolorida bolsa de papel. Daniela la observó en silencio.

Pacientemente, comenzó a alisarla, planchando con sus pequeñas manos cada una de las arrugas con delicadeza y ternura. A continuación, cogió sus pinturas y empezó a decorarla. Dibujó sobre ella una vital y fascinante hoja amarilla, verde y marrón.

Cuando hubo acabado, la niña, con su mirada, invitó a su tía a acompañarla al balcón de la casa. Al asomarse al jardín, sintieron la tenue y fresca brisa del otoño en sus rostros. En la calle podía saborearse un olor insólito y desconocido.

De repente, acompañada de un suave silbido, nació desde abajo una ligera ráfaga de viento del este. En ese mismo instante, Isabella extendió sus manos hacia el cielo y dejó que la bolsa navegara encima de la corriente.

Poco a poco, la bolsa fue ascendiendo. Lo hacía con gracia, sin esfuerzo, se elevaba serena y armónica.

Mientras contemplaba cómo la hoja de otoño desaparecía en el horizonte, Daniela sintió que la fuerza vibraba de nuevo dentro de ella.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información