Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

REFLEXIONES DE UNA RURALISTA

Economía colaborativa

economia-colaborativa
Actualizado 22/06/2017 19:52:42
Ana Bartolomé Sualdea

"Lo que se constanta cada día es la necesidad de encontrar formas de relacionarnos más humanas"

La economía colaborativa forma parte de un conglomerado de nuevas formas de pensamiento dentro de lo que se ha dado en llamar Nueva Economía. Se define como una iniciativa basada en trabajo en red y en participación dentro de una comunidad. Su filosofía se basa en un intercambio de ayudas que crean comunidad, aportando en lo que eres fuerte y recibiendo en lo que eres más débil.

Se construye de tal forma que haya distribución del poder y confianza entre los miembros. Se puede materializar en prestar, alquilar, comprar o vender productos en función de necesidades específicas y no tanto en beneficios económicos. De hecho, en este sistema es posible que el dinero no sea el único valor de cambio para las transacciones.

Un ejemplo práctico de esta economía es Ouishare, creada hace más de 5 años. Recientemente he entrado en contacto con un conector en Madrid de esta red. Tengo que reconocer que después de llevar una hora hablando con él, todavía no tenía claro exactamente qué era Ouishare, pero lo que sí había logrado era transmitirme un gran entusiasmo.

Ouishare, es una comunidad internacional que utiliza las nuevas tecnologías para trabajar en red, de una forma horizontal, no jerárquica, organizándose por proyectos, que nacen de forma “espontánea”, es decir, alguien con energía y capacidad para liderar un proyecto lo propone a la comunidad y en el seno de la misma, se dan distintas reacciones, que pueden ir desde “consentir” al apoyo entusiasta. En general, me comentaba mi interlocutor, predomina el apoyo ilusionado para todo lo creativo, nuevo, social, innovador e incluso arriesgado. Funciona muy bien como laboratorio para probar nuevas formas de hacer las cosas. Los perfiles que integran la comunidad pueden ser variados, aunque la predominancia de los proyectos de consultoría y formación en España da idea de los profesionales que más abundan.

“La cultura lo impregna todo” a decir de este conector de la comunidad. Una cultura basada en la meritocracia y el hacer constante, dentro de un ambiente muy creativo, estimulante y con cierto componente de caos. “Nadie echa a nadie en la comunidad, simplemente si no encajas en la cultura, te vas tú solo” “Si no eres una persona con autonomía y que se siente cómodo trabajando en medio de cierto caos, no vas a encajar”. Para quien se sienta atraído por esta forma de trabajar y vivir, propone que se acerque a uno de los encuentros periódicos presenciales de cuatro días que se celebran en una gran capital y que descubra si ese puede ser su ambiente y su camino profesional.

Hablando de temas menos elevados, preguntado por cómo se reparte el tema económico, mi interlocutor me explica que va en función de los ingresos, la responsabilidad, la implicación, horas…según modelos que han ido consensuando. Por último, me reconoce que por ahora en Madrid no están siendo capaces de poder vivir de los proyectos que se generan en la comunidad, pero sí se nutren emocionalmente y establecen contactos y apoyos que les son útiles.

En cualquier caso, lo que sí se constata cada día, es la necesidad de encontrar nuevas formas de relacionarnos más humanas, democráticas, horizontales y basadas en la confianza, tal vez como reacción a una economía “oficial” cada vez más global y deshumanizada.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información