Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

EXPOSICIONES

La mirada de Boris García, en Viarce La Playa

Aguilar2-Boris
Boris García, en el interior de Viarce La Playa.
Actualizado 20/07/2017 19:32:36
Redacción

El fotógrafo palentino presenta hasta el 10 de agosto una retrospectiva de su obra

“Para bien o para mal, esto es todo lo que soy”, sentencia el fotógrafo palentino Boris García Rodríguez, nacido en Barruelo de Santullán (1980), aunque criado y residente en Aguilar de Campoo, en su cuenta de facebook acerca de la retrospectiva instalada en el establecimiento Viarce La Playa, ubicado en el pantano de Aguilar de Campoo, y que permanecerá montada hasta el 10 de agosto.

Se trata de una miscelánea que va desde el retrato de estudio o el paisaje hasta la fotografía callejera, género que supone el corpus principal de la muestra. “De hecho, decidí no titularla precisamente por su carácter de mezcla sin un tema único”, aclara el autor, quien recibió un empujón de Sergio Sierra Villegas y Erika Snyder a la hora de apuntalar esta colección.

“Pretendo que los que vean mis fotos puedan asomarse a una visión particular (simplemente la mía) sobre el hecho humano más cercano. La exposición –poder seleccionar, imprimir, colgar y ver en la pared las fotos– también me ha arrojado a la cara una sensación acerca de cómo he fotografiado estos años, que es limitación y virtud al mismo tiempo; formalmente son fotos sencillas, mínimas, y encerradas casi todas ellas, evidentemente, en el blanco y negro”, explica Boris García, quien comenzó a estudiar Filología Hispánica en 1998 en la Universidad de Valladolid, carrera que abandonó para dirigir su camino profesional hacia una vocación tardía matriculándose en 2012 en el Grado Superior de Imagen del instituto Vega del Prado de la capital vallisoletana.

García realizó prácticas en el periódico digital “Tribuna de Valladolid”, descartando otras opciones (fotografía de estudio, publicitaria, etc.) “porque quería ganar experiencia en el terreno del reportaje fotográfico y esa decisión acabó a la postre siendo la acertada ya que mi colaboración laboral con el diario se alargó durante dos años más”, puntualiza.

“La torpeza y la inocencia iniciales fueron cuajando disparo a disparo mi pasión por la fotografía instantánea, en el aquí y el ahora, en la pretensión de acercarme a aquello que el más grande, Cartier-Bresson, llamó ‘el instante decisivo”, concluye este profesional de la imagen que capta “sobre lo cotidiano”, como le apuntó un visitante de la exposición, un comentario con el que identifica al cien por cien su trabajo.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información