Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

REFLEXIONES DE UNA RURALISTA

El poder de los sueños colectivos

SUENO_COLECTIVO_TRZ
Actualizado 25/07/2017 19:55:54
Ana Bartolomé Sualdea

"¿Tienen cabida los sueños en un proyecto de una organización o empresa?"

¿Tienen cabida los sueños en un proyecto de una organización o empresa?¿y las celebraciones?

Siempre se ha considerado que las empresas y las organizaciones planifican sus proyectos a raíz de un proceso frío y analista dentro de una estrategia global encaminada a lograr unos objetivos diseñados de forma también distante y metódica, como si las organizaciones como entes constituidos por personas no estuvieran legitimadas para que las emociones motivaran sus actos.

Las nuevas visiones organizaciones no sólo cuestionan este axioma, sino que cada vez más se desarrollan herramientas que integran esos otros aspectos olvidados e importantes. Entre las más conocidas, Dragon Dreaming, una metodología para el desarrollo de proyectos y organizaciones “a través de la creatividad, la colaboración y la sostenibilidad.” En ella, los sueños y las celebraciones son dos elementos de capital importancia.

Todo proyecto comienza con un sueño individual que alguien tiene la generosidad de abrir a un equipo o comunidad, de tal forma que a partir del mismo otras personas imaginan las características que debería tener para que también constituyeran para ellos un anhelo. Así, el planteamiento inicial puede ser modificado y/o enriquecido para convertirse en un sueño colectivo. De la unión de más energías para la consecución del mismo, se pasaría a la planificación. En la misma, se une un esquema realista empresarial (diseñar objetivos que sean SMART: específicos, medibles, alcanzables, realistas y limitados en el tiempo) con una preocupación por mantener la motivación que los impulsó. El siguiente paso es la actuación, fase que cobra significación no sólo en sí misma (como en la visión tradicional) sino como materialización de un ideal. Por último, un componente olvidado en el esquema tradicional: la celebración. No se entiende ésta como una mera puesta en escena de un logro, sino como un espacio para la autovaloración colectiva en su sentido positivo y la reflexión que permita destilar nuevos deseos y retroalimentar el círculo.

Dragon Dreaming no olvida un componente lúdico y pretende enmarcarse dentro de una cultura win-win-win (todos ganan): gana el individuo, desarrollando nuevas habilidades y nuevos aspectos profundos que le conectan con su esencia y con la vida; gana la comunidad, construyendo equipos basados en la confianza y la cooperación, en los que se valora la comunicación y el aprecio recíproco y gana la tierra, el mundo entero, a través del fomento de la diversidad, la creatividad y la vitalidad.

A lo largo del proceso, los miembros que intervienen en el diseño van responsabilizándose de aquellas tareas para las que sienten su propia energía motivadora. Incluso a la hora de elaborar el presupuesto se tiene muy en cuenta la parte emocional, como forma de dar más peso a aquello que cada integrante del equipo considera más o menos importante y, por tanto, dispuesto a hacer un mayor esfuerzo económico.

¿Te atreves a soñar en colectivo?

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información