Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

CINE

La musa Paulette

Paulette-Goddard
Paulette Goddard.
Actualizado 04/09/2017 17:28:06
Redacción

“No hace falta ser Freud para saber que la persona más fascinante del mundo, seas actor o no, eres tú mismo” (Paulette Goddard)

JOSE I. DIEZ CANO

En la alta sociedad neoyorquina de los ochenta, el poco discreto Andy Warhol solía ir del brazo, alguna que otra vez, de una señora mayor cubierta de joyas en la que todos reconocían a una vieja estrella de cine de la que, tal vez, no recordasen el nombre. Paulette Goddard era esa mujer en la que, pasados los años y con la perspectiva que da el tiempo, muchos han visto algo más que a la icónica musa de Charles Chaplin, para el que rodó las seminales “Tiempos Modernos” y “El Gran Dictador”, y fuera además, la más firme candidata a Scarlett O’Hara antes de que Vivian Leigh se cruzase en el camino del productor David O’Selznick.

En 1936 Chaplin contrajo matrimonio con una actriz procedente de las “Folies” de Ziegfeld (serie de revistas musicales de Broadway muy populares). Tenía veinticuatro años, se llamaba Paulette Goddard (1911-1990) y tenía un divorcio a sus espaldas. Según otras fuentes, el matrimonio con Chaplin tuvo lugar en junio de 1935, y hasta se dijo que no existió nunca. En cualquier caso su influencia en la vida del genio fue evidente y dio mucho que hablar. En 1942 se divorciaron y ella se dedicó por entero a su profesión. Sobre las relaciones futuras con su famoso cónyuge se ha especulado mucho, pero al parecer nunca volvieron a ser cordiales. Casada en 1950 con el escritor Erich Maria Remarque, llegó a ser una de las mujeres más ricas de Hollywood, con una considerable fortuna en cuadros y joyas. También estuvo casada con el actor Burgess Meredith.

Años después, escribió Jean Renoir: “Esa atractiva mujer tiene carácter: con ella uno no se aburre nunca. Le pregunté cómo Chaplin había podido estar tan loco como para dejar escapar semejante vivacidad. Me respondió que no era Chaplin quien la había dejado, sino ella quien había dejado a Chaplin. La razón: él reservaba toda su gracia para las películas. En la vida, según ella, no era nada divertido. Y además vivían en una casa enorme, solemne, de estilo inglés, una verdadera tumba, decía ella, y en aquella casa no había ni un solo cuadro. Los únicos objetos artísticos eran unas figuritas de porcelana inglesa bien encerradas en su vitrina”.

Era vital, espontánea, simpática y sugería perfectamente la capacidad de ilusión que Chaplin gustaba ver encarnadas en sus heroínas. Después de “El gran dictador” emergió con una personalidad deliciosamente chic y muy moderna. Así destacó en el gallinero de George Cukor “Mujeres” (1939) y estuvo inolvidable, toda vestida de blanco, en “Si no amaneciera” (Mitchell Leisen, 1941), donde era la simpática vividora que fue pareja de baile del gigoló Charles Boyer. En Inglaterra fue una suntuosa Mrs. Cheveley en la versión de la obra de Oscar Wilde “Un marido ideal” (1947), dirigida con gusto por Alexander Korda.

Entre sus cincuenta películas destacan: “Memorias de una doncella” (1946), de Jean Renoir; “La bribona” (1945), de Mitchell Leisen; los superespectáculos de Cecil B. De Mille “Policía montada del Canadá” (1940), “Piratas del Mar Caribe” (1942) y “Los inconquistables” (1947); y “La máscara de los Borgia” (1949), de Mitchell Leisen. En 1952 sorprendió a todos con su presencia en “Muchachas de Bagdad” (Edgar G. Ulmer, José Luis Pérez de Rozas), insólita coproducción rodada en Barcelona con la reina del burlesque yanqui Gipsy Rose y una atractiva estrellita española llamada Carmen Sevilla.

Paulette Goddard fue, ante todo, un ejemplo de carisma irreprochable que, muy frecuentemente, trascendió las películas en las que apareció.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información