Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

OPINIóN

¿Lo mejor…?

RocaRey2
Roca Rey, una faena intensa en San Antolín 2017. BRÁGIMO
Actualizado 15/09/2017 12:53:56
Redacción

San Antolín 2017: una feria para la esperanza, la ilusión y puede que un punto de inflexión para los años venideros

JULIÁN GARCÍA

Han pasado ya unos días desde la finalización de nuestra feria taurina de San Antolín y todavía nos queda en el paladar el buen sabor de boca que nos ha dejado esos intensos días. En líneas generales ha sido una feria para la esperanza, la ilusión y puede que sea un punto de inflexión para los años venideros.

Si me preguntaran por lo mejor de la feria, mi mente recuerda muchos detalles que a continuación trataremos de destacar.

Se dice que para ser torero hay que serlo y también parecerlo, pues igual podíamos decir de nuestra plaza. Lo es y lo parece. El ambiente que se ha dado ha reforzado su vida; las numerosas exposiciones de carteles, obras de arte, cabezas de toro disecadas, puestos de venta con todos los artículos relacionados con el mundo del toro, publicidad, etc. ya daban de antemano un toque de fiestas divertido y curioso para todos aquellos que se acercaban al coso de Campos Góticos. Pero, sin duda, lo que más nos emocionó fue el gran detalle que tuvo la empresa en colocar en la paredes, al lado de la puerta grande, dos azulejos en recuerdo de Víctor Barrio e Iván Fandiño, que dejaron sus vidas recientemente en los ruedos y que también habían actuado y triunfado en nuestra plaza.

Y, a propósito, no estaría mal que la propiedad también se implicará en estos aspectos y se preocuparan de que los dos toros indultados en esta plaza también tengan su reconocimiento para toda la vida –e incluso que el triunfador de cada feria– también adornaran este coso palentino.

De lo mejor de nuestra feria… ha sido volver a ver mucho más ambiente en los tendidos, notándose más afluencia de espectadores y, sobre todo, mucha gente joven; generaciones que creíamos perdidas han respondido con su asistencia a la oferta de unos precios muy adecuados para ellos, ya lo decíamos en el análisis previo. La política de la empresa en taquilla era todo un esfuerzo y reclamo que debía ser correspondido. Quizás no sea todo lo que se deseaba, pero sí debe servir de germen para crecer año tras año. La sensación que ha dejado es de recuperación e ilusión.

De lo mejor fue… que, en los días previos al comienzo de las corridas de abono, se celebraron 3 festejos menores para alumnos de las escuelas taurinas, donde de forma gratuita los aficionados disfrutaron de las nuevas promesas, destacando la actuación del salmantino Manuel Diosleguarde y de la presentación como ganadería de la palentina Conchi Quijano, que lidió 4 novillos de alta nota, pero indudablemente de lo mejor… fue ver en los tendidos muchos niños pequeños acompañados de sus padres y abuelos. Todo un lujo en nuestra plaza.

En este contexto faltaba que el contenido respondiera a las expectativas creadas en torno a unos carteles muy atractivos. En cuanto a la presentación de los encierros lidiados, tanto la de Montalvo y como la de Alcurrucen fueron dos corridas muy bien presentadas –quizás hasta un punto por encima de esta plaza– y más desigual la de Zalduendo –o un punto por debajo–. En su comportamiento, sin haber un toro excepcional, sí hubo muchos que sus teclas proporcionaron el triunfo de los matadores. Sin lugar a dudas, la de Alcurrucen decepcionó por su mansedumbre y falta de entrega; la de Zalduendo destacó por su movilidad; y la de Montalvo fue en conjunto la más destacada por su interés. Una gran corrida fue la de rejones perteneciente a los hierros de la familia capea, y es que, como decíamos, era un gran acierto anunciarla y no defraudó.

No fue de lo mejor… la actuación de Cayetano, le faltó decisión y raza, quizás pensando más en su goyesca de Ronda, celebrada al día siguiente y que servía para la despedida de su hermano. No fue el torero de esta temporada, muy mal con los aceros.

A Joselito Adame, aunque con muchas ganas de agradar, tampoco se le vio el nivel tan alto de su sitio en México ni de muchas tardes españolas. Su lote de Alcurrucen tampoco puso mucho de su parte, lo mismo ocurrió con el salmantino Juan del Álamo que puso todo de su parte sin llegar a altas cotas. A los dos la espada les pasó factura y no tocaron pelo ante una afición tan amable. En ese mismo festejo el gran triunfador de San Isidro Ginés Marín, que hacía sus presentación en esta plaza, se encontró con el mejor toro del encierro: el colorado que cerró feria. Fue un toro serio, hondo y con cuajo que sacó el fondo agradecido de los Núñez; tuvo clase y permitió al joven torero dejar la impronta de su toreo clásico, asentado y de gusto; sin llegar a redondear, cortó una oreja de peso.

Sí fue de lo mejor… las actuaciones de Enrique Ponce y M.A. Perera, el día que comenzaban las corridas de a pie. La faena del maestro de Chiva al segundo de su lote de Montalvo fue toda una lección de cómo afianza a un toro mal picado y con poca fuerza pero noble.

El valenciano fue poco apoco desgranando ese toreo pleno de temple y gusto. Donde los tiempos, terrenos y distancias fueron perfectas para lograr una bella obra de arte que caló mucho en los tendidos. La estocada fue el gran colofón y a su mano fueron a parar dos orejas unánimes y el reconocimiento de toda la afición palentina. En la salida por la puerta grande le acompañaría un pletórico M.A. Pereda, que, una vez más en “su Palencia”, tuvo una actuación rotunda en sus dos toros. Ni el aire ni las teclas de sus oponentes fueron óbices para saborear el toreo profundo, mágico y mandón al que nos tiene acostumbrados. Variado con el capote y contundente con la espada; 3 orejas fueron su balance.

Todos salimos satisfechos de ese primer festejo y con ganas de que llegara ese cartel donde faltaba Morante…, pero en el que estaban El Juli y Roca Rey junto al sustituto Luis David Adame. Esa tarde pusieron mucho más los toreros que los toros y como resultado los tres a hombros por la puerta grande, en una tarde muy entretenida. El maestro Juli volvía a inventarse dos faenas llenas de recursos y resortes para exprimir dos medios toros y hacerlos mejores. A su segundo lo quiso exigir con su toreo de mano bajo sin que el toro acabara de responder; oreja y oreja fue su balance; da gusto verlo.

A Roca Rey se le esperaba con expectación después de lo ocurrido el año pasado; haciendo que pasara inédito por el percance sufrido, no defraudó y salió a “revienta calderas” desde el recibo con el capote, y en los quites, la temperatura subía; con la pañosa se acopló a su manso encastado con movilidad y prontitud, faena intensa y, tras un espadazo, dos orejas y así continuar en el empeño de querer mandar en esto.

Se presentaba en Palencia Luis David Adame, y nada más y nada menos como sustituto de Morante. En el toreo hay un dicho que dice: “Que las corridas unos las firman y otros las torean”. Pues éste fue su caso y sorprendió.

A pesar de su bisoñez como matador de toros, no se dejó ganar la pelea por las figuras y, ante su primer toro noble pero mirón, el mexicano lo consintió y logró cortarle las dos orejas después de una faena con un buen concepto del toreo y valor. El espadazo final contundente como su actuación. No defraudó la segunda de feria; los tres matadores a hombros y la alegría en los tendidos.

Y sí fue de lo mejor… la corrida de rejones que ponía fin a la feria. Los tres rejoneadores por la puerta grande después de lidiar un gran encierro del maestro Capea. Mucho más público en los tendidos que en años anteriores disfrutaron con la maestría de Pablo Hermoso, el gran momento de Sergio Galán y la frescura y raza de Lea Vicens.

Entre los toreros de plata destacar a Ambel Posada, tanto con la manta como con los garapullos; y entre los del Castoreño, a Manuel José Bernal, que realizó un gran puyazo.

Mucho para recordar y mucha ilusión para el futuro nos deja esta feria pasada. Por todo lo vivido estos días en Campos Góticos tengo el convencimiento de que nuestra feria volverá a ocupar el puesto privilegiado que ocupó y todos juntos deberemos luchar por y para ello.

Lo mejor será… ¡volver a vernos el próximo año!

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información