Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

REFLEXIONES DE UNA RURALISTA

Economía circular y mundo rural

la-economia-circular-y-lineal
Actualizado 03/10/2017 11:10:46
Ana Bartolomé Sualdea

¿Estamos inventando la economía circular? La Comisión Europea ha adoptado en 2017 un ambicioso paquete de nuevas medidas sobre la economía circular para ayudar a las empresas y los consumidores europeos en la transición a una economía más sólida y circular, donde se utilicen los recursos de modo más sostenible.

La Comisión Europea ha adoptado en 2017 un ambicioso paquete de nuevas medidas sobre la economía circular para ayudar a las empresas y los consumidores europeos en la transición a una economía más sólida y circular, donde se utilicen los recursos de modo más sostenible.

Según reza en la exposición de motivos de estas medidas, las acciones propuestas contribuirán a “cerrar el círculo” de los ciclos de vida de los productos a través de un mayor reciclado y reutilización, y aportarán beneficios tanto al medio ambiente como a la economía. Estos planes extraerán el máximo valor y uso de todas las materias primas, productos y residuos, fomentando el ahorro energético y reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero.

Las propuestas abarcan todo el ciclo de vida de los productos: de la producción y el consumo a la gestión de residuos y el mercado de materias primas secundarias. La transición recibirá ayuda financiera de los Fondos Estructurales y de Inversión Europeos (Fondos EIE), con 5.500 millones de euros para la gestión de residuos. Además, contará con 650 millones de euros procedentes de Horizonte 2020 (el programa de financiación de la investigación e innovación de la UE) y de inversiones en la economía circular a nivel nacional.

La economía circular es una filosofía de organización de sistemas inspirada en los seres vivos, que persigue el cambio de una economía lineal (producir, usar y tirar) hacia un modelo circular, tal y como ocurre en la naturaleza. Para ello, divide los componentes de los productos en dos grupos generales: nutrientes biológicos y técnicos. Los nutrientes biológicos son biodegradables y se pueden introducir en la naturaleza después de que su valor de uso ya no sea rentable. Los nutrientes técnicos hacen referencia a los componentes tecnológicos que son poco aptos para los seres vivos y, por ello, son reutilizados una y otra vez sin entrar en la naturaleza. Estos componentes se diseñan para poder ser ensamblados y desmontados un gran número de veces, favoreciendo la reutilización de materiales y el ahorro energético.

Al buscar esta información, me ha venido a la memoria el libro de Jaime Izquierdo Vallina (1), “La Casa de mi padre” en el que cuenta la historia de un ingeniero de procesos en una empresa industrial que ante la muerte de su padre (campesino emigrado a Francia) decide cumplir con el compromiso adquirido con su padre por detener la decadencia en la que está sumida la comunidad campesina de la que es originaria su familia, sacrificando una exitosa carrera como ingeniero. Al regresar al pueblo e implicarse en el diseño de un prototipo de desarrollo local de economía campesina con el que integrar a la aldea en la sociedad contemporánea, comienza hablando con los vecinos coetáneos de su padre para entender cómo funcionaba la sociedad rural del siglo XX con anterioridad al masivo éxodo que se produjo en los años 60. Y al hacerlo, tomar notas y analizarlo, se da cuenta en que era una sociedad en la que nada se desperdiciaba ni desde un punto de vista productivo, ni del conocimiento de las gentes (del talento). Cada uno tenía un papel perfectamente definido y no existía el concepto de residuo, pues todo se volvía a integrar en el sistema.

Esta Era en la que vivimos, donde hasta los vasos y servilletas tienen un solo uso, se plantea en este momento que a largo plazo no se puede mantener y se pretende, muy tecnológicamente eso sí, volver a resucitar los principios que ya estaban inventados sobre la reutilización y reciclaje. ¿Realmente progresamos tanto?

Como dice Jaime Izquierdo en su libro, se vuelve al origen no para quedarse a vivir en él, sino para buscar herramientas y actitudes que nos ayuden a progresar de otra manera. Para recuperar valores, patrimonio, sentido común, mesura y conocimiento y, con el bagaje recuperado, reiniciar el viaje desde el presente al porvenir.

Hay diez rasgos configuradores que definen cómo debe funcionar la economía circular:

1. El residuo se convierte en recurso: es la principal característica. Todo el material biodegradable vuelve a la naturaleza y el que no es biodegradable se reutiliza.

2. El segundo uso: reintroducir en el circuito económico aquellos productos que ya no corresponden a las necesidades iniciales de los consumidores.

3. La reutilización: reusar ciertos residuos o ciertas partes de los mismos que todavía pueden funcionar para la elaboración de nuevos productos.

4. La reparación: encontrar una segunda vida a los productos estropeados.

5. El reciclaje: utilizar los materiales que se encuentran en los residuos.

6. La valorización: aprovechar energéticamente los residuos que no se pueden reciclar.

7. Economía de la funcionalidad: la economía circular propone eliminar la venta de productos en muchos casos para implantar un sistema de alquiler de bienes. Cuando el producto termina su función principal, vuelve a la empresa, que lo desmontará para reutilizar sus piezas válidas.

8. Energía de fuentes renovables: eliminación de los combustibles fósiles para producir el producto, reutilizar y reciclar.

9. La eco-concepción: considera los impactos medioambientales a lo largo del ciclo de vida de un producto y los integra desde su concepción.

10. La ecología industrial y territorial: establecimiento de un modo de organización industrial en un mismo territorio caracterizado por una gestión optimizada de los stocks y de los flujos de materiales, energía y servicios.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información