Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

MEDIO RURAL

Nueva normativa para gestionar el recurso micológico silvestre de la región

setas
Actualizado 16/10/2017 12:22:26
Redacción

Aprobado el 5 de octubre por el Consejo de Gobierno, esta normativa recoge una serie de medidas básicas que afectan a su conservación, gestión y aprovechamiento sostenible. El documento reconoce que el aprovechamiento corresponde a los propietarios y titulares de los montes, regula los parques micológicos, la comercialización de las setas silvestres para fines alimentarios y fomenta la promoción turística.

Un nuevo decreto regula en Castilla y León el recurso micológico silvestre. Aprobado el 5 de octubre por el Consejo de Gobierno, esta normativa recoge una serie de medidas básicas que afectan a su conservación, gestión y aprovechamiento sostenible.

El documento reconoce que el aprovechamiento corresponde a los propietarios y titulares de los montes, regula los parques micológicos, la comercialización de las setas silvestres para fines alimentarios y fomenta la promoción turística.

Este decreto hace una distinción entre setas silvestres recolectables y no recolectables, además de definir prácticas prohibidas (recolectar de noche o utilizar rastrillos) y prácticas obligatorias (dejar el terreno en condiciones originales y la utilización de recipientes porosos) y de incluir la posibilidad de disponer de autorizaciones para fines científicos o didácticos.

Propietarios

Los propietarios y titulares de los montes son los dueños de las setas que en ellos se produzcan y podrán establecer diferentes regímenes.

El régimen de aprovechamiento regulado se basa en el establecimiento de acotados y la expedición de permisos de recolección para terceras personas, mientras que el aprovechamiento reservado implica que el propietario se reserva para sí en exclusiva el derecho de aprovechamiento. En ambos casos el monte debe estar señalizado. Si los propietarios no establecen ningún tipo de señalización en contra y se trata de terrenos no cercados, se entiende que consienten el aprovechamiento episódico de terceras personas que tiene un límite de tres kilogramos al día.

La normativa regula también los parques micológicos, para superficies superiores a 10.000 hectáreas e integrados por terrenos de diferentes titulares con una única entidad que se responsabilice de su gestión micológica. Éstos requerirán, entre otros, permisos de acceso público, la elaboración de un plan de aprovechamiento y gestión de base científica. También se crea una Red de Parques Micológicos y se reconoce a las entidades micológicas colaboradoras.

Comercialización

Con respecto a la comercialización, el nuevo decreto establece que la destinada al consumo alimentario sólo puede realizarse cuando se cumplan determinadas disposiciones que garanticen la seguridad alimentaria, con la prohibición expresa del suministro directo entre el recolector y el consumidor, aunque sí está permitida la venta en pequeñas cantidades a establecimientos comerciales y restaurantes.

Esta nueva normativa deroga el Decreto 130/1999, que ordenaba y regulaba los aprovechamientos micológicos en los montes ubicados en Castilla y León y la orden de 29 de octubre de 2001, por el que se establecieron los métodos de búsqueda y recolección de la trufa negra de invierno.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información