Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

ENTREVISTAS

"Boadilla alberga la galería de arte más original del mundo"

Javier_y_Juan_Carlos_Melero
Javier y Juan Carlos Melero, delante de la instalación 'Cuestión de tiempo'.
Actualizado 02/11/2017 11:51:39
Jose Rojo

“Podríamos haber dado una vuelta al mundo, pero hemos preferido que el mundo se dé una vuelta por aquí”. Esta frase resume la filosofía del proyecto ‘Arte contra el olvido’, auspiciado por los mellizos Javier y Juan Carlos en el pueblo natal de su madre, Paula Melero. Estos hermanos han creado en la localidad donde pasaron su infancia un museo al aire libre, sin puertas ni límites, en el que han colaborado más de 20 artistas.

Entrevista a Francisco Javier Melero/ Promotor de 'Arte contra el Olvido' en Boadilla de Rioseco

“Podríamos haber dado una vuelta al mundo, pero hemos preferido que el mundo se dé una vuelta por aquí”. Esta frase resume la filosofía del proyecto ‘Arte contra el olvido’, auspiciado por los mellizos Javier y Juan Carlos (Madrid, 1958) —el primero nació un cuarto de hora antes que el segundo— en el pueblo natal de su madre, Paula Melero (Boadilla de Rioseco,1939-Madrid,1987), que les tuvo de soltera con 18 años. Estos hermanos —Javier, diseñador gráfico, casado y con dos hijos (Paula y Juan Carlos); y Juan Carlos, fotógrafo y soltero— han creado en la pequeña localidad donde pasaron su infancia un museo al aire libre, sin puertas ni límites, en el que han colaborado más de 20 artistas. Esta impresionante galería de arte a la intemperie, que arrancó en 2010 y que cuenta con más de 30 instalaciones, persigue, a través del arte, poner freno al abandono que padece este lugar víctima de la despoblación. Una loable iniciativa que estos mecenas —gerentes de la empresa creativa Franja Melero—pretenden extender a otros pueblos de Castilla y León.

Pregunta. La creación de un museo al aire libre en Boadilla de Rioseco arrancó en el año 2010. Pero, ¿cómo y cuándo se gestó la idea?

Respuesta. Desde el año 1989 venimos agitando las aguas de la cultura en el pueblo a través de exposiciones fotográficas de nuestros viajes. Juan Carlos trabajaba por aquel entonces en ‘El Semanal’ y estaba continuamente viajando y atesoraba un material que merecía la pena, bajo nuestro punto de vista, positivar para enseñar. Es a partir de 2009 cuando empezamos a valorar la posibilidad de atraer a otro tipo de visitantes interesados en el arte. Arrancamos una fría jornada de marzo con la instalación del mural ‘Memoria compartida’, un homenaje a los habitantes de Santiago Misiones en Paraguay, el pueblo hermanado con el nuestro en septiembre de 1996.

P. ¿Podría decirse que ‘Arte contra el olvido’ es fruto de la añoranza de los años vividos en este pueblo que se ha instalado de forma permanente en su memoria y en la de su hermano para anclarse eternamente en dicha localidad con este proyecto?

R. Los recuerdos más bonitos de nuestra infancia provienen de nuestras vacaciones en Boadilla de Rioseco. Cuando salíamos de las cuatro paredes del internado en los calurosos veranos de Tierra de Campos, descubríamos el mundo y la libertad a través de este pequeño pueblo, donde antes vivían 400-500 habitantes. Aquel paisaje con su paisanaje ya es cosa del pasado. El tiempo ha borrado paisajes y se ha llevado a muchos paisanos que conocimos.

P. ¿El fin último es proyectarlo al exterior para frenar el abandono y el olvido del lugar donde forjaron su personalidad?

R. La frase que acuñamos en los primeros momentos resumen muy bien la filosofía del proyecto. Y dice así: “Podríamos haber dado una vuelta al mundo, pero hemos preferido que el mundo se dé una vuelta por aquí”. Con lo que ya nos ha costado, bien podíamos haber dado una vuelta al mundo o seguramente dos si no hiciésemos escalas.

P. ¿Qué les ha dado esta localidad para volcarse con ella?

R. Como decía anteriormente, de aquí provienen los recuerdos más bonitos de nuestra niñez, también el saber que aquí están las raíces de donde venimos, y, por último. la generosidad y el entusiasmo de los boadillanos, que han asumido el proyecto como propio y nos ceden sus paredes para montar, poco a poco y entre todos, la galería de arte más original del mundo.

P. Hoy, más de 30 obras gráficas, firmadas por distintos artistas, jalonan edificios y calles de esta localidad cuya población ronda los 122 habitantes. ¿Hasta dónde quieren llegar y con qué objetivo alcanzado se conformarían?

R. Tenemos que decir que ya hemos alcanzado los objetivos que nos propusimos en un principio. El primero era rescatar del anonimato al pueblo donde nació Paula Melero. Y, luego, hemos llegado a más lugares de los que hubiésemos imaginado al comenzar esta aventura. Hemos llevado el nombre de Boadilla más allá de los límites de la región. No sólo hemos situado al pueblo en el mapa, hemos cruzado, a través de las redes, la frontera de más de 96 países de los cinco continentes. Nuestra meta está por lo tanto superada, lo que no quiere decir que “hasta aquí hemos llegado”.

P. ¿Tienen intención de extender el proyecto por Castilla y León?

R. Tenemos nuevos proyectos; entre otros. abrir ‘franquicias’ en otras pueblos con los mismos problemas de despoblación. Las calles de Boadilla se nos están quedando pequeñas para rescatarnos del olvido por medio del arte. La Torre del Valle en Zamora y Villacarralón en Valladolid han sido las primeras poblaciones donde ya se han situado obras de Patricia Mateo, José Luis López Moral y del brasileño Fredone Fone. Villalón, Villada, Cisneros, Villafrechós,… serán las siguientes metas a conquistar.

Tengo que ir a ver a los alcaldes para presentarles nuestras intenciones. Lo de ir por los despachos explicando el proyecto, pidiendo permisos y buscando algo de financiación es una labor que no me gusta nada.

P. ¿Quién financia ‘Arte contra el olvido’?, ¿reciben alguna ayuda?

R. Hasta hoy no hemos recibido ninguna ayuda económica para la realización e instalación de las obras expuestas. El ayuntamiento de la villa tiene asuntos más importantes que abordar con los 131.378 euros del presupuesto anual. En los dos últimos años les hemos pedido 70 euros para abonar un par de habitaciones en el Hotel Venta del Alón para que pernoctasen dos artistas que fueron a la inauguración de una obra que ellos habían donado. Este año, con ocasión del rodaje de ‘La aventura del saber’, un programa de 25 minutos en La 2, pedimos ayuda al consistorio para abonarles el menú, 12 euros por persona; total, unos 120 euros a los cuatro integrantes del equipo de rodaje y a los 9 artistas que tan amablemente vinieron desde Madrid, Alicante e Ibiza. Se nos alegó que era un concepto difícil de justificar en las cuentas municipales. ¡190 euros! Al final, se hizo cargo de la cuenta un boadillano que valora lo que hacemos por el pueblo.

P. ¿Qué artistas o piezas seguirán contribuyendo a configurar esta singular e impresionante galería a la intemperie?

R. El proyecto ‘Arte contra el olvido’ está teniendo muy buena aceptación entre los numerosos artistas que conocemos. Una treintena de ellos están a la espera de exponer en nuestra galería. Nombres como José Manuel Ballester, Martín Giraldo, Héctor Aparicio, David Trullo, Eva Lootz, Rafols Casamada, Soledad Sevilla, Ricardo Sánchez, Raúl Díaz,…, de todos ellos tenemos obras en nuestra colección. Nos faltan ‘pueblos’ para exponer todo lo que tenemos acumulado en los planeros. Muchos de los artistas, además de donar la obra, se hacen cargo del costo de la producción. Son así de generosos con el pueblo y con nosotros.

P. Los materiales sobrantes de grandes obras de Norman Foster, Oscar Niemeyer o Santiago Calatrava han servido para crear algunas de las instalaciones montadas en Boadilla de Rioseco. ¿Esta particularidad otorga un plus de calidad artística a la colección?

R. Yo creo que, más que los nombres de tan insignes arquitectos, lo que otorga particularidad al proyecto es la filosofía con la que comenzamos a dar los primeros pasos: poner en el mapa a través del arte a un pequeño pueblo medio perdido. Antes cruzaban el pueblo los automovilistas por la P-905. Ahora muchos de ellos se pasean por las calles y plazas de Boadilla para ver y disfrutar de algo tan original. Me dicen los boadillanos que se ven a turistas sacando fotos por las calles. Yo fui testigo de cómo un ciclista polaco se desvió de la ruta del Camino de Santiago para visitar la original galería de arte al aire libre. Cualquier día llegan a nuestras solitarias calles grupos de turistas japoneses. ¡Al tiempo!

P. Su empresa creativa Franja Melero, fundada a principios de los 80, atesora en la actualidad más de 2.000 obras de gráfica digital y fotografía de más de 200 artistas. ¿El hecho de ser mellizos ha sido determinante en la prosperidad de su negocio a la hora de dirigirlo sin fricciones?

R. Mi hermano y yo vinimos al mundo juntos, pasamos los primeros 13 años internados juntos, crecimos juntos, hicimos la mili juntos,… A día de hoy, con 58 años a nuestras espaldas, aún seguimos haciendo muchas cosas juntos. Yo estoy casado, pero nos vemos todos los días. Siempre nos hemos llevado bien, casi siempre hemos trabajado juntos y, lo más importante, hemos disfrutado mucho trabajando, casi siempre haciendo lo que nos gusta. Hubo unos años que trabajando en la ampliación del metro de Madrid ganamos concursos para la instalación de murales en media docena de estaciones. Parte de aquellos beneficios los estamos reinvirtiendo en nuestro proyecto más personal, el ‘Arte contra el olvido’ en Boadilla.

P. ¿La estrecha colaboración –desde hace más de 15 años– con el pintor sevillano Luis Gordillo ha sido clave para el éxito de Franja Melero y para ‘Arte contra el olvido?

R. El matrimonio artístico entre Luis Gordillo y Juan Carlos ha sido una de las casualidades más maravillosas y entrañables que nos ha brindado la vida. Con él hemos aprendido mucho de arte y de él hemos sabido lo importante que es la humildad de un gran hombre y de un magnífico artista. Es uno de los pintores vivos más importantes del panorama artístico nacional. A Luis le conocimos en el departamento de Estampa Digital de la Calcografía Nacional. En septiembre de 2001 el artista sevillano se acercó hasta allí con un par de pequeñas obras para escanear e imprimir. Juan Carlos era el director técnico del departamento. Luis nos confesó que llegó con mucho miedo, pues no tenía ni idea de lo que era el mundo digital. Aún hoy, 16 años después, seguimos trabajando con él y produciendo obras para algunas de sus exposiciones.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información