Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

A PIE DE ARBOL

El regreso a la naturaleza

img056
Actualizado 02/11/2017 10:42:35
Flaviano Casas Martínez

Quienes creen conocer la Naturaleza ignoran que ésta se encuentra años luz de la inteligencia humana. Actualmente el afán de lucro, el acaparamiento y la especulación están destruyendo la relación, la interacción y la armonía natural.

Los productos químicos en la agricultura alteran o destruyen los microorganismos, los depredadores, la flora, la fauna, la textura y estructura de los suelos, la calidad de las aguas subterráneas y los hábitats naturales. ¿Hasta dónde nos llevan los investigadores de la modernidad y cuáles son los resultados obtenidos?. -A largo plazo no llegan a ninguna conclusión. Argumentan “el hambre en el mundo, la productividad, la rentabilidad”, pero no la calidad de vida de las personas, ni la supervivencia de los ecosistemas.

Este tipo de científicos revelan descaradamente que, basándose en el “interés” del sistema de acumulación y en el suyo propio, se apartan de la ciencia en su nivel más elemental. Incluso aquellos investigadores que tratan de mezclar la agricultura natural con la científica, pierden la referencia básica que brota de las fuentes de la agricultura. Científicos y políticos aprueban la práctica de los incendios en los campos, después de las cosechas, “ignorando” la destrucción de las abejas, de la avifauna, de los aprovechamientos para pastos del ganando, los tejidos de las arañas, los depredadores, los árboles y arbustos… Esta es la presunción científica de los entomólogos modernos y cuantos “depredadores” han caído en la trampa de la ironía y la contradicción, demostrando la insignificancia y pequeñez del conocimiento humano.

Con los herbicidas y el rudo laboreo se destruyen las “malas” hierbas, mientras los venenos se encargan de exterminar animales e insectos beneficiosos para las plantas y el suelo. A su vez los abonos químicos están agotando la materia orgánica (factor fertilidad), y los imprescindibles microorganismos del suelo, para que las futuras generaciones experimenten la necia teoría basada en hacer ricos a los padres y pobres a los hijos.

La ciencia debe tener sus propias limitaciones. En el tratamiento de plagas se utilizan helicópteros para obtener resultados inmediatos. Tal práctica es efectiva, pero ¿se ha investigado la causa primera, la segunda… en toda la secuencia, los agentes directos, intermediarios, (nemátodo, hongo, microbio, virus), ignorando que si se alteran las condiciones naturales sin conocer la causa y las consecuencias derivadas del bombardeo químico, se están multiplicando los riesgos de anunciadas catástrofes ambientales?

“Revolución Verde”: anacrónicas Concentraciones Parcelarias, Nuevos Regadíos (sin agua), semillas “mejoradas”, transgénicas, agotamiento de los recursos hídricos, forestales, paisajísticos; química generalizada en el Campo, maquinaria y aperos gigantes, destrucción de los suelos con pérdida constante de microorganismos y materia orgánica. Las técnicas científicas, señuelo de los agricultores, no van a rescatar la fertilidad natural de la tierra, puesto que dicho factor ha sido destruido con anterioridad.

La actual e interesada investigación, diseñada por las multinacionales y amparada por gobiernos dependientes y afines, encuadra la Naturaleza en pequeños y fraccionados esquemas, contrarios a las leyes naturales y a la secular experiencia práctica, sin tener en cuenta las necesidades y la vida en el Campo. En cambio, desarrollar métodos de producción cercanos a la Naturaleza, se fundamenta en una filosofía, cultura y tradición, muy por encima de las cuestiones de laboreo y rendimiento de las cosechas.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información