Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

SALUD

Expertos en urología presentan un estudio sobre la incidencia del cáncer de próstata en Castilla y León

salud_3
Actualizado 16/11/2017 10:33:38
Redacción

El cáncer de próstata es la enfermedad oncológica más habitual entre la población masculina española. Cada año se observa una incidencia de ella en torno a 82 casos por 100.000 habitantes; lo que supondría una media superior a los 1.100 cánceres de este tipo diagnosticados anualmente en la Comunidad.

Estas cifras convierten a este problema de salud en un tema de gran relevancia sanitaria que ha llevado a un grupo de profesionales, pertenecientes a todos los hospitales de la Castilla y León, a realizar un estudio epidemiológico sobre la incidencia real de este cáncer. Los resultados ofrecerán una visión actualizada sobre la prevalencia autonómica de esta neoplasia.

Avances en el tratamiento

El cáncer de próstata presenta una mortalidad menor que los procesos oncológicos de pulmón y colorrectales. Y por suerte, en la actualidad la gran mayoría de los diagnósticos se hacen en pacientes con enfermedad de inicio y por tanto potencialmente curables. Lo que es posible gracias al empleo generalizado de los test en sangre (PSA).

Como contrapartida, el uso rutinario de este sistema ha traído consigo un aumento excesivo del número de biopsias que se realizan, ya que los resultados positivos del test no siempre implican un cáncer y pueden ser fruto de otras enfermedades de la próstata como la hiperplasia benigna o la prostatitis. De hecho, cuando se indica una biopsia por la cifra de PSA, la probabilidad de diagnosticar un cáncer es tan solo del 26 %.

A lo que hay que añadir el hecho de que las biopsias convencionales se realizan sin guía. Y esto genera que, en algunas personas haya que repetirla varias veces hasta conseguir un diagnóstico positivo, con las consiguientes molestias para el paciente.

Uno de los aspectos novedosos del diagnóstico es la incorporación de la Resonancia Magnética (RM) multiparamétrica como prueba de imagen para un diagnóstico más preciso. Hasta ahora este sistema sólo es empleaba en el estudio de los tumores avanzados y ahora se está aplicando también a la detección precoz de los cánceres iniciales.

Esto permite obtener una imagen morfológica del tumor y conocer su localización en la próstata y su grado de agresividad. Es decir podemos observar con exactitud qué lesiones debemos biopsiar para hacer un diagnóstico mucho más efectivo.

Además, esta técnica ha conducido también a la biopsia prostática por fusión de imágenes. Sistema que, mediante un sofisticado software informático, integra las imágenes de la resonancia en tiempo real con las de la ecografía transrectal que se emplea para realizar la biopsia; lo que permite dirigir la punción a la lesión sospechosa de un modo mucho más preciso.

Esta nueva forma diagnóstica se realiza en la actualidad en muy pocos centros asistenciales españoles, siendo el Hospital Universitario Río Hortega de Valladolid uno de ellos. La técnica se ha incorporado a la cartera de servicios del centro desde hace tres meses, gracias a la colaboración de los servicios de Urología y Radiología del mismo.

El uso conjunto de la RM y la biopsia por fusión también es de utilidad para aquellos pacientes que requieren revisiones periódicas por un diagnóstico de cáncer de próstata indolente. Esto es lo que se denomina vigilancia activa, e implica la realización de biopsias anuales a estas personas que tienen probabilidades de tener un tumor escondido de mayor riesgo que el observado y que no ha sido detectado con una biopsia convencional.

Nuevos proyectos

En el marco de un congreso celebrado ya en el citado centro hospitalario se presentaron formas innovadoras de abordaje de los procesos oncológicos de próstata, tales como la técnica quirúrgica de la prostatectomía radical laparoscópica o el empleo de técnicas de inmunofluorescencia para localizar el ganglio centinela del cáncer. Esta última se está instaurando, en la actualidad, en el Hospital Río Hortega.

Dicho simposio sirvió también para abordar el empleo de nuevas terapias en el tratamiento del cáncer de próstata resistente a la castración. El cáncer de próstata metastásico se trata desde hace décadas mediante tratamiento hormonal con lo que se consiguen remisiones temporales de la enfermedad, pero que tienen una eficacia finita en el tiempo. Y ahora se está planteando entre la comunidad científica el uso de nuevas terapias de bloqueo hormonal.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información