Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

LA CHINCHE

¡Inocente, inocente!

chinche_5
Actualizado 17/11/2017 10:31:33
Cimex Lectularius

Ya tenemos otro elemento identitario de la cultura catalana: “el Día dels Innocents” se celebra allí el 27 de octubre. Los dirigentes independentistas se sentaron a discurrir qué broma podrían gastar al pueblo catalán, pero teniendo en cuenta que la de este año tenía que ser sonada. Había que acabar con ese tópico tan extendido de que los catalanes son aburridos.

Aunque esta Chinche vivió varios años en Cataluña, no tenía ni idea que el Día de los Inocentes se celebrara allí dos meses antes que en el resto de España. Ahora ya cada vez es menos habitual, pero hace algunos años el día 28 de diciembre, fecha en la que la Iglesia Católica celebra el día de los Santos Inocentes en conmemoración y recuerdo de la matanza que ordenó el Rey Herodes para acabar con todos los niños y asegurarse así de que el anunciado Mesías era asesinado, era un día en el que se hacían todo tipo de “inocentadas”. En los países de cultura anglosajona, se celebra una fiesta similar el uno de abril, el Fools’Day (día de los tontos) y en Francia el primer día del año se sigue celebrando en algunos lugares la “fiesta de los locos”, de similares características.

Pues bien, ya tenemos otro elemento identitario de la cultura catalana: “el Día dels Innocents” se celebra allí el 27 de octubre. Los dirigentes independentistas se sentaron a discurrir qué broma podrían gastar al pueblo catalán, pero teniendo en cuenta que la de este año tenía que ser sonada. Había que acabar con ese tópico tan extendido de que los catalanes son aburridos.

Y ahí apareció el hasta ese día desconocido sentido del humor de “Els tres del procés”. Al Puigdemont, a la Forcadell y al Junqueras, se les ocurrió la gran broma del año, que podría ser, a nada que el personal se lo creyera, la gran broma del siglo. Oriol, sin duda el más listo de los tres, propuso: ¿Què us sembla si vam muntar un circ al Parlament i declarem la indepencia de Catalunya? El Puigdemont y la Forcadell acogieron la propuesta con gran regocijo, y ni cortos ni perezosos se pusieron manos a la obra. Y para dar la razón al don Tancredo de la Moncloa, M. Rajoy según los papeles de la caja B del PP, al que le gustan los catalanes porque “hacen cosas”, pues lo hicieron. Y tan bien que nos lo creímos todos, no solo los catalanes. Y se lo creyeron los jueces y fiscales. Y hasta se lo ha creído Puigdemont que ha puesto pies en polvorosa por si las moscas.

Por lo visto a los catalanes les gustan las bromas pesadas, y en eso coinciden con otros muchos españoles ¡Qué país!

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información