Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

POR CAUCES Y LADERAS

La necesidad del adiestramiento

TELLO_FOTO_532
Actualizado 01/12/2017 10:54:09
Por cauces y laderas

Podríamos argumentar múltiples razones que avalarían la necesidad técnica que el cazador tiene para adiestrar a su perro, pero todas serían insuficientes si las comparamos simplemente con el resultado final.

TELLO ANTOLÍN

Podríamos argumentar múltiples razones que avalarían la necesidad técnica que el cazador tiene para adiestrar a su perro, pero todas serían insuficientes si las comparamos simplemente con el resultado final. Es espectáculo itinerante del campo “castellano”, donde el cazador trata inútilmente de hacer carrera de un perro al que ni conoce ni le conoce, es por desgracia demasiado frecuente para pasarlo por alto. Adiestrar es un arte, al igual que puede serlo la doma de un potro o la puesta en vuelo de un halcón altanero.

El vínculo hombre-animal se refuerza y amplía aún más en nuestro caso, pues el binomio, cazador-perro quedaría incompleto sin la intervención de la pieza. Todos juntos, cazador–perro–pieza, forman el triángulo venatorio ancestral que planta sus raíces en la esencia misma de la depredación. El adiestramiento no enseña a cazar, sino que faculta la caza, porque a un perro jamás se le enseña a cazar adiestrándole, sino que le colocamos en las mejores condiciones posibles para que su propia experiencia y el campo maduren las enseñanzas en las que nosotros le iniciamos. Existen sólo dos formas de adiestrar, bien o mal; y son tantos los ejercicios de adiestramiento, que el fallo de uno de ellos es suficiente para poder asegurar que lo incorrecto, en este caso, no es que sea insuficiente, sino malo. Tal afirmación no es que en realidad pueda acarrear un mal ejercicio, sino que esa deficiencia individual pueda suponer que el resultado sea pésimo.

Quizás un ejemplo pueda ilustrarnos en esta idea. Supongamos que hemos realizado un correcto adiestramiento, pero nuestro perro tiene el vicio de soltar la pieza antes de llegar a nosotros. Si la pieza es una perdiz alicortada y el perro, llevándola viva, la suelta en la zona de monte, caso nada infrecuente, con mucha probabilidad la perdiz se perderá. Así, el ejercicio en su totalidad no estaría mal realizado, pero el resultado final anularía el anterior. Este es el motivo por el que, mediante el adiestramiento, no podemos poner caza donde no exista, o dar la veteranía al perro que caza poco, pero, ciñéndonos al ejemplo, esa perdiz estaría en el morral con seguridad. Cuando tenemos un cachorro o un perro joven, siempre nos acosa la impaciencia, soñamos con ver a nuestro amigo realizando las mayores proezas cinegéticas. Debemos decidir siempre cómo adiestrar al perro, bien sobre el ejercicio de la caza o bien por los principios básicos del adiestramiento; es lo que llamamos, adiestramiento básico, el cual comienza por la obediencia.

Personalmente opto por el adiestramiento en fases, donde, de forma progresiva, iremos encarrilando el instinto natural del perro sin anularlo, dándole ese toque propio que a cada cazador nos gusta tanto. El trabajo en fases asegura una consecución óptima cuando se realiza bien y produce excelentes perros de caza, si el instinto natural se ve reforzado por la práctica anterior. No olvidemos que el carácter del perro es la base del adiestramiento y su conocimiento es básico para el adiestrador. Debemos conocer todo y mediante la convivencia observaremos sus preferencias, vicios, manías, inclinaciones, etc, etc.

Cuando conozcamos el punto débil de nuestro perro tendremos mucho ganado para poder tratarlo. En fin: el resultado final del adiestramiento es un tesoro que debemos suponer que está en una caja fuerte, que es el perro. Si intentamos obtener el premio por la fuerza o mediante una clave inadecuada, nunca podremos abrir la caja. Pero si tenemos maña y con suavidad, tocamos aquel tornillo, giramos la llave y combinamos debidamente los números de la ruleta de seguridad entonces la caja se abrirá sin ningún problema.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información