Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

LA CHINCHE

Paganos

chinche_6
Actualizado 04/12/2017 10:47:19
Cimex Lectularius

Esta Chinche está cada día más convencida de que poco a poco, los ciudadanos de este país, cada día somos menos ciudadanos y más “paganos”. Y no me refiero con esto al calificativo que utilizaban los judíos y los cristianos de los primeros tiempos para referirse a los creyentes en religiones anteriores y distintas de la suya, especialmente a los politeístas, ya que hoy en día, la tendencia es a no creer en ningún dios.

Esta Chinche está cada día más convencida de que poco a poco, los ciudadanos de este país, cada día somos menos ciudadanos y más “paganos”. Y no me refiero con esto al calificativo que utilizaban los judíos y los cristianos de los primeros tiempos para referirse a los creyentes en religiones anteriores y distintas de la suya, especialmente a los politeístas, ya que hoy en día, la tendencia es a no creer en ningún dios. No, cuando digo paganos, me estoy refiriendo a que un día sí y otro también, nuestros gobernantes se sacan de la manga nuevos y más onerosos sistemas de rascar el bolsillo al sufrido vecino de pueblos y ciudades.

Eso no quiere decir que esta Chinche esté en contra de que el Estado recaude impuestos, pues éstos son imprescindibles para pagar los servicios a los que como ciudadanos tenemos derecho: sanidad, educación, dependencia, seguridad, transportes, etc. Pero existe una peligrosa e injusta tendencia a que esta justa y lógica recaudación de fondos, se haga a costa de lo que los técnicos llaman impuestos indirectos, con reducción drástica de los directos. Para entendernos los legos, un impuesto directo es el que grava la riqueza que uno tiene, por ejemplo el salario, las tierras o las viviendas; y un impuesto indirecto es el que grava el consumo de bienes o servicios. Con los primeros, paga más el que más tiene o más gana, mientras que con los segundos, este criterio no cuenta. Es decir, que si yo gano cien mil euros al año, ¡ya me gustaría!, pago más que si gano quince mil. O al menos así debería ser, que la ingeniería fiscal tiene muchos recursos. Parece más justo lo que ocurre con los indirectos, ya que con este sistema, si del precio de una barra de pan quince céntimos son impuestos, los paga lo mismo el que gana cien mil que el que gana quince mil, lo que a todos luces es mucho más injusto.

Pues bien, los dirigentes del PP del Ayuntamiento nos quieren endilgar una tasa por aparcar en un aparcamiento de lo que algún día será el nuevo hospital, y de paso, en todos los alrededores del mismo, tasa que será igual gane lo que gane el correspondiente “pagano”, entre otros los trabajadores del complejo. Pagará lo mismo el que más gane que el que menos gane. Lo dicho, cada día más paganos.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información