Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

CERRATO INSOLITO

Boda real y subastas solidarias (II)

Duenas_CascajaresSCN4392
Actualizado 15/12/2017 10:34:20
Fernando Pastor

Otro punto de inflexión de la empresa Cascajares fue la boda de los entonces príncipes Felipe y Leticia. Celebrada el 22 de mayo de 2004, el concurso público previo para elegir el restaurante que sirviera el ágape lo ganó Jockey, uno de los mejores restaurantes de Madrid y cliente de Cascajares.

Presentaron a los príncipes, para degustación, lubina y capón, y eligieron el capón. Enviaron 600 capones para el menú nupcial y otros 200 a los medios de comunicación acreditados para la boda. Ello hizo que todos los medios de comunicación hablaran de que en el menú de la boda principesca se iba a comer un excelente capón de Palencia, de la empresa Cascajares.

Esta enorme publicidad hizo que el lunes siguiente a la boda la puerta de la empresa registrara una enorme cola de personas que querían adquirir el capón, y de esa forma Cascajares dio el salto de vender solo a restaurantes, a hacerlo a particulares: las latas de capón comenzaron a venderse en las tiendas. También recibieron pedidos de personas que los querían para la boda de los hijos.

Las peticiones les llegaban de todos los puntos, por lo que contrataron distribuidores en casi todas las provincias.

La agencia EFE realizó un reportaje que distribuyó a todos los medios de comunicación con una foto de Alfonso con un capón en la mano, indicando que se podía adquirir on line a través de la página web de la empresa.

Todo ello hizo que sus ventas crecieran exponencialmente y necesitaran una nueva ampliación, en el año 2006. Todos los polígonos industriales de Castilla y León les ofrecieron suelo para que se instalaran allí, incluso regalado, pero el contacto con el Cerrato les había calado hondo y no quisieron salir de la comarca, instalándose en su actual ubicación: Dueñas.

También diversificaron su producción: ante el miedo de que alguna circunstancia como la gripe aviar diera al traste con el negocio, comenzaron a hacer carrilleras de buey y de cerdo, pularda, cochinillo, cordero, picantón, vacuno, pavo…

Las ventas de Cascajares se extendieron en el mercado internacional, destacando la apertura de una fábrica en Canadá.

Con vistas a incidir en el mercado norteamericano, lanzaron el Pavo de acción de gracias con diversas guarniciones e incluyendo un juego tradicional en esta fiesta americana: los comensales rompen el hueso de la quilla del pavo y el comensal al que le toque el trozo más grande tendrá un año de buena suerte.

El primer trabajador que contrató Cascajares cuando se instaló en Villamuriel fue Paquito, un chico discapacitado de ASPANIS, cuyo compromiso y responsabilidad hizo que la empresa tuviera especial predilección por contratar a personas con discapacidad, física o psíquica, y en especial procedentes del Cerrato.

Este interés por las personas discapacitadas llevó a Cascajares a realizar subastas solidarias para obtener fondos para asociaciones de ayuda a este tipo de personas.

La primera subasta de capones, en el año 2000, fue en el Campo Grande de Valladolid, contando con la presencia (directa o por delegación) de los grandes restauradores: Arzak, Subijana, etc. Los años siguientes organizó un rastrillo. Luego dieron el salto a Madrid, con una subasta en la Casa de Campo. El hotel Ritz y luego el hotel Palace tomaron el relevo, siempre con la presentación de humoristas o presentadores famosos. La recaudación de las subastas (muy cuantiosas, ya que se llegaron a pagar más de 6.000 euros por un capón, aunque ahora han bajado considerablemente) se destina a proyectos como becas de estudios para personas con síndrome de Dowm, atención a personas con parálisis cerebral, creación de puestos de trabajo y similares. Este año han recaudado 40.490 euros, destinados a programas y servicios para niños con cáncer.

En el año 2010 crearon la Fundación Cascajares, cuyo objeto es la inserción sociolaboral de personas discapacitadas. Toda la actividad y la filosofía de Cascajares le ha reportado múltiples premios.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información