Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

LA CHINCHE

Se puede

chinche_9
Actualizado 17/01/2018 10:01:54
Cimex Lectularius

Todos esos ciudadanos que ahora celebran el triunfo en la batalla del aparcamiento del hospital, que no lo olviden el día de votar, porque la guerra ha quedado aplazada. Y de quién gobierne las instituciones, dependerá mucho el resultado final. Somos muy dados a votar sin pensar en las consecuencias, y luego nos quejamos.

En el número de CARRIÓN diciembre pasado, y en esta misma columna, se hablaba del aparcamiento del futuro hospital de Palencia, como ejemplo de recaudar fondos por parte de las administraciones mediante impuestos indirectos, mucho menos justos que los directos. Pues bien, al parecer, y de momento, esto no va a ser así. El Ayuntamiento de Palencia y la Junta de Castilla y León han dado marcha atrás y han anunciado que provisionalmente y hasta que finalicen las obras del nuevo complejo hospitalario, aparcar va a ser gratuito. Después, ya veremos.

Las asociaciones vecinales y otros colectivos que habían encabezado la oposición a dicha medida, han celebrado con un “sí se puede” su triunfo temporal. Tienen razones para ello. Pero esta Chinche piensa que no ha sido solo la presión ciudadana la que ha conseguido la retirada de este proyecto, y está segura que ha tenido mucho que ver la situación de minoría en la que se encuentra el PP en el Ayuntamiento de la capital. El grupo Popular, que gobierna en minoría, aún no ha aprendido que no puede lanzarse a plantear medidas sin que éstas hayan sido previamente negociadas y pactadas, al menos con Ciudadanos, sus socios de gobierno.

Pero esta decisión no es definitiva, ya que la Junta ha aclarado que, una vez finalizadas las obras dentro de casi cuatro años, la gestión del aparcamiento seguirá el mismo modelo que el resto de los aparcamientos hospitalarios de la región, es decir de pago y con precios más caros que los propuestos por el Ayuntamiento en su modelo de aparcamiento disuasorio.

A mayor abundamiento, y para no estar nada tranquilos con el “triunfo” conseguido, el asunto se resolverá definitivamente “dentro de no menos de tres años”, es decir, con una convocatoria electoral mediante. Si en la batalla ganada ha influido la composición política del Ayuntamiento, ésta puede haber cambiado sustancialmente dentro de tres años, en un sentido, mayoría absoluta del PP, o en otro, una nueva fuerza política gobernando en el consistorio.

Así que todos esos ciudadanos que ahora celebran el triunfo en la batalla, no lo olviden el día de votar, porque la guerra ha quedado aplazada. Y de quién gobierne las instituciones, dependerá mucho el resultado final. Somos muy dados a votar sin pensar en las consecuencias, y luego nos quejamos.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información