Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

ENTREVISTAS

“La Coral Vaccea ha logrado crear afición por la música coral”

pag3_8
Jesús Escudero, con el documento que le acredita como Hijo Predilecto de la Ciudad de Palencia. BRÁGIMO
Actualizado 02/03/2018 13:46:10
Redacción

Fundó la Coral Vaccea de Palencia hace 43 años y desde entonces ha dirigido esta agrupación musical, de la que hoy forman parte alrededor de 60 miembros. Esta dilatada trayectoria, además de otros logros, le ha reportado al canónigo y maestro de capilla Jesús Escudero (Palencia, 1943) el nombramiento de Hijo Predilecto de su ciudad natal, un acto que se celebró el pasado 1 de febrero en el Teatro Principal de la capital palentina.

A Escudero se le debe la recuperación de la escolanía Niños de Coro –una tradición del siglo XIV que se perdió en 1970– y de la Capilla Clásica de la Catedral de Palencia, formaciones que también dirige; así como haber rescatado de la Fiesta del Obispillo, celebración navideña originaria de la seo palentina que data del año 1336 y que, tras más de un siglo de haberse perdido, volvió a organizarse en 2009.

Este palentino entró con 11 años en el Seminario de Palencia y, antes de su ordenación como sacerdote en 1969, fue diácono y “beneficiado tenor” de la Catedral.

JOSE ROJO

Pregunta. ¿Qué siente uno cuando le nombran Hijo Predilecto de su ciudad?

Respuesta. Es un gran honor. Yo soy el tercero al que se le nombra. No se prodiga este honor. Me siento orgulloso, pero no por mí mismo o por mis logros personales, sino porque formar parte de la Coral Vaccea me ha dado la oportunidad de estar cerca de la gente y de haber creado una familia entre nosotros, y eso a mí me satisface, no sólo por ser sacerdote, sino por ser humano. Todos los que pertenecen a un coro es gente con humanidad, son capaces de dar su tiempo y su vida a fondo perdido. Y eso es lo que yo más valoro.

P. ¿Qué le dice su entorno más próximo?

R. Al verles felices, me siento yo también feliz. Están encantados porque para ellos también es un honor y pueden presumir de haber pertenecido a la Coral Vaccea, un grupo que ha sido reconocido por su ciudad por haber mantenido sus tradiciones y haberlas cantado.

P. ¿Cómo se le ocurrió la idea de crear la Coral Vaccea, que prosigue su camino después de 43 años?

R. Por casualidad. Recién salido de cura, me encargaron dirigir la Acción Católica del Movimiento Junior y un día se me ocurrió proponerles a los monitores de los niños y niñas que participaban en las actividades que organizaban, a los que les gustaba mucho cantar, preparar una canción polifónica, el ‘Aleluya’ de Händel, para el cantamisa de la iglesia de San Antonio. Entonces, les picó el gusanillo y me dijeron que querían continuar ensayando para seguir cantando. Inventé un nombre, la Coral Vaccea, y hasta ahora. Incluso, algunos de esos monitores, que tenían entonces 18 o 19 años, siguen hoy en la coral.

P. ¿Hoy, tienen garantizada la continuidad de la agrupación con la incorporación de voces nuevas y jóvenes?

R. Somos alrededor de 60 miembros y, ciertamente, tenemos dificultades para encontrar voces jóvenes. Tienen una oferta tan amplia para pasar el tiempo libre… Es muy difícil volver a ese asociacionismo juvenil que existió entonces, tan romántico.

Realmente, no es fácil encontrar gente que quiera hacer cultura activamente. Pero, a pesar de todo, la coral sigue tirando…

P. A lo largo de la trayectoria de esta agrupación musical, ¿ha habido altibajos?

R. Sí, sí. Siempre surgen algunas tensiones en las asambleas, casi siempre por miembros que se quejan de otros que se apuntan los primeros para acudir a los grandes eventos musicales o a las excursiones cuando apenas van a ensayar, y razón no les falta. La Coral Vaccea ha viajado prácticamente por toda Europa…

P. ¿Y han llegado a alguna situación crítica en la que temieron por su desaparición?

R. Hace tres años nos quedamos sólo con tres tenores y veíamos el futuro negro. Al principio, no les encontrábamos, pero, al final, gracias a Dios, se apuntaron seis y hoy hay nueve, y con ésos podemos ir tirando.

Tenemos que trabajar el proselitismo. Hay gente que vale para cantar, pero tiene cierto temor a comprometerse con la coral porque nos consideran profesionales cuando somos amateurs.

Para entrar en nuestra coral no hace falta saber música; hay que tener buen oído y una voz que no sea desagradable. Nuestro método de trabajo es muy sencillo: “el padre machaca”, es decir, repetir, repetir, repetir y memorizar; la partitura se aprende en los ensayos.

P. ¿Qué concierto especial tiene grabado en su memoria?

R. Uno de los primeros, en los años 80, cuando interpretamos por primera vez en la Catedral la Novena Sinfonía de Beethoven. Era un proyecto que yo veía factible; era el cuarto movimiento de la Novena, el Himno de la Alegría, que también cantó Miguel Ríos.

Para ese concierto invitamos a la Coral Carrionesa, que estaba empezando, y al Coro de Guardo. Ese recital validó que éramos capaces de cantar un buen repertorio. Además, fue providencial contactar con el director de la Orquesta de RTVE, Odón Alonso, y poder actuar con ellos en la Catedral. Antes del concierto, tuvimos la oportunidad de ensayar los tres coros con la orquesta en el Teatro Real y cuando nos escucharon los músicos, pararon de tocar y se volvieron hacia nosotros asombrados, aplaudiéndonos dando golpecitos en sus instrumentos. Fue muy emocionante.

P. ¿Cómo valora la participación de la coral en iniciativas como ‘Vaccea Rock’?

R. Siempre hemos cantado música profana, aunque también cantamos en misa. Hemos cantado música de cine, marchas militares, ópera, zarzuela,… La idea de ‘Vaccea Rock’ partió de Manolo Esparza, del Club 38, y de distintos instrumentistas palentinos. Nos liaron, y nosotros encantados. Fue una oportunidad de acercarnos a la gente joven. Fue un éxito de público. Yo siempre les pregunto que cuándo repetimos, pero entiendo que es difícil para ellos reunir a los músicos y buscar financiación.

P. ¿A qué proyecto le gustaría dar salida?

R. Es una utopía, pero tengo compuestas las ‘Coplas’ de Jorge Manrique en plan sinfónico-coral para gran orquesta, arias de solistas y coro… Pero eso quedará para el archivo de la Catedral. Veo muy difícil que hoy por hoy se lleve a cabo, porque eso requiere “pasta”, una buena orquesta y grandes solistas…

He dedicado a este proyecto seis años, invirtiendo cada día entre cinco y seis horas.

P. ¿Augura larga vida a la Coral Vaccea?

R. Después de mí, no lo sé. Depende de la salud que uno tenga. Ya me gustaría que hubiera un heredero… Es una incógnita. Este tipo de coros amateurs suelen durar lo que dura su director. Pero espero que en Palencia haya una continuidad y que alguien me recoja el testigo.

P. ¿Qué ha aportado la agrupación musical que usted dirige a la ciudad de Palencia?

R. Puesto que había habido una laguna coral de 40 años antes de nosotros, desde la Filarmónica de Guzmán Ricis, allá por los años 30, pensábamos que ese tipo de música no iba a gustar a la gente y yo tenía cierto temor a que no viniera nadie a escucharnos. Pero no fue así y se fue creando cierto gusto, sobre todo, habiendo cantado grandes obras sinfónico-corales con prestigiosas orquestas. Creo que hemos conseguido crear afición por la música coral.

A lo largo de estos 43 años de andadura, por la Coral Vaccea han pasado más de 300 coralistas.

P. ¿Qué es para usted la música?

R. Lo es todo. Es mi vida. Dedico los lunes, martes y jueves a los ensayos con la Coral Vaccea; los viernes estoy con la Capilla Clásica; y los sábados por la mañana, con Niños de Coro. Eso supone una preparación, aprender cosas nuevas, no cansarles y entusiasmarles con nuevas canciones… Yo no me canso y, de momento, aguanto.

P. Dicen que a Jesús Escudero se le debe la popularización del villancico ‘Ea’.

R. Tengo una versión a capela, que canta sólo la coral; y otra con orquesta, que no está grabada. Pero yo no sé si he colaborado en algo con este villancico

P. También se le reconoce haber rescatado la Fiesta del Obispillo.

R. Esa tradición se remonta a la fundación de la Escolanía Niños de Coro, al siglo XIV o incluso antes. La Fiesta del Obispillo empezó en la Catedral Palencia, así consta en el documento más primitivo que habla sobre esta tradición. Y había que recuperarla…

P. Usted es canónigo de la Catedral. Hoy, ¿qué responsabilidades tiene ese cargo?

R. Antes, el canónigo era el consejero del obispo, una función que ya no desempeña en la actualidad. Ahora, además de ser sacerdote y de decir misa cuando a uno le toca, el canónigo se dedica a sostener el culto de la Catedral y a diversos asuntos administrativos. Yo, aparte de ser el maestro de capilla de la Catedral, el encargado de la música, cargo que asumí hace 10 años, soy el administrador de la seo.

P. Me han comentado que viaja con relativa frecuencia a Nueva York…

R. Llevo 35 años yendo a Nueva York durante los veranos. Durante bastante tiempo me he alojado en una parroquia de Staten Island, hasta que falleció el párroco que me invitaba. Y conocía a otro que llevaba una parroquia en Manhattan, muy cerca del Madison Square Garden, y allí he ido los últimos años.

Yo he sido profesor de inglés de la Escuela de Idiomas durante más de 20 años, y antes estuve 10 años dando clases en las Filipenses. Y he estado yendo a Nueva York para practicar y perfeccionar el inglés. Una vez que me jubilé de la docencia, he seguido yendo porque me deprime no practicar inglés después de todo el esfuerzo que he hecho por aprenderlo. Allí he hecho muy buenos amigos, a los que me gusta visitar.

Personalísimo

“No envidio a nadie y no quiero que me envidien a mí”

- Signo del horóscopo… Sagitario.

- Vicio confesable… Tengo un diente dulce (risas); me gustar comer pastelillos.

- Película para recordar… ‘Sonrisas y lágrimas’.

- Actor… Peter O’Toole.

- Actriz… Meryl Streep.

- Animal… Un Platero.

- Color… Azul.

- Libro predilecto… Todos los de Dam Brown; los leo en su versión original.

- Coche que tiene… Un Audi 3. Es el coche de la familia.

- En cuestión de cocina se muere por… Me gusta todo. Tiro más a pescado, si está bien hecho.

- La canción que le levanta el ánimo se titula… El Mesías de Händel; me calma. Incluso me ha servido para sobrellevar momentos de tristeza o depresión.

- En su relación con las personas no soporta… La hipocresía.

- Por el contrario, valora… La sinceridad.

- Siente envidia sana por… No envidio a nadie y no quiero que me envidien a mí.

- Rasgo que le define… Saber comprender a la gente y perdonar. Me cuesta mucho enfadarme; no sé enfadarme. Me parece monstruoso. Y si alguien se enfada conmigo, lo siento en lo más hondo.

- Su gran defecto… No ver la maldad en la gente.

- Su mejor sueño… Poder llevar a cabo las ‘Coplas’ de Jorge Manrique. Pero, de momento, me conformo con que no me falte la salud y seguir adelante, y que mis familiares también la tengan.

- Cuando le presentan a una persona se fija en… Si sonríe o no, ya sea Papa u obispo. Acepto de buen grado cuando alguien sabe sonreír.

- Los sábados por la noche disfruta… Estando en casa con la familia.

- El rincón favorito de su casa es… La sala de estar.

- De Palencia no aguanta… Todo lo comprendo; no veo nada negativo ni en las personas ni en las cosas y si lo hay, lo paso por alto.

- Y lo que más le gusta de los palentinos es… No sabría decirte; no me arriesgo. En bloque dudo que haya una característica común. Si es a nivel personal, es otra cosa.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información