Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

A PIE DE ARBOL

El espíritu de Amayuelas

FLAVI_FOTO_537
Actualizado 16/02/2018 10:52:41
Flaviano Casas Martínez

Escribir sobre el espíritu de Amayuelas de Abajo, es mucho escribir, con los tiempos que corren. Hay que levantarse la gorra castellana y campesina como la que usan Geromo y otros correligionarios, bajo las cuales anida la conciencia social de la que, por estos lares, andamos tan escasos.

Escribir sobre el espíritu de Amayuelas de Abajo, es mucho escribir, con los tiempos que corren. Hay que levantarse la gorra castellana y campesina como la que usan Geromo y otros correligionarios, bajo las cuales anida la conciencia social de la que, por estos lares, andamos tan escasos.

Como todos los años se celebró San Vicente, con el lema: “ningún pueblo sin fiestas, ninguna fiesta sin pueblo”. Fiestas sin mercantilismo: caldereta popular, música variada y en directo, mercado ecológico y artesano, cuenta-cuentos…, para finalizar con la resonante “pieza”,Raíces con Alas. Claro que, para raíces profundas y alas de proyección social, el “pregón de las fiestas” a cargo del cooperativista de Ecogermen Demetrio Saster, hizo historia de la evolución del Campo en las últimas décadas: “El proceso de abandono del medio rural se basó en la idea de que lo moderno y lo inteligente era salir de los pueblos hacia la ciudad donde estaba el progreso… En los años 60 se dio el pistoletazo de salida hacia la “tierra de la gran promesa”: fábricas, tiendas, hospitales, y escaleras mecánicas… El afán de vender pisos, coches, tresillos, y pantalones vaqueros, convirtieron al Campo en “tierra quemada”. Cuarenta años después descubrimos el timo y la estafa…”

En síntesis, el pregón reflejó al capitalismo global, salvaje, depredador, y a la vez, decrépito, en el que las fábricas despiden a los trabajadores/as, los pisos quedan sin vender, los tresillos se acumulan en los almacenes de los Centros Reto, y los “vaqueros” se pueden reutilizar si se rompen por la rodilla. En contrapartida el espíritu de Amayuelas significó un retorno a la Tierra, a la reconstrucción de pueblos semiderruídos, a los modos y formas de vida campesina, a restablecer nuevas fórmulas de convivencia comunitaria.

Frente a los trenes de la emigración, a los modelos agrarios subvencionados, de producción esquilmante, a los especuladores de mercados, a los acaparadores de tierras, al “régimen” que cerró escuelas y centros de salud, Amayuelas se alzó con huertos, adobes, placas solares, hornos de leña, ovejas “churras”, pan, pollos, menús ecológicos, centro documentado de semillas autóctonas, palomar, foros culturales (Paolo Freire)… Amayuelas fue semillero de nobles y firmes compromisos. ¿Cuánta gente lleva en sus corazones las semillas de esperanza rural en Castilla, León, Aragón, Cataluña, Galicia, País Vasco?… Amayuelas vuela, hermanado a otros pueblos, en los aires musicales de artistas de “reconocido nivel e insuperable generosidad”.

El municipio ecológico concedió el Premio por un Mundo Rural Vivo a los jóvenes de la Sierra de Francia en Salamanca, Salomé y Julián, universitarios de las ramas ambiental y agro-ecología, por el Proyecto Zahorz sobre Biodiversidad-Red de Semillas, bajo fórmulas de Cooperación a nivel ínter-territorial en superficies hortícolas y frutícolas. A través de los intercambios regionales se posibilitan y hacen extensivos los cruzamientos, la polinización y fecundación. La Red de Semillas abarca 700 variedades.

Utilizan métodos y prácticas de Agro-ecología en la conservación de la biodiversidad (huertos-semillero), para recuperar el bagaje tradicional de la sabiduría campesina. Ajenos a la presión y a la dinámica agresiva de las trasnacionales, investigan los procesos de trazabilidad, impulsan al movimiento Cooperativo, al tiempo que contrarrestan la erosión genética y hacen escuela con respecto a la transmisión de la cultura ecológica: rural y campesina.

Amayuelas de Abajo, ¡FELICIDADES!. Os ha nacido un bebé. ¿Hay quién dé más por estos lares?

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información