Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

MOTOR

Nuevo Citroën C4 Cactus 1.2 PureTech 131 CV

RIMG0534
Actualizado 16/03/2018 11:19:27
Redacción

Dinámicamente, sus 131 CV unidos al combustible de gasolina, le hacen un coche muy potente y hasta divertido de conducir —a lo que ayuda el sonido de su motor PureTech—, y con una excelente capacidad de aceleración que le permiten desde la tercera marcha salir como un tiro y alcanzar sobradamente altas velocidades, algo que nos puede ayudar a sortear adelantamientos inesperadamente rápidos. Otro detalle es la fiabilidad de su dirección, la de sus frenos, y un comportamiento global muy bueno. Un motor por cierto de solo 3 cilindros que sin duda convence por su respuesta y eficacia.

Hemos tenido ocasión de probar en absoluta primicia el nuevo Citroën C4 Cactus, un coche del que estéticamente ya hablamos en CARRIÓN del número pasado y que es el “compendio” que ha hecho la marca Franco-española —digo esto porque esta marca fabrica más coches aquí en España que en Francia—, entre el Citroën C4 y el Citroën Cactus, dos automóviles que han simultaneado el mercado de los compactos, aunque este nuevo, el C4 Cactus, no parezca pertenecer a este mismo segmento por algunas características y formas un tanto peculiares.

Un coche que, con mucha personalidad, adopta bastantes detalles estilísticos heredados del Cactus —además, se va a fabricar en Madrid como éste— como el diseño global interior con asientos diferentes (denominados Advanced Comfort) menos envolventes pero más cómodos (en tela y a tres colores en el modelo probado); el salpicadero texturizado muy peculiar con la tapa de la guantera encima y ésta a su vez con unos “botones” de goma que permiten depositar objetos sobre la misma sin que resbalen con los movimientos del coche; los cristales de las ventanas posteriores abatibles sobre bisagras; el airbag delantero derecho en el techo y no en el salpicadero; los tiradores de las puertas a modo de correas como las que ornamentan la zona superior de la guantera; una pantallita horizontal sobre el volante a modo de velocímetro; una pantalla táctil de 7” sobre la consola central de control de todas las funciones del coche y el navegador; el volante multifunción plano en su zona inferior y en la superior también un poco; etc. Y en este probado, techo panorámico; arranque con botón Start Stop; sistema Stop&Start con medición del tiempo parado; aviso sonoro de pérdida involuntaria del carril; ayuda al estacionamiento; vigilancia de ángulos muertos; función antipatinaje con el sistema Grip Control; cámara de marcha atrás; control de órdenes por voz desde el mando de la intermitencia; aviso de cinturones abrochados; piel en el volante, en la palanca de cambios y el freno de mano; plegado eléctrico automático de los retrovisores exteriores al cerrar el coche; oscurecimiento del retrovisor interior, etc.

Y dinámicamente, sus 131 CV unidos al combustible de gasolina, le hacen un coche muy potente y hasta divertido de conducir —a lo que ayuda el sonido de su motor PureTech—, y con una excelente capacidad de aceleración que le permiten desde la tercera marcha salir como un tiro y alcanzar sobradamente altas velocidades, algo que nos puede ayudar a sortear adelantamientos inesperadamente rápidos. Otro detalle es la fiabilidad de su dirección, la de sus frenos, y un comportamiento global muy bueno. Un motor por cierto de solo 3 cilindros que sin duda convence por su respuesta y eficacia.

Nueva suspensión y más silencio

Pero donde este coche más destaca es en su nueva suspensión, que Citroën presenta como de Amortiguadores Progresivos Hidráulicos (con topes hidráulicos internos de resistencia progresiva que suavizan los movimientos de compresión y expansión y en el eje trasero también con un tope de goma adicional que actúa en amplios movimientos de la suspensión), que mejoran la percepción de comodidad y confort de conducción. Una cualidad que unida a la de su silencio de rodadura mejorado mediante materiales aislantes más propicios, un engrosamiento de los cristales, nuevas juntas de goma en las puertas, en el suelo y en la pared separadora del vano motor, y mejores juntas de unión del techo solar con el guarnecido… cambian el concepto del agrado de conducción.

Hay un nuevo Citroën Cactus desde 13.900 euros.

Concesionario CITROËN en Palencia: PALAUSA. C/ Italia P. 144 (esquina Avda. Comunidad Europea).

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información