Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

ENTREVISTAS

“Creo que he aportado verdad y autenticidad al programa ‘Cámbiame”

1
Actualizado 02/04/2018 11:16:50
Redacción

Con tan sólo cuatro años en el mundo de la moda, su talento y personalidad han encumbrado a la palentina Paloma González Durántez (1984) a una de las profesiones más en boga del sector: el estilismo. Esta experta en moda, cuya pasión le viene de niña, empezó a trabajar como estilista de editoriales de revistas especializadas antes de finalizar el máster de moda que cursó en la Universidad Carlos III de Madrid, lugar donde se licenció antes en Derecho. También ha sido comentarista de moda en la emisora de radio M-80 y desde enero del presente año conforma el plantel de estilistas del espacio televisivo ‘Cámbiame’ de Telecinco, que emitirá su último programa el 13 de abril.

Esta experta en moda, cuya pasión le viene de niña –sus padres, Pedro y Eva, han regentado distintas tiendas de ropa en Palencia–, empezó a trabajar como estilista de editoriales de revistas especializadas antes de finalizar el máster de moda que cursó en la Universidad Carlos III de Madrid, lugar donde se licenció antes en Derecho.

También ha sido comentarista de moda en la emisora de radio M-80 y desde enero del presente año conforma el plantel de estilistas del espacio televisivo ‘Cámbiame’ de Telecinco, que emitirá su último programa el 13 de abril.

JOSE ROJO

Pregunta. Has nacido y crecido entre telas, ya que tus padres han regentado en Palencia distintos negocios de ropa…

Respuesta. La verdad es que lo he mamado desde niña; incluso he desfilado con la ropa que ellos vendían. La moda ha estado presente en mi vida desde siempre.

P. ¿Y por qué decidiste estudiar Derecho, licenciarte y trabajar posteriormente en la abogacía durante dos años en lugar de optar por una profesión relacionada con la moda, que era tu verdadera pasión?

R. Yo provengo de una familia muy tradicional. Por parte de mi madre, mi abuelo, Optaciano, era un médico muy conocido en Palencia y, por parte de mi padre, mis tías habían estudiado Derecho. Y lo habitual era que los hijos estudiásemos carreras de tradición familiar. Mis padres siempre me recalcaban que tenía que estudiar una carrera superior: medicina, derecho, “¿o qué te apetece?”, me decían. Al final, elegí Derecho porque se me daban bien las Letras. Y cuando estaba estudiando la carrera, hubo un momento en que le dije a mi padre que igual lo dejaba y mi padre me contestó que ni hablar, que si ya había empezado unos estudios que los acabara. Y así lo hice. Lo fundamental para mis padres era que tuviera una preparación universitaria.

Cuando en casa les hablaba de cursos de moda, no me hacían caso; les parecía un capricho o un juego de la niña.

P. ¿En qué momento diste el giro hacia tu auténtica vocación?

R. Estudiando tercero o cuarto de carrera en la Universidad Carlos III de Madrid, mi profesora de Derecho Comunitario me llamó a su despacho y, sin yo contarle nunca nada, me comentó que la universidad impartía un máster de moda con Vogue y me dijo que yo, por mi forma de vestir y por cómo hablaba con mis compañeros de moda, encajaba en él. Yo empecé a llorar y le dije que era mi sueño, pero que tenía que acabar la carrera… Una vez licenciada, les propuse a mis padres hacer ese máster de moda y ellos me dijeron que me matriculase mejor en un máster que tuviera que ver con la carrera. Yo estaba muy coaccionada por la mentalidad familiar y, al final, decidí hacer un máster de Derecho Matrimonial y Sucesiones. Pero por los trabajos que conseguía en los bufetes me pagaban un sueldo miserable y un chico con el que salí me invitó a asistir a una charla de Eduardo Punset sobre la reinvención personal y me abrió los ojos.

Al final, hice el máster de moda, que mis padres no me pagaron, y, después de dos años, me contrataron como profesora y donde sigo dando clases.

P. ¿Cuesta adentrarse en el campo del estilismo?

R. Lo cierto es que resulta muy difícil hacerse un hueco en el mundo de las artes en general. Hay sitio para muy pocos y en algo tan subjetivo como el estilismo, tienes que brillar.

P. ¿Cuándo y cómo comienzas a trabajar para revistas de moda y a vestir a personajes famosos?

R. Yo empecé a estudiar el máster de moda y una profesora vio que tenía talento y me propuso hacer de estilista para un reportaje de la revista ‘Vanidad’, para la que ella trabajaba. Y todos me felicitaron por el trabajo final, incluidas las firmas comerciales. Entonces, empecé a colaborar con esa revista para hacer editoriales y, al poco tiempo, me llamaron de la emisora de radio M-80 para hablar de moda todos los viernes. Tuve la suerte de trabajar en la moda antes de acabar el máster.

En los editoriales que he trabajado como estilista he vestido a Úrsula Corberó, Blanca Suárez, Hugo Silva, Maxi Iglesias, Mónica Cruz, Mario Casas, Macarena García, José Coronado, Antonio Banderas,…

P. Y, de repente, te llega el salto a la televisión…

R. Sí, en enero de este año. Fue algo muy curioso. Yo hace un año, más o menos, estaba tomando café con una amiga y, al lado, había unas mujeres que trabajaban en Telecinco y, entre ellas, estaba la directora de ‘Cámbiame’. Yo entablé conversación con ellas sin saber quiénes eran, porque yo hablo con todo el mundo, y me preguntaron que qué me parecía ‘Cámbiame’ y les dije que una horterada. Y cuando la audiencia del programa bajó, desde la cúpula pidieron que renovaran el formato para evitar su cancelación. De repente, me llamaron por teléfono para hacer una prueba y me escogieron para esta etapa, que ya desaparece en abril, el día 13 se emitirá el último programa.

P. En la pequeña pantalla, y hablando contigo, demuestras que tienes una personalidad arrolladora y que eres una chica con carácter,…

R. Siempre he tenido carácter. Yo estoy muy orgullosa de ser de Palencia, he presumido muchísimo de ser palentina y en el programa no he parado de decirlo. Pero yo he sufrido lo indecible en Palencia desde niña; he sufrido ‘bullying’ en el colegio. Es una ciudad pequeña y hay muchas envidias, y yo generaba odios y amores a partes iguales; no había término medio. Y no me quedó más remedio que hacerme fuerte para afrontar las críticas, apoyándome siempre en mi familia y en mis amigos y aprendiendo a ignorar a quienes me incordiaban. He de reconocer que no soy enemiga de mis enemigos, algo que he aprendido de mi padre.

P. Tu forma de ser ha generado tensiones con algunos de tus compañeros de ‘Cámbiame’.

R. Tuve un enfrentamiento con Natalia Ferviú por expresarme como pienso y por decir las cosas como son, sin ofender ni faltar el respeto a la chica a la que yo iba a cambiar su imagen, como ella misma reconoció en ese momento y por la tarde cuando hablé con ella por teléfono. Natalia ya tenía decidido abandonar el programa y aprovechó ese momento para cargar contra la novata, que era yo.

Para mí tiene más peso la opinión de la persona a la que he vestido, es decir, mi cliente, que la de alguien ajeno. Y, al día siguiente, pensaban que iba a achantarme y que iba a pedir perdón y me reafirmé en lo que dije. Yo tengo claro que no voy a cambiar mi forma de ser.

Con el resto de los compañeros tengo una excelente relación. Pelayo Díaz, Juan Avellaneda y Moncho Moreno –con raíces palentinas– son amigos íntimos míos. Moncho y yo hemos hecho alusión a nuestra tierra en el programa miles de veces.

P. ¿Qué crees que has aportado al programa?

R. Verdad y autenticidad. He sido honesta, que creo que es lo que hace falta en televisión.

P. Pero la verdad absoluta puede llegar a doler…

R. Sí, pero yo sólo la digo cuando me la preguntan.

P. ¿Y después de ‘Cámbiame’?

R. No sé qué futuro me deparará la tele. Yo tengo esperanzas en que me salga algo más en televisión. De momento, tengo un representante que me está moviendo… Eso sí, seguiré siendo Paloma González.

P. ¿Qué balance haces de tu incursión en televisión?

R. Súper positivo. Ha merecido mucho la pena. Además, me he sentido muy querida por la gente de Palencia, una reacción que me ha sorprendido gratamente; he sentido el cariño de los palentinos. Cuando me fui a estudiar fuera, salí asqueada de Palencia por lo mal que lo había pasado en la infancia y adolescencia. Y a raíz de salir en ‘Cámbiame’, he notado mucho cariño en las redes sociales o cuando voy a pasar un fin de semana.

A pesar de lo mal que lo pasé, sigo teniendo grandes amigos en Palencia.

P. ¿Qué es más fácil vestir a famosos o a personas anónimas?

R. Es más fácil vestir a modelos, porque es su trabajo. A la hora de vestir a ‘celebrities’ siempre te ponen pros y contras, tienes que adaptarte a la personalidad del personaje público. Y con personas de la calle, pues depende del cuerpo que tengan o de su personalidad, aunque suelen más generosos y casi nunca te ponen pegas.

P. En poco tiempo has cumplido muchos sueños profesionales. ¿Cuáles son tus metas?

R. Para llevar tan sólo cuatro años en el mundo de la moda, he pisado mucho el acelerador. Mi meta sería ser directora de una revista de moda, un sueño muy complicado… Pero lo mejor de todo es que no he echado el currículo a ningún lado; no he llamado a ninguna puerta. Y también te digo que la suerte no existe. Te he contado la anécdota del bar cuando entablé conversación con las mujeres que trabajaban en Telecinco, pero detrás de esa chica, o sea, de mí, había una tía que se había levantado a las 8 de la mañana, que llevaba infinidad de bolsas de ropa en un día lluvioso, que no podía pagar el seguro del coche y tenía que ir andando, que estaba agotada, que había hecho trabajos gratis,… Yo creo que hay una sinergia, que todo gira alrededor de lo que cada uno entrega al universo. No he parado de trabajar como una mula, jamás he dicho que no a nadie, jamás he puesto un pero, jamás he tratado mal a un compañero y nunca se me ha subido a la cabeza. Las oportunidades se presentan a las personas humildes, trabajadoras y generosas.

P. ¿Qué hombre y mujer conocidos popularmente consideras estilosos?

R. Naty Abascal y sus hijos, Rafa y Luis.

P. ¿Cómo definirías tu ‘look’?

R. Soy una persona que con mi ‘look’ hablo de mi manera de ser o de mi estado de ánimo. No tengo un estilo marcado; hay días que me siento muy naíf, otros muy mujer, otros surfera, otros parisina, otros italiana,… La moda me divierte y mi mente es muy abierta, acepto todo. Mis gustos musicales también son muy heterogéneos.

P. Coco Chanel decía que la sencillez era la clave de la verdadera elegancia. A ti te he oído decir que en moda lo menos es más.

R. Totalmente de acuerdo. Admiro a Coco Chanel, como mujer, como diseñadora, como manera de ser. En moda sólo puede permitirse ponerse muchas cosas alguien con mucha personalidad, como Michael Jackson.

Siento decirlo, pero hay muy poca gente con muy buen gusto; hay poca gente que vista bien; me cuesta ver a gente bien vestida.

Y en la elegancia, desde luego, lo menos es más.

P. ¿Cómo visten los palentinos?

R. Tengo el ejemplo de mis padres, que me parece que visten muy bien. Pero si tuviera que hacer un análisis general, te diría que en Palencia no se viste bien. Es una ciudad pequeña en la que hay poco comercio. En una ciudad como Madrid tienes acceso a miles de tiendas y ves a gente cosmopolita; respiras moda.

Pero de todas las ciudades que conozco, Londres es, sin duda, la que más me transmite en cuestión de moda. A mí me gusta mucho la moda de los años 40, 50 y 60 y París era mi referencia, pero Londres me deslumbra.

P. ¿Qué te gusta de tu ciudad natal?

R. Suelo ir una vez al mes. Me gusta ver a mi familia y a mis amigos, sobre todo. Es una ciudad pequeña, acogedora, no es cara, comes bien, tiene muchos jardines, es bonito que a veces te conozcan por la calle. Pero tengo que decir que estoy absolutamente enamorada de Madrid.

Personalísimo

“Mi gran defecto es mi pronto”

- Signo del horóscopo… Acuario.

- Vicio confesable… Las gominolas.

- Película para recordar… ‘Vacaciones en Roma’.

- Actor… Brad Pitt.

- Actriz… Meryl Streep.

- Animal… Perro.

- Color… Rosa.

- Libro predilecto… Cualquier libro de poesía de Bécquer.

- Coche que tiene… Un smart forfour.

- En cuestión de cocina se muere por… La tortilla de patatas.

- La canción que le levanta el ánimo se titula… Soy muy melómana y me resulta difícil elegir… Cualquiera de los Jackson Five.

- En su relación con las personas no soporta… La mentira y la falsedad.

- Por el contrario, valora… La honestidad.

- Siente envidia sana por… La gente que consigue sus sueños.

- Rasgo que le define… La autenticidad y la espontaneidad.

- Su gran defecto… Tengo muchos… Mi pronto, salto con mucha facilidad.

- Su mejor sueño… Ser directora de una revista de moda o presentadora de un programa de televisión. La tele engancha.

- Cuando le presentan a una persona, se fija en… Los zapatos. Soy muy maniática de los zapatos.

- Los sábados por la noche disfruta… No me gusta salir de fiesta los sábados; salgo más los miércoles o los jueves. Los sábados me gusta cenar con mis amigas tranquilamente o ver una ‘peli’ en casa de una amiga.

- El rincón favorito de su casa es… El salón.

- De Palencia no aguanta… La envidia.

- Y lo que más le gusta de los palentinos es… La autenticidad. Son muy al pan, pan y al vino, vino. Dicen las cosas tal cual, pero sin maldad. Son francos, sinceros, no se andan con chiquitas.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información