Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

ENTREVISTAS

“Busco materiales que sobrevivan al paso del tiempo”

pag3-entrevista3
Macho posa al lado de uno de sus lienzos en la Casa Junco.
Actualizado 16/04/2018 10:47:25
Redacción

‘Camino de Liébana’ es el título de la muestra individual del artista Miguel Macho (Palencia, 1974) que alberga hasta el 4 de mayo la Casa Junco de la capital palentina. Un canto a la Montaña Palentina que reúne 70 obras expresionistas que han sido realizadas entre los años 2008 y 2017 y que nunca hasta ahora habían sido expuestas en su conjunto.

Este artista palentino, que estudió Bachillerato Artístico en la Escuela de Arte Mariano Timón y que se licenció en Bellas Artes en la Universidad de Salamanca, además de obtener la Suficiencia Investigadora en la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Valladolid, es profesor de Educación Plástica y Visual en el colegio de Las Dominicas de Palencia desde 1997.

“Dedicarme al arte me da libertad, los proyectos que desarrollo parten de mi propia creatividad”, declara este miembro del IAC (Instituto de Arte Contemporáneo), cuyo estudio está ubicado en un torreón de Monzón de Campos y cuya aspiración en el plano artístico es seguir trabajando en él.

JOSE ROJO

Pregunta. La Casa Junco acoge hasta el 4 de mayo una exposición individual suya titulada ‘Camino de Liébana’. ¿Qué aborda en ella?

Respuesta. Es como un cuaderno de viaje de una parte del Camino Lebaniego. Sigo ese camino en distintas épocas del año y no me salgo de ese trayecto.

En total, reúno 70 obras; la mayoría de gran formato. Y en esta exposición se pueden ver cuadros de Palencia, Tierra de Campos y, sobre todo, de la comarca de La Pernía. Hay paisajes, costumbres o tradiciones y animales de la zona.

P. ¿Es un canto a la Montaña Palentina?

R. Sin duda alguna. Esta colección, que inicié en 2008 y que finalicé en 2017, refleja cómo el paso del tiempo transforma todo, incluso el paisaje montañés. Y en 360 grados ese paisaje te ofrece una imagen diferente.

P. ¿En ‘Camino de Liébana’ ha utilizado el mismo lenguaje plástico de su anterior obra?

R. No, pero no soy de los que piensa que uno tiene que tener definida su forma de comunicarse. En ese momento tocaban paisajes, realismo figurativo, pero este trabajo ahora mismo ya no tiene que ver con lo que estoy haciendo. No puedo decir “mi lenguaje es éste” y seguir con él toda la vida. Soy una persona muy inquieta… Y pienso que igual que se puede “hablar” gritando, cantando, bajito,… pues con el lenguaje artístico ocurre lo mismo. Pinto con pinceles sobre el lienzo pero utilizo diferentes técnicas artísticas. Hoy puedo hacer una abstracción o una escultura en lugar de pintura.

En el caso de la exposición de la Casa Junco, es expresionismo figurativo al óleo, manchas de color directamente sobre el lugar, sin aditivos ni secativos. Es decir, no es una pintura rápida; odio la pintura rápida. Para hacer esta serie trasladé los lienzos, algunos de dos metros, al mismo espacio natural, aunque luego los retoqué en el estudio. El óleo es vivo y necesita un tiempo de secado y de barnizados. No se puede hacer un cuadro en 10 minutos porque, al final, se oscurece. Mis colores son vivos y puros y eso para mí es muy importante.

P. ¿El expresionismo es la corriente en la que encajaría la mayoría de su obra desde sus inicios hasta ahora?

R. En esta exposición me muevo entre el expresionismo y la figuración, pero no me voy a encasillar en un único estilo, yo necesito la experimentación, para mí es muy importante.

P. ¿Y utiliza uno u otro en función de su estado de ánimo, de la evolución de su pintura, de la temática,…?

R. Yo me planteo un tema que tratar, de actualidad o de mi propia investigación plástica y lo desarrollo sin tapujos y con total libertad, que en ningún caso es una única línea; sigo mi propio lenguaje.

P. ¿Qué cambia cuando se trabaja directamente en el espacio natural en lugar de en el estudio?

R. La perspectiva no es la misma. La sensación que dan las líneas o las distintas tonalidades de luz de un espacio natural no son comparables a las de una fotografía. Al trabajar en el exterior las sensaciones pertenecen a ese momento, es directo y casual.

P. ¿Su trazo es disciplinado o anárquico?

R. Depende. Muchas veces el cuadro te conduce hacia el trazo a seguir. Procuro no hacer una línea de discurso idéntico. Mi trazo tiende a ser anárquico, aunque también tiene fijaciones que si me interesan destacar, las realizo con la precisión más extrema.

P. ¿Sus seguidores descubrirían en el montaje de la Casa Junco su sello identitario?

R. Sí, sí, sin duda. Quien se acerque encontrará mucho Miguel Macho. Aunque, como te he dicho antes, no quiero tener una línea definida.

Ahora estoy trabajando en otra onda, en algo que no tiene nada que ver con la exposición de la Casa Junco.

P. ¿Ser docente le entorpece o le ayuda a la hora de crear, o no le influye para nada?

R. Mi parte docente es transmitir valores artísticos a mis alumnos. La asignatura de plástica no es obligatoria, al igual que la música, y yo creo que debería cambiarse la ley para ambos casos. Pienso que, en los tiempos actuales, el lenguaje visual es tan importante como el escrito.

Dar clases no me influye a la hora de crear, pero estoy convencido de que mi obra sí aporta algo a mis alumnos.

P. ¿Las instituciones públicas palentinas apoyan el arte?

R. En Palencia cada vez hay menos espacios donde exponer. Es difícil encontrar apoyos institucionales cuando no estás dentro de asociaciones, o fundaciones que pretenden erigirse como las portavoces de la cultura. Esto pervierte el sistema y parece que todo tiene que pasar por ellas, no dejando espacio a los creadores de verdad, que trabajamos desde nuestro propio estudio, sin intermediarios.

Yo pertenezco al IAC (Instituto de Arte Contemporáneo), una asociación independiente de ámbito nacional en la que te tienen que apadrinar para entrar y lo que cuenta es la calidad o profesionalidad por encima de todo.

P. ¿Miguel Macho tiene fuentes de inspiración?

R. El duende dicen en flamenco… Por supuesto, pero supongo que como cualquier otro artista.

P. ¿Qué artistas o corrientes le fascinan?

R. Me encanta David Hockney, que, por cierto, ahora está en el Guggenheim de Bilbao. Pero también me fascinan Goya y los grandes clásicos, que no voy a enumerar ahora. Qué pudo decir de Chagall… Pero prefiero hablar de los vivos; otros contemporáneos que también me gustan son el escultor Richard Serra, el gran Miquel Barceló, Miki Leal,… Hay tantos. Nunca falto a mi cita con Arco en Madrid.

P. ¿Y entre los palentinos?

R. Me encanta el trabajo de Águeda de la Pisa, que ahora expone en el Centro Cultural Provincial de Palencia. Por supuesto, Javier Ayarza, que es un monstruo de la fotografía. Marina Núñez sin duda alguna, es toda una musa. Y Reguera también está muy bien.

P. ¿Cómo es su microcosmos creativo?

R. La creatividad no es micro, sino macro. Porque me interesa tanto la pintura, la escultura o las técnicas calcográficas como la arquitectura o el urbanismo. A la hora de trabajar busco muchos medios, muchos materiales que sobrevivan al tiempo. No me quedo sólo en la pintura, aunque soy fiel a ella. Pero la pintura tiene muchas ramas, por eso digo que la creatividad es un macrocosmos.

Me parece muy interesante pintar con colores naturales, es decir, cocer unas cebollas o unas ortigas y pintar con ello. Una parte de mis cuadros es más experimental y otra, más ‘ponible’.

P. ¿A qué aspira en el plano artístico?

R. A seguir trabajando en él. Es mi modo de expresarme.

P. ¿Qué es la pintura para usted?; ¿lo es todo en su vida?

R. Es muy importante en mi vida. Me da seguridad. Mi obra perdurará en el tiempo. Ahora mi mayor preocupación es cómo mantener las obras en el tiempo. Por eso apuesto por el óleo. Tanto la fotografía como el acrílico tienen una temporada. Por ejemplo, los primeros cuadros de Frank Stella, que son acrílicos y que datan de principios de 1950 o inicios de los 60, ya han sido sometidos a una restauración. En cambio, el óleo, el temple, la cal,… tienen mucha más perdurabilidad.

Además, dedicarme al arte me da libertad, los proyectos que desarrollo parten de mi propia creatividad.

P. ¿Le gustaría tener una proyección internacional?

R. Sí. Estuve representando a España en Egipto y también he participado en muestras en Portugal y en la Bienal de Florencia. Esto conlleva un alto coste personal y aquí es donde sí se echa de menos el apoyo institucional. Pero para mí lo más importante es seguir trabajando.

Personalísimo

“Soy un torbellino”

- Signo del horóscopo… Géminis.

- Vicio confesable… Escuchar música.

- Película para recordar… ‘La doble vida de Verónica’, de Kieslowski.

- Actor… Carmelo Gómez.

- Actriz… Scarlett Johansson.

- Animal… Perro.

- Color… Carmín.

- Libro predilecto… Las coplas de Jorge Manrique.

- Coche que tiene… Un Nissan Juke.

- En cuestión de cocina se muere por… La tortilla del bar Alcalde.

- La canción que le levanta el ánimo se titula… Cualquiera de Lou Reed o de flamenco.

- En su relación con las personas no soporta… La indiferencia.

- Por el contrario, valora… La cercanía.

- Siente envidia sana por… Las personas muy tranquilas.

- Rasgo que le define… Soy un torbellino.

- Su gran defecto… El despiste.

- Su mejor sueño… El pasado.

- Cuando le presentan a una persona se fija en… El conjunto.

- Los sábados por la noche disfruta… Bailando. Aunque soy más de jueves o de cualquier otro día que se tercie.

- El rincón favorito de su casa es… La terraza.

- De Palencia no aguanta… El conformismo.

- Y lo que más le gusta de los palentinos es… La sobriedad, como también pensaba Unamuno.

Galería

9198
9211
9277
7663
7695
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información