Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

ENTREVISTAS

“Bajo las aguas reposan infinidad de restos de la historia de la humanidad esperando a ser descubiertos”

Pag3_-_copia
Penélope Vaquero, a bordo del velero de investigación en Ústica (Italia).
Actualizado 01/06/2018 12:14:40
Redacción

“Mantener la calma y que el compañero de trabajo bajo las aguas sea competente al mismo nivel, puede ser la diferencia entre la vida y la muerte”, asegura en esta entrevista la palentina Penélope Vaquero (1971), doctora en arqueología subacuática.

Penélope Vaquero alcanzó este título tras más de 20 años de estudios en diversas licenciaturas, con todas las titulaciones en buceo requeridas, incluidas profesionales y científicas a nivel internacional, realización de cursos, asistencia a congresos, idiomas, informática avanzada, colaboraciones y prácticas en centros de arqueología subacuática, estudios en legislación internacional, docencia universitaria,... “¡Toda una vida dedicada a la investigación y formación!”, explica.

JOSE ROJO

Pregunta. ¿Qué significa exactamente ser ‘Doctora en Arqueología Subacuática’?

Respuesta. El programa de doctorado ‘Nuevas Tendencias de Investigación en Ciencias de la Antigüedad’ cuenta con 5 grupos consolidados, cada uno de ellos con diferentes líneas de investigación (https://estudios.unizar.es/estudio/ver-doct?id=7065).

En concreto, yo cursé mi doctorado en el equipo de Prehistoria y Arqueología de la Universidad de Zaragoza, cuyas líneas de investigación se encuentran relacionadas con el patrimonio arqueológico, y dentro de este equipo, en el grupo en el que se engloban las investigaciones relacionadas con la arqueología subacuática y el desarrollo de los medios específicos ligados al desarrollo de la citada disciplina, aplicando los últimos avances científicos, tanto humanos como materiales, en medios subacuáticos.

P. Siendo castellana, de tierra adentro, ¿por qué optó por estudiar una carrera relacionada con el mar?

R. No solamente con el mar, ya que hace bastantes años que el término "submarino" no se utiliza, al comprender que también bajo las aguas de ríos, lagos, turberas, fiordos,... se encuentran infinidad de restos de la historia de la humanidad.

Mi pasión por el arte y la historia, sobre todo, el arte antiguo, se inicia en la infancia, estimulado, sin ninguna duda, por un entorno lleno de libros, viajes, interacción con otras culturas, así como una curiosidad natural que nunca ha cesado.

Las aguas también provocan en mí una fascinación desde que puedo recordar. Además, mi madre cuenta siempre que era imposible mantener mi cabeza fuera del agua desde que era un bebé, ya fuese en el río, durante el baño, en la playa,...

Unir la arqueología, el arte, la historia antigua, mis ganas de investigar con el fin de saciar mi curiosidad innata y permanecer bajo las aguas el mayor tiempo posible, para mí era ineludible, a la par que una gran incógnita al respecto de cómo conseguirlo.

Recordemos, Palencia, mediados de los años 80, sin internet (la primera conexión plena desde España a la Internet tuvo lugar a mediados del año 1990, como un servicio experimental de RedIRIS que, a finales de ese año, interconectaba tan sólo cuatro centros: Fundesco, Departamento de Ingeniería Telemática (Universidad Politécnica de Madrid), Centro de Informática Científica de Andalucía y CIEMAT).

De modo que al empezar la licenciatura, después de mucho preguntar a todo el profesorado de la Facultad de Valladolid, conseguí localizar a la persona que me llevó hasta lo que era mi objetivo: la arqueología subacuática.

P. Con esta titulación bajo el brazo, ¿resulta fácil encontrar empleo?

R. Ser doctora no es poseer una titulación, ya que para llegar a la excelencia como investigadora se deben obtener, de forma obligada, competencias que se detallan en cada programa de doctorado con epígrafes concretos, además de cumplimentar iniciativas propias relacionadas con el área de investigación.

Mi camino empezó hace más de 20 años, con estudios en diversas licenciaturas, todas las titulaciones en buceo requeridas, incluidas profesionales y científicas a nivel internacional, realización de cursos, asistencia a congresos, idiomas, informática avanzada, colaboraciones y prácticas en centros de arqueología subacuática, legislación internacional, docencia universitaria,... ¡Toda una vida dedicada a la investigación y formación!

De cada información obtenida y confirmada, surgen nuevos interrogantes, posibilidades múltiples, de modo que jamás se finaliza. Es imposible. Solamente se abren nuevos capítulos de un interminable y maravilloso diario de vida.

P. Resúmanos en qué consiste su trabajo.

R. Es imposible, ya que cada proyecto es diferente. Puede comenzar con una investigación documental, un hallazgo casual, un posible tratamiento de restauración y consolidación,... Las posibilidades son casi infinitas.

Existe el ‘Manual para actividades dirigidas al patrimonio cultural subacuático: directrices para el Anexo de la Convención de la Unesco de 2001’, de aplicación internacional recomendada, aunque cada país puede o no ratificar su aceptación.

En España, desde 2009, contamos con el ‘Libro Verde del Plan Nacional de Protección del Patrimonio Cultural Subacuático Español’, realizado por el grupo de trabajo del Comité de Coordinación Técnica del Consejo de Patrimonio Histórico, la élite académica en todos los aspectos que requiere esta disciplina.

Lo que han aplicado o no los diferentes dirigentes políticos de nuestro país al respecto de nuestro patrimonio cultural sumergido resulta vergonzoso, intolerable, pero la difusión de este tipo de actuaciones queda en un adecuado “olvido”.

Volviendo a mis ocupaciones actuales, comprender que es necesario en nuestros días cumplimentar la necesidad de que estudiosos y profesionales en diversas ciencias y técnicas, con posibilidad de utilizar el buceo como herramienta de trabajo, –ingenieros, oceanógrafos, médicos, arqueólogos, biólogos, etc.– adquieran formación que les habilite para participar con garantías en proyectos científicos que se desarrollen en medios subacuáticos, me ha llevado a formar parte del profesorado del Estudio Propio en Buceo Científico de la Universidad de Zaragoza, único en España actualmente, en el que se imparten enseñanzas teórico/prácticas desde un punto de vista multidiciplinar, con el objetivo de satisfacer dichas necesidades.

P. Supongo que una buena preparación física es fundamental para dedicarse a su profesión…

R. Por supuesto. El agua no es nuestro medio y es requisito indispensable una buena preparación física, pero más aún mental. Pueden surgir infinidad de complicaciones, desde el punto de vista de la fisiopatología hiperbárica o accidentes de cualquier otro tipo. Mantener la calma y que el compañero de trabajo bajo las aguas sea competente al mismo nivel, puede ser la diferencia entre la vida y la muerte.

P. De todas sus expediciones, ¿cuáles han sido los tesoros más preciados que ha encontrado?

R. El término ‘tesoro’ es más propio de los piratas, sean del tipo que sean: corsarios, bucaneros, filibusteros,... Actualmente, se denominan expoliadores.

Si se refiere a tesoros culturales, entonces lo puedo llegar a aceptar en su definición "objeto de valor", ya que la información que se encuentra bajo las aguas, cuando ha permanecido oculta durante siglos, conforma una cápsula del tiempo que no es posible en ningún otro entorno arqueológico.

Resulta muy complicado concretar, pero las dos investigaciones que me vienen a la cabeza en este momento son las Naves del Lago de Nemi, en Italia, que, aunque no las localicé yo, puesto que en 1446 aún no había nacido, han sido durante años una de mis líneas de exploración favoritas.

En España, también bajo las aguas de un lago, el de Bañolas en Gerona, tuve la oportunidad de trabajar en el estudio y recuperación de un poblado del Neolítico Antiguo (6000 a.C. aproximadamente) que ocupaba unos 10.000 metros cuadrados, de los que 1.000 habían quedado sumergidos.

P. Y de los hallazgos en el mundo, ¿cuáles le parecen más interesantes?

R. De nuevo, pregunta muy complicada. Otro par de ejemplos.

El pecio de Antikytera, localizado de forma casual por pescadores de esponjas en el puerto de Potamos, Grecia, en el año 1900, con su carga de obras de arte antiguas griegas, así como el mecanismo encontrado en las inmediaciones, resultó ser una fascinante fuente de información que, a día de hoy, continúa aportando preguntas y respuestas.

El pecio de la Edad del Bronce (1200 a.C. aproximadamente) localizado también de forma casual por un pescador de esponjas en Cabo Gelidonya, Turquía en 1954, fue el primer yacimiento del mundo en el que los arqueólogos trabajaron directamente bajo las aguas, lo que marcó un punto de inflexión en la arqueología subacuática.

P. ¿Estos descubrimientos del pasado nos ayudan a entender el presente?

R. La arqueología se define como “ciencia que estudia lo que se refiere a las artes a los monumentos y a los objetos de la antigüedad, especialmente a través de sus restos”, por lo que su finalidad trata de concluir los comportamientos y situaciones que le dieron origen, siendo una ciencia compleja, capaz de abarcar un amplísimo campo de actuación, dotada de sus propios ámbitos de estudio y metodología de trabajo.

En concreto, bajo las aguas reposan infinidad de restos de la historia de la humanidad esperando a ser descubiertos, rescatados quizás, de una gigantesca exposición de todo tipo de objetos en el fondo de ríos, océanos, mares, lagos, cenotes, pozos,... Charles Lyell afirmó en su obra ‘Principios de la Geología’ de 1833: “Es probable que se recoja mayor cantidad de pruebas de la habilidad y capacidad del hombre en el transcurso de los años del fondo de los océanos que la que exista en cualquier momento en la superficie de los continentes”.

P. ¿Qué procedimiento sigue para embarcarse en un viaje?

R. Le cuento el último. 2016, antes de volver a casa por navidad. Proyecto de la Universidad de Zaragoza, Ministerio de Educación y Ciencia, Gobierno de España Ministerio de Medio Ambiente de Italia y el municipio de Ústica, con la colaboración de "Sailing Living Lab" (https://sailinglivinglab.com/es/)

Previo desarrollo de una aplicación de fotogrametría destinada a la reconstrucción 3D con software de elementos finitos desarrollada en la Universidad de Zaragoza, viajamos hasta Palermo en avión. Embarcamos en el velero Sailing Living Lab, navegando hasta la isla de Ústica, en el sur de Italia con el fin de realizar las tareas necesarias de grabación submarina a diferentes tipos de restos, incluyendo pecios, para efectuar las pruebas necesarias en un entorno de protegido, ya que se trata de un Parque Marítimo Nacional con un itinerario arqueológico subacuático que comprende siglos de restos sumergidos de diferentes culturas. Una vez a bordo, se introducían los datos en los diferentes equipos informáticos, valorando posibilidades de mejora día tras día.

P. ¿Sueña con encontrar un galeón español?

R. Los galeones aparecieron en el siglo XVI y fueron utilizados en la Carrera de Indias por sus características idóneas. La burocracia en la época de los Reyes Católicos y posterior es realmente sorprendente por su minuciosidad, de modo que la mayoría están posicionados.

Tenemos el ejemplo en Ribadeo, a pocos metros de la costa y a tan sólo 4 metros de profundidad, lugar en el que reposan los restos de un navío de la Armada Española del siglo XVI en un estado de conservación inigualable para los pecios de esa época.

Otra cuestión es los que se encuentran fuera de nuestras aguas jurisdiccionales. Las aplicaciones e interpretaciones de las diferentes legislaciones internacionales pueden resultar interminables. Mucho más si su carga consistía en oro.

P. El cáncer le ha obligado a quedarse en tierra durante algunos meses… ¿Cómo ha afrontado la enfermedad?

R. Fue detectado y operado a principios de 2017, por lo que realmente llevo en tierra poco más de un año, aunque para mí es una eternidad.

No conozco otra forma de afrontar una enfermedad que haciendo lo que los médicos indican, manteniendo la cabeza ocupada en todo tipo de cosas agradables, a cada uno lo que más felicidad le aporte, levantarte cada día con una sonrisa... Un cáncer es un atropello enorme para cualquier persona, pero la gran suerte que tengo por haber nacido en el "primer mundo" son las facilidades que la sanidad pública ofrece y tener todas las necesidades cubiertas, TODAS: alimentación y cobijo, además de muchas otras implícitas en nuestro modo de vida privilegiado, que abarcan un mundo enorme más allá de las necesidades básicas.

P. ¿Está cerca la fecha para emprender un nuevo reto profesional?

R. Nunca he parado, solamente durante el tiempo en el que los médicos me recomendaron reposo físico y mental. Mis líneas de investigación siguen abiertas y en tierra hay muchas cosas que hacer. El trabajo bajo las aguas solamente es una parte más de una disciplina que engloba casi infinitas tareas.

P. ¿Siente que le falta algo cuando tarda un tiempo sin realizar una inmersión acuática?

R. Le contesto con una paradoja. El agua es mi elemento, aunque no es el elemento del ser humano.

P. ¿La polución de los fondos marinos es verdaderamente preocupante?

R. La gente no puede llegar a imaginarse cómo ha cambiado todo en solamente 20 años. Indescriptible la situación, la desolación donde antes se prodigaban los colores, la vida.

Vuelvo al adecuado "olvido" en la difusión real, veraz, de lo que ocurre en nuestra casa, porque este planeta, al completo, es nuestra casa.

Personalísimo

"Soy absolutamente ecléctica"

- Signo del horóscopo… Escorpio.

- Vicio confesable… El cocido de mi madre provoca que pierda la capacidad cognitiva absolutamente.

- Película para recordar… Tantas y tantas... casi todas las de David Griffith, ‘Metrópolis’, de Fritz Lang, ‘La sortie des ouvriers des usines Lumière à Lyon Monplaisir’, de los hermanos Lumière, ‘La fiera de mi niña’,..., las de Bayona... Todas aquellas que me sorprenden. La cátedra de cine de Valladolid era mi refugio en las horas libres mientras estudiaba en Valladolid.

- Actor… Paco Martínez Soria, Jean Reno,...

- Actriz… Gracita Morales, Audrey Hepburn,...

- Animal… Todos.

- Color… Excepto el verde oscuro, todos.

- Libro predilecto… ¿Es posible tener solamente uno?

- Coche que tiene… Uno muy práctico, con un maletero enorme.

- En cuestión de cocina se muere por… Menos el marisco, cualquier comida me viene bien.

- La canción que le levanta el ánimo se titula… Depende del día, puede ser desde ‘La mamma morta’, de María Callas, a ‘Murderous’, de Nitzer Ebb, ‘Hope there's someone’, de Antony and the Johnsons, ‘Wake up’, de David Bowie y Arcade Fire. Camilo Sexto, Samuel Barber,... Soy absolutamente ecléctica.

- En su relación con las personas no soporta… Las mentiras.

- Por el contrario, valora… Bondad, sinceridad, buen humor, inteligencia.

- Siente envidia sana por… Nada. La envidia nunca es sana.

- Rasgo que le define… Depende a quién se lo pregunte. Perseverante suele ser un calificativo recurrente.

- Su gran defecto… También depende a quién se lo pregunte.

- Su mejor sueño… Tengo demasiados, de toda la vida

- Cuando le presentan a una persona se fija en… Hay secretos que no se pueden mostrar públicamente.

- Los sábados por la noche disfruta… ¿Qué pasa un sábado que no pueda pasar un lunes?

- El rincón favorito de su casa es… El acuario.

- De Palencia no aguanta… Que no tiene mar.

- Y lo que más le gusta de los palentinos es… No los conozco a todos, no puedo decirle. Jamás generalizo. Me he reencontrado con amigos de la infancia y he conocido a personas maravillosas, eso sí.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información