Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

PROVINCIA

El proyecto Territorio Rural Inteligente permite una gestión avanzada de los servicios públicos en el medio rural

Diputacion_de_Palencia_7
Actualizado 19/07/2018 12:59:23
Redacción

Castilla y León ha sido la primera Comunidad en llevar al medio rural el software inteligente que funciona en las grandes ciudades, que permite gestionar de manera eficiente los servicios públicos como el alumbrado, la recogida de residuos y la gestión del agua. La provincia palentina ya cuenta con la instalación de 12 sensores distribuidos en diferentes municipios: ocho sensores para el control y la gestión de residuos, uno de alumbrado público y tres para el control de agua.

La Directora General de Telecomunicaciones, María Victoria Seco Fernández, ha presentado esta mañana junto a la presidenta de la Diputación de Palencia, Angeles Armisén Pedrejón, el alcance de la primera fase del proyecto Territorio Rural Inteligente en la provincia de Palencia. Esta primera etapa ha permitido la instalación de sensores en varias localidades palentinas: ocho sensores en contenedores de envases, un sensor en alumbrado público y tres sensores para el control del agua; una que permitirá la monitorización de bombeo; otro la calidad de agua; y, el último, la detección de fugas o Smart Pipes.

Con este tipo de sensores se pueden visualizar mapas de rutas de recogida de residuos, conocer patrones de consumo, calidad del agua, detección de fugas y políticas de riego y bombeo en el caso de la gestión del agua o definición de políticas de regulación lumínica para el caso del alumbrado, todo ello para ofrecer al ciudadano servicios públicos de calidad de una manera eficiente y sostenible.

Tecnología pionera

El proyecto Territorio Rural Inteligente, cuya plataforma desarrolla Telefónica, cuenta para su despliegue con diferentes tecnologías de comunicaciones y entre ellas una que está llamada a revolucionar el sector. Se trata de la Narrow Band IoT (NB IoT), una tecnología de comunicación inalámbrica basada en el bajo consumo energético que permite conectar toda clase de dispositivos con un gasto mínimo de batería y una implementación rápida en la red de los operadores. El NB-IoT es un nuevo estándar de la industria, que está además apoyado por los más importantes operadores a nivel mundial.

Territorio Rural Inteligente ha logrado la instalación del primer sensor NB IoT en entorno rural que se realiza en Europa –según información facilitada por Telefónica- con la utilización de esta tecnología en un sensor de detección de fugas de agua ubicado en la localidad palentina de Grijota.

El uso de los sensores permite comprobar en tiempo real el estado de cada servicio público gestionado, lo que facilita una actuación inmediata para mantener a punto dichos servicios. Esto proporciona la posibilidad de adaptar el funcionamiento del servicio a las condiciones específicas de cada momento, así como contar con un análisis de la información generada que permitirá apoyar la toma de decisiones que puedan mejorar y optimizar la prestación del servicio.

El proyecto Territorio Rural Inteligente se encuentra ahora en la primera fase, en la que se han instalado un número limitado de sensores y actuadores por control remoto en puntos determinados por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, a modo de prueba para comprobar su correcto funcionamiento; en la segunda fase, que durará tres años, las Diputaciones instalarán y mantendrán los sensores y actuadores que gestionarán los servicios públicos de alumbrado, agua y recogida de residuos.

62 sensores en la Comunidad

En esta primera fase, se han instalado un total de 62 sensores en la Comunidad, repartidos en las provincias de Segovia, Palencia, Soria, Ávila y León. De ellos, 42 dispositivos proporcionan información sobre residuos, 11 sobre el servicio de aguas y 9 sobre alumbrado.

En la provincia de Palencia, ocho de ellos se han colocado en contenedores de envases de siete municipios de la provincia (San Salvador, Olmos de Ojeda, Boadilla de Rioseco, Cervatos de la Cueza, Hérmedes de Cerrato, Herrera de Valdecañas y Brañosera), un sensor de control de cuadro eléctrico en Villarramiel y tres sensores para el control del agua (uno de monitorización de bombeo en Villamuriel de Cerrato, uno de calidad de agua de Baltanás, y un sensor de detección de fugas o Smart Pipes en Grijota).

Por otro lado, el proyecto también tiene como objetivo avanzar en otro tipo de iniciativas o servicios de interés para el ciudadano, y en particular en algo tan primordial para esta tierra como es la conservación de nuestro patrimonio. De ahí que se haya puesto en marcha la integración de los datos del sistema MHS para el control y seguimiento del estado de conservación y la eficiencia energética, instalado en la villa romana de ‘La Olmeda’, de Pedrosa de la Vega, en colaboración con la Fundación Santa María la Real, un proyecto que anteriormente gestionaban de manera conjunta la Diputación y la Fundación. Esta villa celebra en 2018 su 50 aniversario y es uno de los yacimientos arqueológicos más importantes del mundo romano hispánico.

Los datos que recogen los 62 sensores instalados en la Comunidad y que proporcionan información sobre 17 parámetros diferentes (tales como medición de temperatura y humedad relativa, luminosidad, radiación solar, etc.) ya están integrados en la plataforma de la Junta de Castilla y León para su estudio y monitorización y, por tanto, contribuyendo a una toma de decisiones más adecuada por parte de los expertos en conservación del patrimonio.

Territorio Rural Inteligente

La Junta de Castilla y León aprobó este proyecto en julio de 2017, con financiación del FEDER y en el marco de la red de municipios digitales de Castilla y León. La Consejería de Fomento y Medio Ambiente aporta 750.000 euros, de un total de 1.115.500 euros, para desarrollar e implantar una plataforma de software inteligente común para las nueve diputaciones, que pueda gestionar servicios públicos de alumbrado, recogida de residuos y gestión del agua. No obstante estas tres funcionalidades son solo un ejemplo de las posibilidades que ofrece esta plataforma, que permitirá gestionar otros servicios de manera totalmente integrada, como pueden ser el patrimonio inteligente, aparcamiento inteligente, incidencias ciudadanas, monitorización medioambiental, turismo (oferta y demanda de actividades turísticas) y préstamo de bicicletas, además de generar nuevas oportunidades para empresas 4.0.

El proyecto ‘Territorio Rural Inteligente Castilla y León’ se enmarca en la iniciativa ‘Red de Municipios Digitales de Castilla y León’ que ha venido desarrollando la Junta de Castilla y León desde el año 2007, a la que ya se adhirieron las diputaciones y los principales ayuntamientos de la Comunidad, con el objetivo de impulsar en el entorno local los servicios públicos en línea a sus ciudadanos, empresas y organizaciones utilizando las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones. Con ello se busca impulsar la e-Administración y mejorar la eficacia, eficiencia y calidad de los servicios públicos a través de un uso intensivo de las tecnologías de información y comunicación.

Además se suma a la Agenda Digital para Castilla y León 2014-2020, que forma parte de la Estrategia Regional de Investigación e Innovación para una especialización inteligente de Castilla y León 2014-2020 (RIS3), y al Plan Nacional de Territorios Inteligentes, presentado en diciembre de 2017 por el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital. Dicha agenda define en el Objetivo Específico 6.3 mejorar la eficacia, eficiencia y calidad de los servicios públicos a través de un uso intensivo en TIC.

La plataforma ‘Territorio Rural Inteligente de Castilla y León’ es la primera iniciativa a nivel autonómico para poner en marcha una plataforma de Smart Rural común para todas las administraciones públicas de Castilla y León. Este proyecto redundará en un mayor ahorro de costes, incrementando las oportunidades de negocio para empresas locales y aumentando la satisfacción del ciudadano con los servicios públicos prestados.

Asimismo, este modelo incidirá de manera decisiva en la sostenibilidad, reduciendo la huella de carbono y mejorando la eficiencia energética en la gestión de servicios. En concreto, se consigue la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y la eficiencia energética en línea con los objetivos de reducción de emisiones a 2030, que quedan recogidos en las Conclusiones del Consejo Europeo de octubre de 2014, en las que se aprobó el Marco de Políticas de Energía y Cambio Climático 2021-2030 (‘Marco 2030’). Estos objetivos serían la reducción de, al menos, un 40% de las emisiones de gases de efecto invernadero en comparación con 1990 y de, al menos, un 27% de mejora de la eficiencia energética

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información