Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

TURISMO

Historia y naturaleza se dan la mano en San Miguel del Pino

1536261089215
Actualizado 10/09/2018 10:24:55
Redacción

El municipio situado junto al Duero, es un lugar ideal para el senderismo a lo largo de su margen y cuenta con la especial iglesia de San Miguel Arcángel, declarada Monumento Histórico-Artístico y construida entre los siglos XII y XIII en estilos románico y gótico, que bien merece una visita. Una localidad vallisoletana que antiguamente recibió el nombre de San Miguel de Malvavisco aludiendo a una planta de zona pantanosa que crecia junto a la orilla.

San Miguel del Pino es una de las muchas localidades vallisoletanas hermoseadas por el Duero, ubicada en la margen derecha cuando este ya se ha unido al Pisuerga, a 23 kilómetros de Valladolid por la autovía N-620 y según la estación que toque, ideal para disfrutar del senderismo entre el agua y la tierra, donde descubrir el color de las riberas.

En este sentido, cabe señalar que el municipio dispone de amplias zonas de pinares y choperas, que junto al cultivo existente, sobre todo de regadío, lo convierten en un lugar fresco y agradable para el paseo.

Así por ejemplo, existe un camino bordeando el río que nos lleva hasta la vieja Aceña de San Miguel, donde descubrimos los restos de una fuente con su lavadero. Pesquera abajo abundan, junto al río, arenales y gravas donde descansar un poco, contemplar las aves acuáticas -diversos patos, cormoranes, garzas, alguna garceta, lavanderas-. También cuenta con una zona deportiva de pesca, con 90 puestos, donde se llevan a cabo competiciones a nivel provincial, autonómico y nacional, en las agua del río Duero.

Pero si hay algo de lo que puede presumir San Miguel del Pino es de una joya ubicada muy cerca del río y digna de ser contemplada: la iglesia de San Miguel, declarada Monumento Histórico-Artístico en 1981 y construida entre los siglos XII y XIII en estilos románico y gótico.

Todo el conjunto tiene cierto aire militar, recordando un castillo, lo que cuadra con su historia, pues perteneció a la Orden de San Juan de Jerusalén. Es de planta de cruz griega, permitiendo que en el centro esté el crucero y se alce la torre de dos cuerpos sobre el mismo.

Por otro lado, la fachada principal del templo es de gran belleza y conserva la puerta de entrada con tres arquivoltas apuntadas y sobre ellas un enorme rosetón con una sencilla moldura. En el interior destaca el retablo mayor sobre el que se erigen las esculturas de los tres arcángeles: San Gabriel, San Rafael y San Miguel, sin olvidarnos de los demás retablos, imágenes o baptisterio. Y una virgen con el niño del siglo Xlll.

El templo puede visitarse los viernes de 17 a 19:30 horas y sábados, domingos y festivos en horario de 10 a 13:30 y de 17 a 19:30 horas.

Volviendo sobre nuestros pasos, nos toparemos con el arco del Ayuntamiento, tres grandes piedras molenderas de la aceña, con el monumento de un San Miguel Arcángel recortado en chapa, y un poquito más allá la Ermita del Cristo, construida en piedra y ladrillo, con espadaña en la fachada y correspondiente al siglo XVIII.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información