Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

ENTREVISTAS

“El objetivo prioritario de esta fiscalía es que las víctimas reciban la protección correcta”

entrevista-carriongidital
La fiscal de Violencia sobre la Mujer, en uno de los foros en los que ha participado.
Actualizado 14/09/2018 10:40:21
Redacción

La palentina Pilar Martín Nájera (1957), licenciada en Derecho por la Universidad de Valladolid, ingresó en la carrera fiscal en el año 1982, desembarcando en la fiscalía de Cantabria.

En 2000 fue nombrada fiscal jefe de la fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria, convirtiéndose así en la primera mujer del país en ostentar un cargo de estas características. Ocho años más tarde, fue elegida fiscal de la sala segunda del Tribunal Supremo y, en septiembre de 2015, la Fiscalía General del Estado designó a esta jurista fiscal de sala de Violencia sobre la Mujer, coordinando y supervisando desde entonces la actuación de todos los fiscales en esta materia a nivel nacional.

Esta palentina asegura en esta entrevista que en su tierra natal, a la que viene con frecuencia, se siente a gusto. “Es una forma de reencontrarme con mis raíces”, apostilla. Y lo que más le atrae de ella es “la tranquilidad que se respira, el arte y la Montaña Palentina”.

JOSE ROJO

Pregunta. Hace 18 años se convirtió en la primera mujer del país en ocupar el puesto de fiscal jefe de un Tribunal Superior de Justicia. ¿Ya era hora?

Respuesta. Podría haberse producido antes sin duda, pues ya había mujeres fiscales cualificadas y que reunían los requisitos exigidos. Si bien hay que tener en cuenta que la mujer se incorporó más tarde a la carrera judicial y fiscal y para acceder a determinados cargos de responsabilidad es necesario poseer cierta antigüedad.

P. Aunque en la fiscalía ejercen más mujeres que hombres, la mayoría de los puestos de dirección están en manos de los segundos. ¿La discriminación de la mujer sigue siendo sistémica e institucional?

R. Aunque existe igualdad formal, falta bastante para alcanzar la igualdad real y prueba de ello es el porcentaje de los puestos de dirección tanto en la carrera judicial como en la fiscal. Por ejemplo, en el Tribunal Supremo, compuesto por 83 magistrados, las mujeres representan un 14,46% y de los 17 Tribunales Superiores existentes, sólo uno está presidido por una mujer, lo que supone un 5,88%.

En la carrera fiscal, además de que la fiscal general del Estado es mujer, lo que ya ocurrió con Consuelo Madrigal, el porcentaje es un poco superior, ya que de los 31 fiscales de sala, que constituye la primera categoría, frente a 24 hombres, 7 somos mujeres, lo que supone un 22,58%. En las fiscalías superiores de comunidad autónoma, 12 son dirigidas por hombres frente a 5 mujeres, que representan un 29%.

No obstante, hay que reconocer el significativo e impensable avance experimentado el último año en cuanto a la presencia de mujeres en puestos de responsabilidad, con un Gobierno mayoritariamente femenino, el Consejo de Estado presidido por una mujer, al frente del Consejo General de la abogacía se encuentra otra mujer y también una mujer dirige hoy uno de los periódicos de mayor tirada, por nombrar algunos ejemplos.

P. Desde 2015 es fiscal de sala delegada contra la Violencia sobre la Mujer de la Fiscalía General del Estado. Hoy en día, ¿se producen más casos que hace 10 años o la mujer denuncia más?

R. Creo o quiero creer que no se producen más casos, sino que se denuncian más. En los últimos años, el aumento de denuncias, según reflejan las estadísticas del Consejo General del Poder Judicial, ha experimentado un incremento continuo y ello es debido a que la mujer no se somete y decide poner fin a la relación porque es más consciente de que sufre maltrato y porque, y esto es importante, encuentra más apoyo familiar, social y asistencial para hacerlo. Aun así, sigue siendo elevado el número de víctimas de violencia de género que no acuden a los tribunales.

P. ¿Qué diría a esas voces que subrayan que hay mucha denuncia falsa o que la mujer lo tiene todo a su favor para inculpar a su pareja de ese delito?

R. Sin negar que haya algunos supuestos de denuncia falsa, frente a las cuales la fiscalía es rigurosa en su persecución como delito que es y porque perjudica a las auténticas víctimas, a las personas que aseveran que son muchas las denuncias falsas, les diría que no existen datos objetivos que avalen esa afirmación y que no toda denuncia que termina en un sobreseimiento o sentencia absolutoria es falsa. Los datos que barajamos en la fiscalía de violencia sobre la mujer –único organismo que realiza un seguimiento a ese respecto– arrojan un resultado del 0,01%, o, dicho en otras palabras, de cada 100.000 denuncias, sólo 10 resultan falsas.

P. Usted forma parte de la comisión encargada de revisar la tipificación de los delitos sexuales en el Código Penal. ¿Ve urgente una reforma o ampliación?

R. Lo importante es analizar desde el sosiego y la objetividad si la legislación que tenemos en materia de delitos sexuales es adecuada o por el contrario se puede mejorar, bien utilizando otra terminología o acotando los tipos penales para impedir que hechos parecidos tengan respuestas judiciales tan dispares. También creo que el Código Penal no puede estar sometido a modificaciones continuamente y, por otro lado, que cada asunto, aunque parecido tiene sus matices y la prueba de la que dispone el tribunal puede ser diferente en cada caso.

P. ¿Cree que el consentimiento expreso de la mujer en las relaciones sexuales debe tenerse en cuenta para su consideración como delito, como propone el Gobierno?

R. Pienso que cuando hay una situación de intimidación y desigualdad, nunca puede entenderse que hay un consentimiento válido.

P. ¿Entiende que las plataformas feministas y otros sectores de la sociedad recriminen sentencias judiciales como el caso de La Manada?

R. Perfectamente. Es más, creo que la crítica es saludable y ayuda a mejorar. La justicia aspira a resolver conflictos sociales y, por tanto, no debe actuar de espaldas a la sociedad; debe escuchar su respuesta, aunque no siempre coincida con ella. Otra cosa es la extralimitación o la descalificación personal, que rechazo.

P. ¿Y qué le parece la condena a Juana Rivas por un delito de sustracción de menores y por “explotar el argumento de maltrato”: 5 años de prisión –dos años y medio por cada uno de sus dos hijos– y 6 años de inhabilitación para ejercer la patria potestad sobre ellos?

R. Desde el respeto a las sentencias judiciales que, en este caso, además, ha admitido la postura del Ministerio Fiscal, creo que se puede calificar de dura y que alguno de los argumentos que utiliza el juzgador desliza una serie de consideraciones sobre las víctimas de violencia de género que reflejan la falta de conocimiento de las peculiaridades que rodea este tipo violencia.

P. ¿De qué depende reducir los casos de violencia de género?

R. Depende de toda la sociedad, tanto a nivel colectivo como individual. Si cada uno en nuestros respectivos ámbitos rechazamos activamente las conductas machistas y discriminatorias, si rechazamos el maltrato como lo que es, un ataque a la vida y dignidad de las mujeres, es decir a los derechos humanos, base de la sociedad democrática que deseamos mantener, el maltratador no tendrá cabida y habremos dado un paso de gigante en la igualdad y en la reducción de su más grave quebranto, que es la violencia de género. Pero para ello es imprescindible invertir en educación en igualdad, en respeto y tolerancia ante personas e ideas diferentes a las nuestras, en el diálogo como forma de resolver los conflictos interpersonales, frente a la imposición.

P. ¿Las víctimas reciben la protección correcta?

R. En la gran mayoría de los casos, sí, y quiero transmitir que es el objetivo prioritario de la fiscalía que dirijo, donde se trabaja mucho y muy intensamente para mejorar la protección de las víctimas y sus hijos menores.

P. Por otro lado, ¿la independencia judicial es un hecho o sigue siendo una utopía?

R. Creo que es un hecho. A pesar de los ataques que sufre, los casos en que se pone en duda esta independencia son escasos, pero tienen gran repercusión social.

P. Hablemos de su tierra natal… Después de tantos años viviendo fuera, ¿siente morriña por ella?

R. Es mi ciudad, donde nací, me crié, tengo familia y amigos y donde me siento a gusto.

P. ¿Viene con frecuencia?

R. Pues sí, además de ser el punto de reunión de la familia, es una forma de reencontrarme con mis raíces

P. ¿Qué es lo que más le atrae de Palencia?

R. La tranquilidad que se respira, el arte y la Montaña Palentina.

Personalísimo

“Envidio a los que hablan inglés correctamente”

- Signo del horóscopo… Escorpio.

- Vicio confesable… La montaña.

- Película para recordar… ‘Memorias de África’.

- Actor… Colin Firth.

- Actriz… Meryl Streep.

- Animal… Los pájaros.

- Color… Azul.

- Libro predilecto… La novela histórica.

- Coche que tiene… Un Nissan.

- En cuestión de cocina se muere por… Las ensaladas.

- La canción que le levanta el ánimo se titula… ‘I will survive’.

- En su relación con las personas no soporta… La envidia.

- Por el contrario, valora… La generosidad.

- Siente envidia sana por… Los que hablan inglés correctamente.

- Rasgo que le define… Tenacidad.

- Su gran defecto… Muchos…

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información