Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

OPINIóN

Lo sembrado por la empresa está dando sus frutos

Toros3-BRAGIMO
Ponce y Ginés Marín salieron a hombros de Campos Góticos. / Brágimo
Actualizado 14/09/2018 10:57:00
Redacción

Recién finalizada la feria taurina de San Antolín 2018, es hora de hacer balance de todo lo ocurrido durante esta corta pero intensa semana en el coso de Campos Góticos. La primera impresión que nos dejó la feria es positiva por poder confirmar que un año más el número de espectadores ha subido de forma considerable, y ratificar que todo lo sembrado por la empresa está dando sus frutos, sin prisa pero sin pausa. Lo atractivo de los carteles y la política de precios son auténticos pilares de la tan deseada y bienvenida recuperación de una feria que nunca debió perder su cara más esplendorosa.

JULIÁN GARCÍA

Recién finalizada la feria taurina de San Antolín 2018, es hora de hacer balance de todo lo ocurrido durante esta corta pero intensa semana en el coso de Campos Góticos.

La primera impresión que nos dejó la feria es positiva por poder confirmar que un año más el número de espectadores ha subido de forma considerable, y ratificar que todo lo sembrado por la empresa está dando sus frutos, sin prisa pero sin pausa.

Lo atractivo de los carteles y la política de precios son auténticos pilares de la tan deseada y bienvenida recuperación de una feria que nunca debió perder su cara más esplendorosa.

Igualmente, hay que destacar la gran cantidad de público joven que se interesa por la tauromaquia, dándole a la feria un aspecto de regeneración que debe ser base del futuro.

Esa mencionada regeneración ya se pudo observar en las clases prácticas celebradas los días 27 y 28 y que fueron el prólogo al inicio de los festejos mayores.

Magnífico ambiente en los tendidos y magnífico el juego de los novillos lidiados por los ganaderos palentinos Jesús Caminero y Concepción Quijano, que facilitaron demostrar a los diferentes alumnos de las escuelas taurinas todas sus aptitudes en el inicio de tan difícil profesión.

Hay que resaltar que una vez abiertas las puertas de entrada al coso, los aficionados han podido disfrutar de una entrañable y nostálgica exposición de recuerdos en torno a la figura de Marcos de Celis.

Y, posteriormente, se inauguró un azulejo en su memoria, junto a la puerta grande para que su recuerdo sea permanente en Campos Góticos.

Asimismo, se entregó al matador palentino Roberto Antolín “El Millonario” una placa conmemorativa de su alternativa ya hace 25 años en esta misma plaza.

Detalles “toreros” que también se deben reconocer a la empresa Martínez Flamarique y José María González ¡Gracias y enhorabuena!

También hay que destacar en el apartado cultural la exposición “Tauromaquias universales”, de André Viara, y que pudimos observar con detenimiento en los bajos de los tendidos.

En este contexto, comenzaba el día 30 de agosto la feria con un auténtico cartelazo.

El ambiente fuera y dentro de la plaza era de gran expectación, ¡de día grande!

Morante, Juli y Roca Rey iniciaban el paseíllo a cuyo termino siguió un impresionante minuto de silencio en recuerdo de Marcos de Celis y Jaime Caballero, recientemente fallecidos.

Casi lleno en los tendidos y preparados 6 toros de Zalduendo que a posteriori colaboraron en mayor o menor medida al buen resultado del festejo. Destacar los lotes de Roca Rey, pero sobre todo el de El Juli, por su clase, recorrido y nobleza.

Morante, con un primer toro muy parado y otro noble pero soso, no tuvo muchas opciones, dejando destellos de su caro toreo ¡Voluntarioso!

Julián López, “El Juli”, reconoció que su actuación ha sido la mejor en esta plaza y una de las mejores de esta temporada. Se sintió y toreó para él. Espléndidas sus dos faenas, repletas de naturalidad, torería y profundidad; todo un deleite para el aficionado. Cortó 3 orejas que debieron ser 4 y se erigió en el primer triunfador de la feria.

¡Un lujo para los sentidos! Junto a él Roca Rey no se quiso dejar ganar la pelea con esa frescura y capacidad de gran figura del toreo y acompañó al maestro en la salida a hombros, en una tarde que no defraudó a la afición, que tanto va a verle.

Con ese gran sabor de boca, se daba inicio al segundo paseíllo que protagonizaron el día 31 los toros de Antonio Bañuelos para J.J. Padilla, Antonio Ferrera y Luis David Ádame.

En esta ocasión, terminando el paseíllo, la afición tributó una gran ovación a J.J. Padilla en reconocimiento a su trayectoria con motivo de su despedida de los ruedos en este 2018.

La corrida de Bañuelos, muy bien presentada, no dio el juego esperado al encierro; le faltó raza y movilidad. Del conjunto destacó el 4º toro al que el jerezano cuajó en todos los tercios y le sirvió para cortar su última oreja en esta plaza. Antonio Ferrera en su segundo toro pudo desplegar ese toreo añejo, andando a los toros, en un trasteo más de uno en uno sin poder ligar; abandono y naturalidad fueron matices de su faena. Dejó un buen sabor de boca.

El joven mexicano Luis David Adame tuvo un lote parado y deslucido que no le permitió repetir el triunfo del año pasado en su presentación en Palencia.

Al día siguiente, la ganadería salmantina de Montalvo, volvía a pisar el ruedo palentino, en el que tantos éxitos ha cosechado estos años anteriores, y no defraudó.

El encierro tuvo como notas positivas la raza y movilidad, con varios ejemplares de clase y buena nota. Sobresaliendo el 6º toro, premiado con los honores de la vuelta al ruedo. Acartelados: Enrique Ponce, que una vez más desplegó toda su capacidad e inteligencia para hilvanar dos faenas que le hicieron salir a hombros. Destacar el toreo al natural y la forma de entender al enclasado y manso 4º toro.

M.A. Perera, el consentido (como dicen en el país azteca) de la afición palentina, no pudo repetir sus triunfos apoteósicos de otros años. En su primero la espada se llevó un premio a una faena de mano baja, toreo largo y mandón; y en su segundo tuvo nulas opciones y de nuevo la espada se le atragantó de manera escandalosa.

El gran lote de Montalvo se lo llevó el joven Ginés Marín que, en una temporada irregular, Palencia será una de las grandes tardes de este 2018. Toreó con el capote, clásico en los recibos y variado en los quites; frescura, capacidad y ambición fueron el denominador común de sus 2 faenas. Los finales de dichas faenas fueron emocionantes y ajustados y la espada viajó certera para convertirle en el otro gran triunfador de la feria.

Para finalizar, el día 2, día del patrón, se celebró la corrida de rejones con una gran entrada. Los toros y novillos del Maestro Capea brindaron con su gran juego que provocó que los rejoneadores salieran a hombros, Pablo en plan maestro, Lea Vicens, con capacidad para responder y el joven Guillermo Hermoso demostró que puedes ser alguien importante.

Así finalizó esta feria 2018. Feria de crecimiento, consolidación y más esperanza, que nos hace augurar más ilusión en la de 2019.

Reunido el jurado que otorga los premios a los triunfadores, concedieron éstos a:

- Mejor faena: “El Juli”

- Mejor ganadería: Montalvo

- Triunfador: Ginéz Marín

- Mejor subalterno: Antonio Prieto

(picador)

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información