Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

TURISMO

El punto donde el Camino de Santiago y el Canal de Castilla se unen: Palencia

Canal_de_Castilla_2
Actualizado 28/09/2018 10:53:09
Redacción

El Canal de Castilla a su paso por la provincia de Palencia, ofrece un amplio abanico de posibilidades para disfrutar, en familia o con amigos, de los muchos atractivos culturales y naturales de los que se compone este tramo de ruta, además de su flora, su fauna, el paisaje, y también los elementos típicos del Canal como puentes, esclusas, acueductos y arquetas. Interesantes reclamos que rememoran épocas en las que por el Canal de Castilla llegaron a circular más de 350 barcazas, que partían de distintas dársenas donde cargaban y descargaban sus mercancías y que hoy permanecen como testigos de un pasado repleto de historia. Frómista es la localidad donde se cruzan dos de las rutas de mayor interés turístico de Castilla y León: el Camino de Santiago y el Canal de Castilla, ofreciendo al peregrino poder realizar parte del recorrido jacobeo en barco.

Una de las puertas de entrada para conocer la imponente Castilla es Frómista, una pequeña localidad de Palencia perteneciente a la comarca de Tierra de Campos, de poco más de 800 habitantes donde se cruzan dos de las rutas de mayor interés turístico de Castilla y León: el Camino de Santiago y el Canal de Castilla.

El Canal de Castilla es el proyecto más relevante de la ingeniería civil de su época, iniciado a mediados del siglo XVIII y concluido un siglo después. Comenzó a construirse con un objetivo: unir por barco los extensos campos de cereales de la estepa castellana con la costa cantábrica para acabar con el problema de aislamiento de la meseta castellana debido a una orografía complicada y una deficiente y mal conservada red viaria. Y aunque hubo antecedentes de proyectos similares de navegación interior, en siglos anteriores, ninguno prosperó. En la actualidad, el Canal de Castilla es el único navegable que existe en toda España.

265 años después, el Canal de Castilla se convierte en uno de los principales recursos turísticos de la región y se une con el Camino de Santiago ofreciendo múltiples posibilidades para una escapada rural por tierras palentinas o incluso para hacer parte del recorrido del Camino de Santiago en barco, una de las últimas iniciativas que la Diputación Provincial ha puesto en marcha el pasado mes de agosto con la embarcación ‘Juan de Homar’, con el fin de dinamizar y hacer más interesante el tramo del Camino de Santiago a su paso por Palencia, y como consecuencia de ello, de toda la provincia; respetando por supuesto, su enorme valor medioambiental y sin olvidar que esta gran ruta fluvial fue diseñada como vía de transporte, sirviendo de gran utilidad como medio de abastecimiento de agua y riegos agrícolas.

Sin duda este recurso turístico se convierte así en un aliciente para peregrinos y turistas que tienen una posibilidad única de surcar las aguas del Canal a la vez que realizan el Camino de Santiago. Una oportunidad para descansar las piernas del duro andar y continuar el recorrido jacobeo.

Desde su inauguración el 6 de agosto, más de 3.200 personas ya han realizado este viaje y aunque muchos peregrinos aún no lo han utilizado porque creen que es hacer un poco de trampa, no es así; ya que si nos remitimos a las fuentes de la tradición del Camino de Santiago que se encuentran en el ‘Códex Calixtinus’ (libro de viajes del siglo XII), podremos comprobar cómo la historia nos cuenta que cuando a la muerte del apóstol Santiago, los discípulos lo trasladaron por mar en una barca de piedra, navegando desde la costa palestina hasta Galicia en lo que sería su última recorrido en su camino a Santiago de Compostela. A pie, a caballo, sobre dos ruedas o por agua. Depende de las posibilidades de cada uno, su tiempo, fuerzas y medio que elija para realizar su recorrido. Cualquier medio de transporte es válido para superar los kilómetros de los que se compone el Camino.

Además para que los peregrinos lo sientan así, el Juan de Homar cuenta con la señalización típica del Camino en los laterales de la proa de la embarcación, la concha y la flecha, según las Directrices del Consejo Jacobeo sobre Señalización del Camino de Santiago. Los peregrinos podrán sellar su credencial en la embarcación Juan de Homar ya que se ha diseñado un sello para que los peregrinos tengan en su credencial el recuerdo de la experiencia de navegar por el Canal de Castilla haciendo el Camino de Santiago en barco y convertirse así también en canaleros.

El ‘Juan de Homar’ realiza desde el pasado 6 de agosto distintos recorridos por el Canal de Castilla (6,5 km. y 3,5 km.), desde el embarcadero de Frómista junto a la cuádruple esclusa, y el término municipal de Boadilla del Camino, con diversas posibilidades de viajes dada la ubicación de esta embarcación, en el tramo del Camino de Santiago que discurre en paralelo al Canal de Castilla.

Peregrinos y turistas podrán escoger la opción de salida desde la localidad de Frómista, donde impresiona ver su sencillo sistema de esclusas que salva un desnivel de más de 150 metros, o desde Boadilla del Camino, en función de los horarios de salida y puntos de atraque de las embarcaciones, todo ello para poder disfrutar no sólo del viaje, del Canal, y del Camino, sino también de los recursos turísticos de ambas localidades, tales como la Iglesia de La Asunción y el Rollo Jurisdiccional en Boadilla del Camino, o la cuádruple esclusa, la Iglesia de San Martín, o Vestigia, en Frómista, además de la oferta de servicios turísticos existentes en ambas localidades.

Este nuevo recurso turístico ofrecido por la Diputación a través del Servicio de Turismo, permite a los usuarios disfrutar del Canal de Castilla y del Camino de Santiago, de miércoles a lunes en horario de mañana y tarde.

Así, los peregrinos procedentes de Boadilla del Camino podrán coger el barco en el embarcadero ubicado en el cruce del Camino de Santiago con el Canal de Castilla. También los turistas que quieran convertirse en peregrinos durante unos kilómetros del Camino, podrán iniciar el viaje en la localidad de Frómista para llegar hasta el punto de unión entre el Canal y el Camino en el término municipal de Boadilla para poder hacer ese tramo del Camino de Santiago a pie o en bicicleta, ya que se permite embarcar bicicletas en la popa de la embarcación. Además, se realizan viajes de aproximadamente una hora, con salida desde Frómista, en diferentes horarios a lo largo del día (+ INFO Y RESERVAS: 673 36 84 86).

La embarcación ‘Juan de Homar’ cuenta con una capacidad para 38 pasajeros y dos tripulantes, tiene 12,65 metros de eslora y navega a una velocidad máxima de tres nudos, para proteger la vida y el ecosistema del Canal de Castilla. En cuanto a la zona de pasaje, está totalmente acristalada con ventanas de perfil de aluminio, que permitirán al turista realizar el viaje sin necesidad de preocuparse por las condiciones meteorológicas a la vez que disfruta del enorme valor del patrimonio natural y cultural de este tramo de ruta, conociendo de cerca el Canal de Castilla, su flora, su fauna, el paisaje, y también los elementos típicos del Canal como puentes, esclusas, acueductos y arquetas.

Los más nostálgicos podrán rememorar aquellas travesías del pasado dónde llegaron a circular más de 350 barcazas, la mayoría de ellas de propiedad privada, que partían de distintas dársenas donde cargaban y descargaban sus mercancías y que hoy permanecen como testigos de un pasado repleto de historia.

La historia de todo ello se puede contemplar en el Museo del Canal, situado en la localidad palentina de Villaumbrales, en la margen izquierda del Ramal de Campos, que conserva los restos de los astilleros que permitieron la construcción y reparación de las barcas que llegaron a surcar el Canal, a finales del siglo XIX. En el Museo, conocido como la Casa del Rey, el visitante será recibido por el ingeniero Juan Bautista de Homar, un personaje virtual, que fue el director de las obras del canal en el último tercio del siglo XVIII hasta 1806. Él será el encargado de guiar nuestra visita de una manera amena, rigurosa y divertida.

Y es precisamente aquí, en el Museo del Canal, donde tienen su punto de atraque tres embarcaciones de recreo que permitirán al visitante convertirse en canalero durante unas horas y vivir en primera persona lo que supone surcar las aguas del Canal, ya que estas embarcaciones se pueden alquilar por horas, sin necesidad de titulación siempre y cuando se sigan las pautas marcadas por el personal responsable de las mismas.

Estos barcos realizan un trayecto de 3 o 4 kilómetros, de una hora aproximadamente de duración, entre el Museo del Canal y Becerril de Campos; un tramo del Canal de Castilla que cuenta con una interesante oferta turística vinculada al propio Canal pero también a otro tipo de recursos, como la Iglesia de San Juan, en Villaumbrales, o el Museo de Santa María y San Pedro Cultural, un centro cultural exquisitamente restaurado con un fin didáctico astronómico, en Becerril de Campos.

Los turistas que quieran disfrutar de estas pequeñas embarcaciones de recreo lo podrán hacer hasta el 31 de octubre, de viernes a domingo de 10’30 a 14’00 por las mañanas y de 16’30 a 18’30 horas, por las tardes y se abrirán al público también los días que coincidan con festivo y las vísperas de festivo. En noviembre y diciembre, estarán abiertas los sábados y domingos de 10’30 a 14 horas, abriéndose también los días que coincidan con festivo y víspera de festivo. Los días 24, 25 y 31 de diciembre las embarcaciones no navegarán. Eso sí, es necesario reservar previamente a través del teléfono 673 05 00 77.

El precio por hora por embarcación es de 15 euros independientemente del número de ocupantes. Dos horas, 20 euros; tres horas, 30 euros y cuatro horas, 40 euros.

Finalmente, aquellos turistas que sitúen su viaje o ruta un poco más al norte de Palencia, en Herrera de Pisuerga, podrán sumergirse en las aguas del Canal de Castilla gracias a la embarcación ‘Marqués de la Ensenada’, puesta en marcha en 2009 por la Institución Provincial y atracada en la presa de San Andrés, junto al Centro de Interpretación del Canal de Castilla.

En este viaje de poco más de una hora de duración, el turista podrá realizar un recorrido de 6’5 km por el Ramal Norte (el primero que se construyó) hasta la esclusa sexta, una de las pocas esclusas de todo el Canal que está operativa en la actualidad, y que permitirá a todos los pasajeros revivir el proceso de llenado y vaciado de agua en la esclusa, como en los años en los que el Canal estaba en pleno funcionamiento para el transporte. Con esta operación, el barco asciende aguas arriba (4’20 metros), salvando de esta manera el desnivel del agua y retomando su marcha, canal arriba. Una experiencia única.

Esta embarcación fluvial que cuenta con capacidad para 30 pasajeros y dos tripulantes, estará abierta al público durante el mes de octubre de martes a domingo en horario de 10:30-14:00 y por las tardes de 16:00-19:00 horas; y los meses de noviembre y diciembre de jueves a domingo en horario de 10:30-14:00 y 16:00-18:00 horas. La entrada general es de 5 euros mientras que la reducida es de 3. Los niños hasta 7 años no pagan entrada. (+ INFO Y RESERVAS: 664 20 14 15).

Y para acabar el recorrido y conocer en profundidad la historia del Canal, qué mejor que una visita al Centro de Interpretación del Canal de Castilla ubicado en la antigua Casa del Barquero, justo en el embarcadero del ‘Marqués de la Ensenada’, donde el turista puede echar la vista atrás y aprender el significado de esta gran obra de ingeniería hidráulica del siglo XVIII a través de fotografías, maquetas, cuadros y piezas que formaron parte del Canal de Castilla a lo largo de todo su recorrido.

Recorrer el Canal de Castilla navegando en un barco turístico, como el Juan de Homar de Frómista, las embarcaciones de recreo de Villaumbrales o el Marqués de la Ensenada de Herrera de Pisuerga, es uno de los atractivos por los que apuesta la Institución Provincial, a través de su Servicio de Turismo, con “MÁS CANAL”, slogan que aglutina la oferta turística en torno al Canal de Castilla en Palencia con el objetivo de convertirlo en un recurso turístico imprescindible para la provincia de Palencia y en un plan ideal para disfrutar en familia de esta joya en tierras palentinas.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información