Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

CULTURA

Javier Ayarza hace doblete exponiendo en Valladolid y en Aranda de Duero

geografia
Actualizado 01/10/2018 11:18:07
Redacción

El fotógrafo palentino descubre su proyecto 'Geografía' en las Cortes de Castilla y León e instala 'El fin de los días' en el Museo de Cerámica de Aranda.

“9 de 9” y “El fin de los días” son los títulos de las exposiciones temporales en las que está presente el trabajo del fotógrafo palentino Javier Ayarza.

La primera es una colectiva que descubre el resultado final de los proyectos de los nueve artistas de la región —uno por cada provincia— que accedieron a las primeras becas de creación artística contemporánea de la Fundación Villalar, tras una rigurosa criba, dada la cantidad de participantes.

La muestra, que se inauguró el 13 de septiembre en el espacio cultural de las Cortes de Castilla y León (plaza de las Cortes de Castilla y León de Valladolid), permanecerá instalada hasta el 18 de octubre.

Además de Ayarza, fueron seleccionados en la citada convocatoria pública Juan Gil Segovia y Clara Isabel Arribas Cerezo (Ávila), Mayte Santamaría (Burgos), Yago Ferreiro (León), Andrea Ruano (Salamanca), Raquel Bartolomé (Segovia), Gloria Rubio Largo (Soria), Elisa Rodríguez (Valladolid) y Antonio Guerra (Zamora).

Construcción visual contemporánea

El fotógrafo palentino ha realizado para la ocasión “Geografía”, que toma como referencia las pequeñas infraestructuras y artefactos de carácter público que señalan la circulación de información y de personas en las comarcas naturales de Tierra de Campos y Cerrato (provincias de Palencia, Burgos, Valladolid, Zamora y León). Un trabajo que forma parte de un proyecto mucho más ambicioso y al que su autor denomina “Archivo Territorio”.

“Desde el año 2000, de una manera prioritaria, vengo trabajando en la construcción visual contemporánea de mi territorio, del territorio donde vivo (la ciudad de Palencia) y de las comarcas de Tierra de Campos y Cerrato. Y desde 2015, desencantado con la fotografía de carácter esencialista y de ‘tableau’, empecé a trabajar bajo el concepto de archivo, pero con la misma idea: la construcción visual contemporánea. Un archivo que se actualiza y que tiene sentido cada vez que se muestra en alguna de las múltiples opciones que te lo permite”, explica su autor. En este momento, “Archivo Territorio” cuenta con cerca de 9.000 fotografías ya seleccionadas, de las que alrededor de 3.000 forman parte de “Geografía”. En la exposición de las Cortes de Castilla y León se muestran cuatro piezas que suman 198 fotografías, el 7% del total de imágenes que integran “Geografía”.

El horario de visitas de “9 de 9” es de lunes a viernes, de 17.00 a 20.00 horas; y sábados, domingos y festivos, de 11.00 a 20.00 h. Todos los días, de 21.00 a 23.30 h., se proyectará un audiovisual sobre la muestra en la fachada de las Cortes que da a la avenida de Salamanca.

Desaparición del referente

Por su parte, la exposición “El fin de los días” se abrió al público el 14 de septiembre en el Museo Municipal de Cerámica de Aranda de Duero (Burgos) y se podrá ver hasta el 4 de noviembre. En esta muestra protagonizada exclusivamente por Ayarza, el fotógrafo presenta obras de dos trabajos realizados para dos proyectos colectivos, aunque no en su totalidad. Uno de ellos se realizó para “La Cabra en la Ciudad; Intercatia desde las artes plásticas y visuales contemporáneas”; el título de esta serie era “Conquista”. Y el otro para “Palacio del Tiempo”, proyecto realizado junto los antiguos componentes del colectivo A Ua Crag en El Huerto del Tertuliano y titulado “El fin de los días”, que da nombre a la exposición del Museo de Cerámica de Aranda de Duero.

“Fui preparando esta exposición cuando me di cuenta de que ambos trabajos, sin haber sido consciente de ello anteriormente, estaban relacionados. Ambos reflexionan acerca del fin de una historia, de una cultura. En el primero de ellos, el fin de la cultura e historia vaccea bajo la cultura romana; y en el segundo, el fin de la cultura (medio) rural tal como lo conocemos hoy en día. En los dos casos hay una dominante hacia la imagen blanca, en un proceso de desaparición del referente. Y en los dos el desenfoque es un elemento importante. Desenfoque selectivo en el caso del primer trabajo y desenfoque total en el caso del segundo”, arguye Ayarza. Y añade: “La dominante blanca (casi un fundido a blanco) se pensó como estrategia representativa de un final no dramático, pero al mismo tiempo podría pensarse que no se trata de un fundido a blanco, sino que se trata de una apertura desde el blanco. Pura potencialidad a la espera de algo nuevo, diferente”.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información