Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

CAPITAL

CARRIÓN: 25 años

CARRION_25_Aniversario
Actualizado 17/10/2018 12:41:21
Redacción

Este periódico, editado por la empresa Badiola&Andérez, se distribuye cada quincena en toda la provincia de Palencia, en el norte de Valladolid y su capital y en el sur de Cantabria.

Fue en 1993 cuando a José Badiola y a su socia empresarial y pareja, Rosa Rojo, se les ocurrió la idea de emprender un proyecto en Palencia al ser palentinos —concretamente de Aguilar de Campoo— y estar cansados de vivir y trabajar en Madrid. Sentían la necesidad de establecerse de nuevo en su tierra, ya que a ella se acercaban siempre que podían.

Allí, en Madrid, dirigían una empresa de eventos culturales (programaciones culturales, representación de artistas, fiestas de calle, congresos, diseño gráfico y montaje de estands y exposiciones, principalmente). En cierta manera, un servicio integral dirigido a instituciones públicas (ministerios, consejerías, ayuntamientos,…) y, puntualmente, a empresas privadas.

Por aquel entonces, un amigo suyo, Luis Barbado, ya tenía en la calle un periódico gratuito en la zona norte de la comunidad madrileña (Tres Cantos, Colmenar Viejo,…): “La Guía del Pueblo” y, en un momento de proliferación de los rotativos gratuitos —ya había varios por algunos distritos madrileños—, esto les motivó y empujó a editar un periódico gratuito y quincenal en la provincia de Palencia, después de valorar la posibilidad de implantarse en la villa aguilarense con la actividad que desarrollaban en Madrid, algo que finalmente desecharon para embarcarse en esta nueva iniciativa empresarial que se les presentaba. Visitaron con dicho amigo Palencia y se pusieron manos a la obra. De ahí nació CARRIÓN, una publicación independiente editada por la empresa Badiola&Andérez, que surgió al amparo del programa Euroform de creación de nuevas iniciativas empresariales de la Unión Europea y cuyos socios son José Badiola y Rosa Rojo.

El nombre del periódico

Lo del nombre del periódico es otra historia. Barajaron varios, entre otros, “Calle Mayor” —la arteria principal de la ciudad de Palencia y, generalmente, la de cualquier otro municipio— o “La Calle”, pero la vocación del proyecto era provincial, con lo cual tuvieron que buscar otra denominación. Y surgió CARRIÓN, el río que vertebra la provincia de norte a sur y que nace y muere en el territorio palentino, además de pasar por la capital. Y eligieron este último al coincidir con ese objetivo supracapitalino. Curiosamente, bastantes años después, se enteraron que alguien como Jerónimo Arroyo, el arquitecto palentino por antonomasia —de quien Badiola&Andérez publicó algunos años después un singular libro ya agotado— ya inició hace bastantes años otro proyecto análogo con este mismo nombre. En este aspecto es un honor para los promotores de CARRIÓN haber coincidido con este singular arquitecto y emprendedor tanto en la idea como en el nombre.

El buen amigo y diseñador de cabecera en Madrid de la empresa de José Badiola y Rosa Rojo, el orensano Rudy de la Fuente, esbozó la imagen de CARRIÓN, que aún luce con ese acento sobre la ‘O’ simulando un meandro del río, además de la maquetación inicial del periódico, que les ha servido de base hasta la fecha, aunque se han realizado los oportunos cambios en el formato y en las distintas secciones para adaptarse a los nuevos tiempos y ofrecer así una nueva imagen, sin perder la esencia originaria.

A dos colores

El periódico CARRIÓN comenzó con 24 páginas y la portada a dos colores, azul (magenta tecnicamente) —inspirado también en el agua— y negro, y se maquetó en las oficinas del ya por entonces extinto diario madrileño “El Sol”, editado por la Editorial salmantina Anaya en la misma calle Miguel Yuste, donde se redactaba —y se redacta aún— “El País”. Por cierto, un barrio, el de San Blas, que estos emprendedores palentinos conocían bien, ya que su empresa programaba todas las actividades culturales del mismo y sus fiestas.

“El Sol” duró poco tiempo, pero era propietario de una rotativa propia en Illescas (Toledo), donde tuvieron lugar las primeras impresiones del quincenal. Antes, intentaron editarlo en la rotativa del “Diario de Ávila”, que pertenecía al hermano de Adolfo Suárez y al que se conocía por “Lito” (Imncodávila), pero la noche del aquel 14 de octubre de 1993, estaba petada de cabeceras y no pudieron imprimir CARRIÓN.

Del primer ejemplar, que vio la luz el 15 de octubre de 1993, se editaron 15.000 ejemplares para distribuir exclusivamente en Palencia capital y con la intención de ir aumentando la tirada a medida que se extendieran por toda la provincia, de pueblo grande a pueblo pequeño en un principio, ejemplar a ejemplar y quincena tras quincena.

Para la puesta en marcha de este proyecto, alquilaron un apartamento en el hoy conocido por “Centro Habana”, donde el actual director, Jose Rojo, se estrenó como periodista y su hermano Elicio se hizo cargo de la parte comercial, y siempre con la ayuda de los socios fundadores, Rosa Rojo y José Badiola, que aún residían en Madrid, y también con la de Mercedes García, que se incorporó en el número 15 al departamento comercial, además de realizar labores de secretaría. Y ahí comenzó esta andadura.

En los primeros años, desde Palencia se remitía por fax el material “físico” —los artículos redactados por Jose Rojo y las distintas colaboraciones— para maquetar desde Madrid y, a través de los servicios de mensajería de Renfe —que José Badiola recogía en Chamartín con asiduidad—, se proporcionaba el material gráfico y los originales de las noticias. Poco a poco, desde la capital española, fueron dando forma con un pequeño y primario ordenador (con disquetera entonces) y con la ayuda de las oficinas de preimpresión de “El Sol", a las primeras ediciones. Toda una "primaria" aventura en realidad, ilusionante y emocionante.

Mientras, en Palencia, unos no apostaban nada por este proyecto editorial y otros, en cambio, animaban con fruición a todo el equipo a seguir con él. Desde el primer número, CARRIÓN contó con las colaboraciones de Gonzalo Alcalde Crespo –viñetista con “Boinato” y articulista con “El estilita”–, y Ángel Casas Carnicero, expredidente de la Diputación palentina —que firmaba “El hombre en su campo”—. A partir de las siguientes ediciones, se fueron incorporando otros, como Julio César Izquierdo, Elisa Docio Herrero, Maripi Gadet, José I. Díez Cano —aún hoy en nuestra altruista “plantilla”—, Alberto Calleja, Pablo del Río, Jerónimo Aguado (Jeromo), Esteban Vega, David Frechilla, Juan Carlos Alonso, Amparo Pajares, Elena León, Alfredo García, Alfonso Fierro, Pablo del Río, Luis M. Baquero, Flaviano Casas, Ilia Galán, Tello Antolín, José Luis García Antolín, Fernando Franco —estos cuatro últimos continúan colaborando en este medio informativo—,… Y, posteriormente, unos se fueron y otros les sustituyeron. A todos ellos, y a los que llegaron más tarde y aún siguen colaborando con este medio (Ana Bartolomé, Fernando Pastor, Antonio Álamo, Julián García, José Ramón Lagunilla, el/la firmante de “La chinche” o los de “Sobran motivos”, “Jacobo y Bufanda” y RUC, el artífice del pasatiempo), quienes hacemos CARRIÓN les agradecen ese apoyo a ciegas, incondicional.

¡Sorpresa!

El primer número del quincenal sorprendió por la gratuidad, por ser bicolor en su portada cuando toda la prensa era en blanco y negro, por ofrecer los anuncios por palabras gratuitos, por la gran tirada y, se supone también, por los contenidos. ¡Era una novedad! Y con grandes dosis de ilusión, tal vez un poco ingenua (la ingenuidad va muy pareja a la osadía), después de transportar esos 15.000 ejemplares desde Illescas en una furgoneta de un pariente suyo (una GM, por cierto, desaparecida del mercado poco después) durante la noche de aquel 14 de octubre, al día siguiente los integrantes de la empresa (por entonces 4 personas) comenzaron a repartirlos por la ciudad de Palencia. Uno conducía y paraba en ciertos tramos de las calles principales, según un esquema previo, para que los otros tres distribuyeran los ejemplares en quioscos, establecimientos, instituciones públicas,... Los primeros días —éstos del reparto— fueron excepcionales, según reconocen, y les sirvió para conocer mejor la ciudad, así como el tiempo necesario que requería esa labor y las dificultades que todo ello entrañaba. Entonces, aún estaban abiertos al tráfico los tramos extremos de la calle Mayor, lo que facilitaba el reparto del periódico en esta vía emblemática y, al terminar el mismo por los lugares prefijados ese primer día, con los ejemplares sobrantes se situaron enfrente del colegio Villandrando para ofrecerlos en mano entre los transeúntes, quienes los cogían encantados a la vez que sorprendidos.

Heliodoro Gallego, quien llevaba al frente del Ayuntamiento de Palencia desde 1991, fue el protagonista de la primera entrevista de “CARRIÓN”. Era el primer alcalde socialista del consistorio capitalino y su titular rezaba así: “No me importa que me llamen pedigüeño”. Algunos lectores tacharon de “socialista” a este medio por haber sacado a Gallego en su presentación oficial dentro de la escena informativa de la provincia, pero se le eligió por ser el máximo representante público de la ciudad, ya que se tenía previsto entrevistar en el segundo número del periódico al presidente de la Diputación Provincial, entonces Jesús Mañueco, y, en el tercero, al gobernador civil, Esteban Egea, como así fue.

“Para la vida política se necesita querer, valer y poder” fue el titular que avanzaba la entrevista con Mañueco. Y de la conversación con Egea, se destacó la frase “En Palencia el nivel de delincuencia es muy bajo”.

En la primera edición del quincenal, Aguilar de Campoo inauguró la sección “Viajes palentinos”, firmada por José Badiola, que duró largo tiempo y con la que se pretendía dar a conocer todo el territorio palentino. Fue una meticulosa a la vez que sencilla radiografía de toda la provincia, de norte a sur y de este a oeste. El reportaje de ese número 1 se dedicó al río Carrión y comenzaba con una descripción que hizo Miguel de Unamuno sobre este itinerario fluvial: “Signo de la dulce ternura castellana que brota de la aridez y de la roca”.

En otra de las secciones, denominada “Bares”, se hablaba de “La tertulia”, un establecimiento dirigido por Paco Mellado, gerente hoy del bar-restaurante Perejil. Y en la de “Shopping Palencia”, cuya denominación se cambió posteriormente por “De compras por”, se daba cuenta de las propuestas de “Fancy”, una franquicia de ropa dirigida al público juvenil. En ese primer número no faltaron las noticias de actualidad y de cultura; los “saluda” de los responsables del Ayuntamiento de Palencia, de la Diputación Provincial y del Gobierno Civil; los consejos de salud; trucos de cocina; artículos relacionados con el motor; anuncios por palabras; ni los pasatiempos. La contraportada de ese periódico descubría en la sección “El personaje”, en la que se retrataba a personajes palentinos con texto y foto, a ‘la banda del CARRIÓN’, integrada por José Badiola, Rosa Rojo, Elicio Rojo y Jose Rojo, con el fin de darse a conocer entre el público palentino.

Distribución

En ese primer número el reparto de ejemplares llegó también a Aguilar de Campoo, localidad a la que se dedicaron dos páginas en “Viajes palentinos”. Y a medida que se incluían pueblos en esta sección, éstos se iban incorporando de inmediato a la distribución, en función de su población o de la estrategia de reparto, tarea difícil y exhaustiva que actualmente se ha convertido en 10 rutas, en las que operan 27 personas y 21 vehículos cada quincena.

Hubo épocas en las que CARRIÓN se distribuyó —y ahora lo sigue haciendo aún— en el sur de Cantabria, con 1.100 ejemplares, y Valladolid y el norte de su provincia, con 900, pero también en Melgar de Fernamental (Burgos) y Sahagún (León) por los vínculos que estas dos localidades mantienen con las inmediatas palentinas de Osorno y Villada, respectivamente. Y otras que osadamente incorporamos al reparto con muchos más ejemplares —hasta 6.000 en su momento—: Valladolid capital y su alfoz, Cigales y la zona vallisoletana de la Ribera del Duero con Peñafiel a la cabeza e incluso Trodesillas. Entonces, la tirada llegó a 31.700 ejemplares. Una cifra que hoy se ha reducido sensiblemente a 18.000 unidades como consecuencia de la crisis económica que vapuleó a todo el país, y especialmente al sector de la prensa escrita.

Ni que hablar de quienes han repartido CARRIÓN —más de 11.000.000 de ejemplares desde el inicio— con un gran esfuerzo físico muchas veces y asumiendo riesgos con un clima no siempre benevolente, como es el caso de José .... que ya lleva más de ... años haciéndolo, o tantos otros –bastantes estudiantes por cierto- a quienes les ha servido de apoyo esta actividad hasta encontar otra dedicación más asidua o simplemente de ayuda económica. Ello han sido los 'delegados' directos de CARRIÓN en los puntos de entrega (comercios, establecimientos y bares que, por cierto, han servido de lugar de recogida y encuentro del periódico con sus lectores).

Contenidos

Muchos han sido los contenidos y secciones que se han dedicado en este quincenal y que, por colmatación o falta de tiempo y tal vez de colaboradores, han ido desapareciendo de nuestro rotativo: críticas gastronómicas, viajes por los pueblos, medio rural,…, aunque, al mismo tiempo, se han ido incorporando otras temáticas. Pero, desde los inicios hasta ahora, han permanecido la carta del director, la entrevista principal de las páginas 3 y 4, actualidad, cultura/ocio, gastronomía, motor, anuncios por palabras,…

Así pues, por las páginas de este periódico han desfilado, a lo largo de estos 25 años, más de 550 personas entrevistadas —la mayoría palentinos o personas vinculadas con la provincia merecedores de esta deferencia—, más de 1.000 críticas cinematográficas, más de 300 pruebas de automóviles, todos los pueblos del territorio y los más próximos de los alrededores visitados in situ, y un largo etcétera.

Crisis y nuevas tecnologías

La llegada de la crisis económica, que se inició radicalmente también para nosotros en mayo del año 2008, tal vez llegó a otros segmentos de negocio en cierta forma atenuada con un retraso de dos años sobre las provincias más pequeñas, como es el caso de Palencia. Una situación que sacudió de lleno a distintos sectores laborales, entre otros, la prensa escrita, y que coincidió con el auge de las nuevas tecnologías, aliadas y, al mismo tiempo, enemigas del oficio periodístico.

Fue en el año 2010 cuando al periódico CARRIÓN no le quedó más remedio que reinventarse para sobrevivir, renovando su diseño y editando la versión digital del mismo: carriondigital.com. Una edición que se ha ido actualizando con el paso de los años y que ya ha adquirido una periodicidad diaria. La periodista Beatriz Vallejo se encarga de alimentar diariamente la web del periódico CARRIÓN, así como su facebook y twitter. Y recordemos en este aspecto la colaboración anterior de Violeta Aguado.

Este quincenal sigue discurriendo por donde empezó y su futuro es imprevisible. Su presente es estable —toquemos madera— para una plantilla de 12 trabajadores a los que no les falta ilusión para seguir adelante con este proyecto inigualable.

Los trabajadores

Numerosas son las personas, naturalmente en 25 años, que han colaborado desde CARRIÓN para mantenerlo vivo hasta esta celebración. Trabajadores y colaboradores durante más o menos tiempo que han dado todo de sí para lograr que quienes aún están en este rotativo continúen. Y sin querer dejar a nadie fuera de esta lista, hay que mencionar y agradecer su aportación a José Rojo, su director desde el principio, Elicio Rojo como encargado permanente del departamento comercial —tan necesario en un periódico independiente y sin patrocinio alguno—, Belén García que tantos años se encargó de la secretaría —y de todo lo demás también un poco—; Juanfro Villumbrales, un muy buen diseñador; Pilar Zorrilla con las cuentas y más, Mónica de la Riva actualmente en la recepción y secretaría; Ludi Diez en maquetación sustituyendo a José María de la Torre y, cómo no, a los actuales miembros del equipo comercial —tan imortante para este medio— Rebeca Fraile y José Carlos González. Sin olvidarnos de quienes nos han ayudado muchos años y en múltiples facetas, como Miriam Alonso, Migueel Rodríguez,...

Los Quisqueros

Que un periódico gratuito tenga el beneplácito de los quioscos de prensa cuando no obtienen ningún beneficio palpable con el mismo, es de agradecer. Y a ello hacemos mención desde estas líneas, pues CARRIÓN siempre se ha sentido muy apoyado desde estos establecimientos, fundamentales para la difusión del rotativo. Gracias una vez más.

Los anunciantes

Un periódico gratutito lo es por sus anunciantes, que en este caso concreto es el 100% de su medio de susbsistencia. Gracias por confiar en CARRIÓN como medio visual de difundir sus productos y servicios y gracias por servir de cauce también para llegar a los lectores a través de sus establecimientos públicos a pie de calle.

Radio AGUILAR

Un proyecto, CARRIÓN, por cierto, al que en su momento se unió el de la gestión de Radio AGUILAR, emisora municipal de esta villa norteña, cuando hace ya 17 años su ayuntamiento sacó a concurso dicha gestión que resultó adjudicada a Badiola&Andérez. Allí dos compañeros actualmente continúan la labor iniciada entonces por Elena García y después por Carlos García, Carmen Molinos, y que sabiamente han heredado Gema Vicente y Eleobel Díez.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información