Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

SALUD

Más de un millar de niños fueron diagnosticados de epilepsia en Castilla y León en 2017

crisis_epileptica
Actualizado 19/10/2018 13:17:09
Redacción

La epilepsia es uno de los trastornos neurológicos crónicos más frecuentes, afectando a una proporción importante de la población. En concreto, esta patología fue diagnosticada a 15.430 personas en la Comunidad el año pasado y de ellas, 1.089 fueron niños en edad de atención pediátrica. Esta elevada prevalencia hace que la epilepsia infantil sea un problema de salud al que hay que prestar atención y que requiere de formación específica para los profesionales sanitarios. Por eso, Castilla y León va a celebrar la primera jornada monográfica de la Comunidad sobre este tema, con la participación de ponentes y asistentes procedentes de toda España.

Castilla y León se convertió, el jueves 18 de octubre, en la sede nacional de la epilepsia infantil con la celebración de una jornada monográfica sobre esta enfermedad a la que acudieron más de 200 profesionales sanitarios de diversos puntos del país. Concretamente, los inscritos procedían de once comunidades autónomas: Castilla y León, Asturias, Madrid, Cantabria, País Vasco, Navarra, La Rioja, Comunidad Valenciana, Cataluña, Extremadura y Castilla-La Mancha.

El evento, pionero en la Comunidad, tuvo lugar en el Hospital Universitario Río Hortega de Valladolid y nació con la intención de incrementar la visibilidad de esta enfermedad, al tiempo que ofreció la oportunidad de presentar novedades y actualizar conocimientos sobre la materia a todos los profesionales sanitarios implicados en su diagnóstico y tratamiento que trabajan, principalmente, en los servicios de pediatría, neurología, neurofisiología, radiodiagnóstico y urgencias. Para ello, se contará con una docena de ponentes expertos que desarrollan su labor en los hospitales de Castilla y León, Asturias y Madrid.

La epilepsia es una compleja patología neurológica que se define por la aparición de una actividad eléctrica anormal en las neuronas de la corteza cerebral que provoca crisis de diferentes tipos (convulsiones, ausencias, entre otras). En la Comunidad se diagnosticó esta enfermedad a un total de 15.430 personas en 2017. Esta cifra se dividió del siguiente modo entre las nueve provincias: 1.183 en Ávila, 2.260 en Burgos, 3.058 en León, 1.016 en Palencia, 2.189 en Salamanca, 912 en Segovia, 612 en Soria, 3.092 en Valladolid y 1.108 en Zamora.

Estas cifras indican que este es uno de los trastornos neurológicos crónicos más frecuentes y está compuesto por muchos síndromes epilépticos distintos que se clasifican en función de los factores desencadenantes, el tipo de manifestaciones que causan y la edad de presentación de los síntomas, por lo que la vertiente pediátrica de la enfermedad es una parte fundamental del estudio y abordaje de la misma.

El hecho de que durante la infancia el cerebro se encuentre en pleno desarrollo es una característica que propicia la aparición de estos síndromes epilépticos. En la edad pediátrica, por tanto, existe una mayor variedad en los tipos de crisis que en la edad adulta, a lo que hay que añadir que los tratamientos para estos pacientes también son distintos, ya que deben ajustarse al peso del paciente y a las formas de administración que pueden ser más viables para los niños. Y todo esto hace que la formación específica de los profesionales sanitarios en epilepsia infantil sea fundamental.

En Castilla y León se diagnosticó esta patología a 1.089 niños de entre 0 y 14 años el año pasado. Los casos se distribuyeron del siguiente modo: 81 en Ávila, 166 en Burgos, 188 en León, 83 en Palencia, 155 en Salamanca, 77 en Segovia, 46 en Soria, 223 en Valladolid y 70 en Zamora.

La jornada contó con el aval científico y el apoyo de diversas sociedades científicas nacionales: la Asociación Española de Pediatría (AEP), la Sociedad Española de Neurología Pediátrica (SENEP), la Sociedad Española de Epilepsia (SEEP), la Sociedad de Pediatría de Asturias, Cantabria y Castilla y León (SCCALP), Asociación de Neuropediatría de Castilla y León (ANEPCYL) y el soporte del Instituto de Estudios en Ciencias de la Salud de Castilla y León (IECSCYL).

Entre los temas que se abordaron destaron la importancia de un buen diagnóstico clínico de las crisis y el tipo de epilepsia, los métodos diagnósticos complementarios (tales como el electroencefalograma, la neuroimagen o la genética), los diferentes tratamientos farmacológicos existentes para la epilepsia en edad infantil y otros tratamientos no farmacológicos (como, por ejemplo, la dieta cetogénica, la neuroestimulación o la cirugía). La formación combinó las charlas teóricas con la puesta en marcha de casos clínicos interactivos que permitan aplicar a la práctica los conocimientos adquiridos.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información