Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

POR CAUCES Y LADERAS

Venare non est occidere. (Cazar no es matar)

tello_foto_554
Actualizado 03/12/2018 11:07:10
Por cauces y laderas

El cazador moderno, el cazador del nuevo siglo, ya no concibe la caza como un medio de vida. Pasaron los tiempos en los que en muchas zonas de nuestra península, de nuestra comunidad y de nuestra provincia, la abundancia de especies, sobre todo de caza menor hacía pensar a un gran número de cazadores que aquello era una fuente de recursos inagotables. Nada más incierto; en el medio rural las modernas prácticas agrícolas, al evolucionar hacia una producción más competitiva, han envenenado nuestros campos.

TELLO ANTOLÍN

Venare non est occider. Así reza, como escribió el inolvidable Ortega y Gasset en el famoso prólogo del libro del Conde de Yebes…! En suma: que no se caza para matar, sino, al revés, se mata por haber cazado. Si al cazador le regalan la muerte del animal, renunciaría a la caza. Lo que busca es ganársela. Esta leyenda latina, también inscrita como lema en el escudo de una sociedad de cazadores, ya extinta, “Cazar no es matar”, qué magnífica frase ésta que expresa un pensamiento que sirve de guía al cazador. Cuán profunda sabiduría y cuantas jornadas de caza llevan implícitas estas cuatro sencillas palabras acuñadas como emblema y que cualquier cazador puede hacer suyas. En la actualidad no se puede concebir la naturaleza como un elemento singular en la que intrínsecamente, al menos en sus orígenes, no ha intervenido el hombre. Especies de animales y personas coexistimos formando parte de un hábitat, el cual, a los hombres, por ser especie dominante, nos corresponde cuidar y, si es posible, mejorar gestionando sus recursos acertadamente.

El cazador moderno, el cazador del nuevo siglo, ya no concibe la caza como un medio de vida. Pasaron los tiempos en los que en muchas zonas de nuestra península, de nuestra comunidad y de nuestra provincia, la abundancia de especies, sobre todo de caza menor hacía pensar a un gran número de cazadores que aquello era una fuente de recursos inagotables. Nada más incierto; en el medio rural las modernas prácticas agrícolas, al evolucionar hacia una producción más competitiva, han envenenado nuestros campos. El trasiego diario de miles de vehículos por nuestras carreteras, provoca la muerte por atropello de infinidad de mamíferos, aves y reptiles, sin que la mayoría de los casos, los usuarios de este medio de transporte sean conscientes de este gravísimo impacto. Este factor, entre otros muchos, ha incidido negativamente en los cambios de hábitat y consecuentemente han tenido su influencia en las poblaciones de animales silvestres. Sin embargo, la caza, practicada con respeto a las leyes vigentes y entendida como un acto de renovación de las especies cinegéticas, es el menor de los impactos que recibe la Naturaleza.

El arte de la caza, cuyo fin intrínseco es la captura de un animal, en la actualidad no se puede concebir como una actividad exenta de cuidada planificación, que conlleva una importante labor técnica de investigación y gestión de toda la fauna de nuestros campos y montes. La primavera y el verano son periodos de trabajo continuo para guardas y gestores, también para muchos cazadores que realizan recorridos diurnos por los cotos, en los periodos pre-reproductores y post-reproductores, todos con el objeto de evaluar la cría de las distintas especies. De esta importantísima y necesaria labor de campo se obtienen datos esenciales, como la tasa reproductiva de la perdiz, de la liebre, etc. En fin, siempre ilusionados en proteger conservar y mantener el equilibrio de las especies silvestres y la mejora de sus hábitats, porque, como rezaba la antigua leyenda. “¡CAZAR NO ES MATAR…!”

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información