Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook YouTube
Compartir:

CANTABRIA

Barcones apuesta por la coordinación entre comunidades para garantizar el tránsito seguro en las carreteras

Vialidad_Invernal-
Actualizado 13/12/2018 12:36:13
Redacción

La delegada del Gobierno en Castilla y León y el delegado del Gobierno en Cantabria han participado hoy en Mataporquera en una reunión de coordinación de los efectivos que en ambas comunidades autónomas intervienen en la campaña de vialidad invernal para tratar de garantizar, en la medida de lo posible, el tránsito seguro en las carreteras de titularidad estatal ante situaciones meteorológicas adversas, sobre todo la nieve y el hielo. Se ha hecho hincapié en las carreteras estatales entre Burgos, Palencia y León y Cantabria pero, sobre todo, en la A-67 y su tramo entre Aguilar de Campoo y Reinosa.

La delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones, y el delegado del Gobierno en Cantabria, Pablo Zuloaga, han participado hoy en la localidad cántabra de Mataporquera, adscrita al municipio de Valdeolea, en una reunión de coordinación de los efectivos que en ambas comunidades autónomas participan en la campaña de vialidad invernal para tratar de garantizar, en la medida de lo posible, el tránsito seguro en las carreteras de titularidad estatal ante situaciones meteorológicas adversas, sobre todo la nieve y el hielo.

Los representantes del Gobierno de España en cada comunidad autónoma dirigen un protocolo de actuaciones de los órganos de la Administración General del Estado, ante nevadas y otras situaciones meteorológicas extremas que puedan afectar a la Red de Carreteras de titularidad estatal.

Tal y como ha dicho Barcones, “de poco serviría que funcionase nuestro protocolo si no trabajáramos también coordinadamente con las comunidades autónomas limítrofes puesto que las carreteras estatales de nuestra comunidad autónoma no empiezan ni terminan en Castilla y León”.

Así, se han analizado las particularidades de carreteras nacionales burgalesas, como la N-623, entre Burgos y Santander; la N-629, entre Colindres y Cereceda; o leonesas, como la N-621, de León hasta Unquera, aunque la conexión entre Castilla y León y Cantabria es a través de Asturias. Pero se ha hecho especial hincapié en la N-611, que comunica Palencia con Santander y que actualmente no soporta demasiado tráfico y, sobre todo en la A-67 (Autovía Cantabria-Meseta), en los 28 kilómetros que separan Aguilar de Campoo y Reinosa.

Con este encuentro al que han asistido todos los órganos con competencias en la puesta en marcha de los protocolos de vialidad invernal de Cantabria y de Castilla y León se quería conseguir que la relación entre todas estas personas y los medios materiales de los que disponen ambas comunidades autónomas sea ágil y fluida.

En la zona sur de Cantabria y Norte de Palencia se producen nevadas copiosas y otras situaciones meteorológicas que afectan directamente al tráfico. Es una zona en el interior de la cordillera Cantábrica a una altitud de entre 800 y 1000 metros y muy proclive a los efectos de la nieve, el hielo y la niebla.

EMBOLSAMIENTOS

La intensidad de las nevadas obliga a veces a tomar medidas de prohibición de que circulen determinados o todos los vehículos para evitar males mayores. Si es necesario, cuando la nieve empieza a afectar a la circulación en sentido norte, se impide el paso de vehículos de segunda categoría. En este caso, estos camiones y autobuses se estacionan en el polígono de Aguilar de Campoo.

Es la Guardia Civil la que normalmente somete a valoración la necesidad de estos embolsamientos que suelen producirse cuando hay problemas de vialidad en el puerto cántabro de Pozazal.

La delegada del Gobierno en Castilla y León ha destacado, por este motivo, que es “fundamental que los responsables de los sectores de Tráfico de la Guardia Civil de ambas comunidades estén coordinados entre ellos de cara a la decisión que se adopte sobre si embolsar o no vehículos de segunda categoría o incluso llegar a impedir el paso al resto de vehículos. Es una decisión clave puesto que no es extraño que un camión se cruce o haga la tijera por culpa del hielo o de la nieve y deje inhabilitada para el tráfico una vía”.

Si el embolsamiento se produce a tiempo en las zonas previstas, tanto en Palencia como en Cantabria, se puede llegar a evitar que los vehículos queden atrapados en el puerto.

En Castilla y León existe otra zona para realizar estos estacionamientos o embolsamientos de vehículos si la cota de nieve desciende. Es el área de Santillana de Campos, todavía en Palencia, cerca de Osorno.

La información de la situación de las carreteras de ambas comunidades autónomas por parte de todos los intervinientes en estos protocolos es fundamental para tomar las medidas adecuadas que permitan que el tráfico se vea afectado en la menor medida posible. En esta reunión se han arbitrado también vías eficientes de comunicación no sólo entre las guardias civiles de Tráfico de una o de otra comunidad sino también entre las demarcaciones de carreteras del Estado a través de las empresas concesionarias de la conservación, y por tanto de la vialidad invernal, en la A-67. La Delegación del Gobierno tiene en la Subdelegación de Palencia el canal en el que se centra toda esta información.

En la reunión han estado presentes, además de los responsables de la Guardia Civil y de las demarcaciones de Carreteras del Estado, los de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) que ofrece datos precisos y fiables de los posibles fenómenos adversos que puedan darse en la zona. Esto permitirá poder tomar las decisiones de activar niveles en función del riesgo.

También es fundamental el papel que desempeña la Dirección General de Tráfico. Uno de los ocho centros de gestión del tráfico que hay en España, el de la zona norte, que vigila el tráfico de Castilla y León, Asturias y Cantabria, se ubica en Valladolid. Virginia Barcones no se ha olvidado tampoco “de la Unidad Militar de Emergencias que está disponible para actuar si fuera necesario y del Cuerpo Nacional de Policía que también participa dentro de sus ámbitos territoriales de acción si fuera requerido”.

En los protocolos de vialidad invernal tanto de Castilla y León como de Cantabria se recogen los procedimientos operativos para el desarrollo de la campaña. De esta manera, se establecen, entre otros aspectos, las medidas preventivas, las circunstancias en las que se activarían las fases del protocolo (que son de alerta, preemergencia y emergencia) y la consiguiente movilización de los efectivos, así como la canalización de la información a los ciudadanos.

Según ha señalado la delegada, “la palabra clave es coordinación, no sólo entre las personas que integramos cada protocolo dentro de la Administración General del Estado sino, como es el caso, con los de la comunidad autónoma limítrofe. E igualmente considero fundamental la necesaria colaboración y coordinación con la Junta de Castilla y León y con las Diputaciones Provinciales. Mantendremos reuniones sectoriales como la de hoy con otras autonomías (la siguiente es la de Madrid) y también con el Gobierno Regional, a través de la Consejería de Fomento de la Junta de Castilla y León”.

INFORMACIÓN AL CIUDADANO

En la reunión, se ha puesto también el foco en la necesidad de mantener en todo momento bien informado al ciudadano de las previsiones meteorológicas y del estado de las carreteras. Cada vez son más los medios y maneras de informarse fehacientemente de cómo está la situación, una situación que es además cambiante en márgenes de tiempo muy cortos.

Los ciudadanos disponen, entre otros medios, del teléfono 011, de la web infocar.dgt.es, de la aplicación gratuita de la DGT, de una cuenta de twitter (@informacionDGT) y cuentan con los medios de comunicación social.

Para concluir, la representante del Ejecutivo Central en Castilla y León ha manifestado que “los ciudadanos deben saber que, en el caso de producirse condiciones meteorológicas adversas que puedan afectar a la vialidad, el Gobierno de España cuenta con medios humanos y materiales suficientes para tratar de paliar los posibles efectos negativos para el tráfico”.

Pese a ello, ha pedido a los ciudadanos “colaboración” y que permanezcan atentos a las informaciones oficiales transmitidas y que sigan las indicaciones que se den por parte de Protección Civil, de la AEMET o de la DGT puesto que “puede haber situaciones, por la intensidad de las nevadas o de otras condiciones meteorológicas extremas, que obliguen a recomendar a los ciudadanos que no utilicen determinadas vías y también a exigir el uso de cadenas o incluso a prohibir transitar por determinados tramos”.

Unas 3.000 personas integran los medios humanos de empleados de la Administración General de Estado directamente implicados en el desarrollo de la campaña de vialidad invernal 2018-2019 en Castilla y León.

ASISTENTES

Además de la delegada del Gobierno en Castilla y León y del delegado en Cantabria, a la reunión han asistido el subdelegado del Gobierno en Palencia, Ángel Miguel, y el alcalde de Valdeolea, Fernando Franco. También ha estado presente Clemente García Barrios, general jefe XII Zona de la Guardia Civil en Castilla y León.

Los técnicos de ambas administraciones que han participado han sido José Miguel Tolosa, jefe provincial de Tráfico en Cantabria; Rubén Flores, comandante de Tráfico en Cantabria; Fernando Hernández Alastuey, jefe de la Demarcación de Carreteras en Cantabria; Rafael Campos Barquín, teniente coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Palencia; Eduardo Yugueros García, capitán Subsector Tráfico Guardia Civil de Palencia; Fernando Alonso Echeverría, jefe Provincial de Tráfico de Palencia; Javier Largo Alonso, director Unidad de Carreteras de Palencia; Manuel A. Merino López, jefe Protección Civil en la Subdelegación del Gobierno en Palencia; Rafael Aparicio Azcárraga, teniente coronel jefe Sector Tráfico Guardia Civil Castilla y León; Álvaro Díaz Fernández, teniente coronel jefe V Batallón de Intervención en Emergencias (UME); Juan Carlos Peña Carvajal, capitán V Batallón de Intervención en Emergencias (UME); José Vidal Corrales Díaz, jefe de la Demarcación de Carreteras Occidental; Mª Inmaculada Matías Fernández, jefa provincial Tráfico de Valladolid (Coordinadora Regional); Roberto Martínez Alegría, responsable de Unidad Protección Civil de la Delegación del Gobierno; Juan Pablo Álvarez Alonso, delegado regional AEMET Castilla y León; Fco. Javier Pérez Blázquez, secretario general de la Delegación del Gobierno, y José Antonio Celorrio Calvo, jefe de Gabinete de la Delegación del Gobierno de Castilla y León.