Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

ENTREVISTAS

“Mi techo en la fotografía sería poder seguir trabajando en lo que me gusta”

MirtaRojo
Actualizado 13/02/2019 19:32:49
Redacción

Ha saltado a la fama mediática con los Goya, no por dedicarse al mundo de la interpretación, sino por su profesionalidad en el manejo de la cámara fotográfica. La Academia de Cine contrató los servicios de Mirta Rojo (Palencia, 1986) para retratar a los premiados de la gala, cuyas fotos fueron colgadas exclusivamente en Instagram.

La fotógrafa palentina, que estudió Comunicación Audiovisual en la Universidad Europea Miguel de Cervantes de Valladolid y que lleva 10 años instalada en Madrid, se ha forjado un prestigio en el campo de la imagen tras haber trabajado en el estudio de Manolo Yllera y para la editorial internacional de revistas Condé Nast (‘Vogue’, ‘GQ’, ‘Traveler’, ‘S Moda’, ‘AD’, ‘El País Semanal’ y un largo etcétera).

Este año Mirta Rojo, con tan sólo 32 años, ha estrenado su propia oficina en la capital española y su intención es establecerse en un futuro en su tierra natal.

JOSE ROJO

Pregunta. ¿Satisfecha con el trabajo realizado en los premios Goya?

Respuesta. Súper contenta. Estuve muy emocionada con el encargo. Y el domingo –3 de febrero– cuando llegué a casa, se me cayeron un poco las lágrimas. Después de tantos días de trabajo previo, la presión del momento… Y, aunque he realizado este tipo de encargo muchas veces, éste ha sido un proyecto mucho más mediático y que yo personalmente he gestionado de principio a fin, desde la iluminación y el montaje del set hasta la elección de la escenografía y el atrezzo. Yo iba con un asistente de luces y otro asistente digital y entre este último y yo seleccionábamos las fotos que luego mi ayudante pasaba al responsable de Comunicación de la Academia de Cine, que era quien se encargaba de colgarlas en Instagram.

P. Ha tenido que ser una auténtica locura, un trabajo tan instantáneo…

R. Pues gracias a la ayuda de mis dos ayudantes, que si no me hubiera vuelto más loca de lo que me volví. Pero, al final, el resultado encantó a la Academia y, según me dijeron, consiguieron muchos más seguidores que en la gala del año pasado y el visionado de mis fotos superó los 1,3 millones de espectadores.

P. ¿Qué actor y actriz, según su parecer, han brillado más?

R. Me encantó María Pedraza; es un bellezón que no tiene que hacer nada para salir preciosa en las fotos. Y Gloria Ramos, la de ‘Campeones’, estuvo increíble; lo que desprenden este tipo de personas no lo tienen los demás.

Y de actores me encantaron Luis Zahera y Antonio de la Torre, porque demostraron una alegría desbordada por haber recibido el Goya.

P. Sin duda, Jesús Vidal, mejor actor revelación, ha sido toda una revelación como persona entrañable e inteligente con su mensaje de “inclusión, diversidad y visibilidad” para las personas con discapacidad.

R. Yo vi la gala al día siguiente, y eso que suelo verla todos los años, pero el trabajo me lo impidió… (Risas). Y el discurso de Jesús Vidal me pareció tan auténtico…; me agarré una llorera cuando le vi… Durante la gala, escuché los aplausos y, ya cuando llegó para hacerle la foto, me emocionó, la verdad…

P. Háblenos de los inicios en su oficio…

R. Abrirte un hueco en Madrid es muy complicado. Yo empecé de cero. Quise hacer un máster, pero costaba mucho dinero y, además, los fotógrafos que conocía me aconsejaron seguir de asistente en prácticas donde me llamaran porque eso me iba a dar mucha más experiencia. Y les hice caso. Hice prácticas en Condé Nast, aunque lo que te dicen ya de entrada es que no vas a hacer fotos. Y, al principio, mi trabajo consistía en asistir a los fotógrafos, montar luces, aprender a retocar, buscar atrezzos,… Eso me dio la oportunidad de adquirir muchísima experiencia y de conocer a mucha gente…

P. Y, de repente, le abrió las puertas de su estudio el fotógrafo Manolo Yllera.

R. Estando de prácticas en el estudio de Condé Nast, envié mi currículo a cerca de 30 fotógrafos, de los que me contestaron tres; dos para decirme que no y Manolo, que me propuso formar parte de una de sus producciones. Yo era una de sus cinco asistentes y, al final, me quedé como su segunda asistente. Con él trabajé nueve meses.

De todos los fotógrafos de Condé Nast he aprendido muchísimo, sobre todo, en el campo de la fotografía de producto, bodegón, moda... Y Manolo ha sido uno de mis grandes maestros y él me ha enseñado mucho en el tema de retoque de decoración e iluminación. Hoy todos a los que he conocido son amigos míos, y me han abierto muchas puertas.

P. ¿Cuándo se sintió verdaderamente una profesional?

R. Cuando me propusieron ser fotógrafa de producto y de bodegón en la revista ‘S Moda’, que editaba Condé Nast y ‘El País’. Al principio me costaba mucho nombrarme a mí misma “fotógrafa”, pero con el tiempo y la experiencia fui cogiendo seguridad.

P. De todos los palos que ha tocado: moda, decoración, bodegones,… ¿cuál le ha enganchado más?

R. Es muy difícil decidirme por uno en concreto. Al final, lo que veo que me engancha es lo que todavía no he hecho; lo nuevo por hacer.

Ahora, en Madrid estoy muy contenta, pero tengo en mente iniciar un proyecto en Palencia. Mi idea es establecerme en Palencia, aunque será más a largo plazo, y desde allí trabajar y moverme para hacer cualquier encargo o proyecto personal.

P. De todos los proyectos que ha firmado, ¿cuál es la niña de sus ojos?

R. No sabría decirte. He hecho tantos… De lo que sí me he dado cuenta es de que con el paso del tiempo valoro más lo que hice años atrás.

En estos momentos, como llevo un año en el tema de la decoración, me gustó mucho el reportaje que hicimos para ‘AD’ este año cuando subimos muebles de diseño en teleférico a los Picos de Europa a 1.800 metros de altura para retratarlos. El director confió en mí; fue una idea mía, y por ello recibí muchas felicitaciones.

P. En enero de este año se ha hecho autónoma.

R. He sido autónoma desde que empecé. En este sector no te contratan ni de coña. Siempre he trabajado para estudios de fotografía y en enero he empezado por mi cuenta. Ahora, por fin, ya soy Mirta Rojo. Soy mi propia jefa. Ya no dependo de revistas al cien por cien. Ahora decido lo que hago y lo que no, marco lo que quiero hacer, envío presupuestos, propongo temas,… Es una nueva aventura y, por el momento, todo me está saliendo bastante bien…

Además de los Goya, me han llamado para hacer otros proyectos, que aún no están cerrados, pero que me entusiasman: ser foto fija en una serie, hacer fotografías para galerías de arte y una colaboración para una revista de New York.

Y, a partir de ahora, lo que procuraré será especializarme y diferenciar mi trabajo.

P. ¿Hacia dónde quiere dirigir su mirada?

R. Me encanta la fotografía documental, de viajes. Cuando he ido a alguno, suelo llevar la cámara analógica. Y he hecho fotos de paisajes, pero prefiero retratar personas, porque en las fotos cuentan mucho más que los paisajes.

En Palencia me gustaría hacer algo sobre tradiciones y folclore... pero contado de una forma muy visual, actual y moderna.

P. ¿Cuál es su techo en el campo de la fotografía?

R. Con cada trabajo aprendo más. La fotografía es un campo tan amplio que es muy difícil llegar a un techo.

Mi techo sería poder seguir trabajando en lo que me gusta: viajar, que me apasiona; montar exposiciones; participar en algún libro; editar una revista en Palencia;… ¡Quiero hacer tantas cosas!

P. Cartier-Bresson, Robert Capa, Helmut Newton, Robert Doisneau y Cindy Sherman están en la lista de los mejores fotógrafos de la historia. ¿A usted quién le fascina?

R. Qué te puedo decir de todos esos que has nombrado… En el proyecto de fin de carrera de la universidad hice un trabajo sobre la historia de la fotografía de moda y me empapé de Edward Steichen, cuyo trabajo admiro un montón.

En el tema de bodegones, me encantan Raymond Meier y Fabrice Bouquet. Y me flipó una exposición que vi en Madrid de Bruce Davidson, que hace una fotografía muy personal, del día a día, que es algo en lo que me gustaría trabajar.

P. Lleva 10 años fuera de Palencia y quiere establecerse en su tierra. ¿Qué le engancha tanto?

R. Mi padre es de Torquemada y vive allí, un pueblo en el que he pasado mi infancia, y mi madre vive en Villalobón. Yo siempre que puedo, voy a Palencia. Además de tener a mi familia, allí conservo a mis amigos de toda la vida.

Además, el año pasado descubrí la Montaña Palentina y me fascinó. Me encanta hacer rutas con mis amigos, sacar fotos.…

Estoy muy vinculada a Palencia; me encanta mi tierra. En Madrid defiendo Palencia a muerte.

P. ¿Qué rincones palentinos le parecen más fotogénicos o dignos de ser retratados?

R. En otoño me gusta pasear por las Huertas del Obispo. Me parece alucinante el puente de Torquemada y, también, la ermita de Valdesalce. Y de camino a la Montaña Palentina, recomiendo hacer parada en el pórtico románico en Moarves de Ojeda… ¡espectacular!, y el mirador de Piedrasluengas.

Por otro lado, hay muchos personajes palentinos a los que me encantaría sacar fotos.

Personalísimo

“Soy sincera, pasional, sensible y… fiestera”

- Signo del horóscopo… Sagitario.

- Vicio confesable… Mi vicio es trabajar; me encanta trabajar. ¡Qué triste! (risas).

- Película para recordar… ‘La vida de Adèle’ y españolas, ‘AzulOscuroCasiNegro’ y, de las últimas que he visto, ‘Carmen y Lola’.

- Actor… Quim Gutiérrez.

- Actriz… Bárbara Lennie.

- Animal… Perro, Pastor Alemán.

- Color… El rojo y el negro.

- Libro predilecto… ‘Hacia rutas salvajes’. Soy un poco salvaje (risas).

- Coche que tiene… Tengo una Vespa, que me ha dado la vida en Madrid.

- En cuestión de cocina se muere por… La pasta típica que me hacía mi abuelita, con tomate, chorizo y huevo cocido.

- La canción que le levanta el ánimo se titula… ‘I follow rivers’, de Lykke Li. También me encanta Joe Crepúsculo.

- En su relación con las personas no soporta… Que me mientan. Me cuesta mucho perdonar eso.

- Por el contrario, valora… Que me hagan reír. Pasarlo bien. Me encantan las personas diferentes y alocadas.

- Siente envidia sana por… No me gusta nada la palabra envidia. Me alegro mucho por las cosas buenas que le pasa a la gente cercana.

- Rasgo que le define… Soy sincera, pasional y sensible.

- Su gran defecto… Ser demasiado sincera, demasiado pasional y demasiado sensible.

- Su mejor sueño… Vivir una temporada en un lugar remoto y pequeño, como por ejemplo en una aldea africana, y hacerlo como una persona más de allí.

- Cuando le presentan a una persona se fija en… Las manos.

- Los sábados por la noche disfruta… Yendo a un concierto, saliendo de fiesta con mis amigos y bailar. Soy fiestera.

- El rincón favorito de su casa es… Mi habitación.

- De Palencia no aguanta… La verdad es que me gusta Palencia y por eso me encantaría volver en un futuro.

- Y lo que más le gusta de los palentinos es… La naturalidad. Creo que somos personas nobles.