Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

GASTRONOMíA

Tiempo de Carnaval, tiempo de orejuelas

FOTO_PANADERIAS_1
Actualizado 15/02/2019 10:52:55
Redacción

Comienza el mes de febrero y con ello todos los obradores empiezan a elaborar el postre que marca la llegada de los carnavales. Orejuelas, orejas u hojuelas son los nombres por los que se conoce a este dulce típico que se elabora en estas fiestas en la provincia de Palencia, así como en casi toda nuestra comunidad. Su nombre deriva de uno de sus ingredientes estrella y fundamentales, el orujo, y como marca la tradición tenían que parecer orejas de cerdo.

MARÍA FRANCO MARCOS

Comienza el mes de febrero y con ello todos los obradores empiezan a elaborar el postre que marca la llegada de los carnavales. Orejuelas, orejas u hojuelas son los nombres por los que se conoce a este dulce típico que se elabora en estas fiestas en la provincia de Palencia, así como en casi toda nuestra comunidad. Su nombre deriva de uno de sus ingredientes estrella y fundamentales, el orujo, y como marca la tradición tenían que parecer orejas de cerdo.

Las orejuelas tradicionalmente se consumían el martes de Carnaval, y eran elaboradas en casa. Actualmente su época de elaboración se ha ido ampliando y llenan panaderías y confiterías desde comienzos del mes de febrero, sin poder aguantarnos hasta Carnaval para consumirlas.

Se trata de un postre delicado y ligero y, aunque se compongan de una receta sencilla en lo que a ingredientes se refiere, su verdadero secreto está en la ejecución de la elaboración y el mimo que se pone a la hora de elaborarlas para obtener unas orejuelas finas, ligeras y crujientes.

Los ingredientes como hemos dicho son sencillos y varían dependiendo de la zona, ya que se utilizaban los recursos de los que se disponían; en este caso utilizaremos:

? 2 huevos medianos

? 50 ml. de orujo blanco (de buena calidad)

? 500 gr. de harina trigo aproximadamente

? Una pizca de sal

? 100 gr. de aceite o manteca de cerdo (receta original)

? 100 ml. de zumo de naranja o agua templada.

? Y opcionalmente, ralladura de limón o naranja

Añadimos el agua o zumo templado, un pellizco de sal, el aceite o la manteca (derretida), el orujo y los huevos. Batimos hasta que nos quede una crema homogénea y vamos añadiendo la harina poco a poco mezclando todos los ingredientes. Amasamos hasta obtener una masa trabajada y fina. Dejaremos reposar la masa durante una hora aproximadamente y a continuación la estiramos hasta obtener una fina capa, cortamos y freímos en aceite a temperatura media hasta que estén doradas y crujientes. Por último, espolvoreamos con azúcar y listas para comer.

Hay infinidad de modificaciones y, por supuesto, en cada casa u obrador se le da ese toque especial siguiendo recetas heredadas de nuestras abuelas (como es mi caso personal).

Mientras estas recetas sigan pasando de generación en generación nuestras tradiciones seguirán vivas.

María Franco Marcos, presidenta de la Asociación Provincial de Fabricantes de Pan de Palencia y gerente de la panadería La Tahona de Sahagún