Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook YouTube
Compartir:

A PIE DE ARBOL

8 de marzo: mujer, mujer trabajadora

FOTO_FLAVIANO_559
Actualizado 01/03/2019 10:46:36
Flaviano Casas Martínez

Mujer, ante todo Mujer. Larga y fecunda historia en la que ha sido protagonista de constantes luchas, actos heroicos y cotidiana generosidad. En el orden social ha llovido mucho desde el matriarcado; sin embargo la complejidad de los acontecimientos presentes, nos obliga a reconsiderar la imposición de los valores del hombre sobre la mujer, las claves del llamado “feminismo” en una sociedad considerada “machista” y, sobre todo, la defensa de la mujer en un orden social capitalista.

Mujer, ante todo Mujer. Larga y fecunda historia en la que ha sido protagonista de constantes luchas, actos heroicos y cotidiana generosidad. En el orden social ha llovido mucho desde el matriarcado; sin embargo la complejidad de los acontecimientos presentes, nos obliga a reconsiderar la imposición de los valores del hombre sobre la mujer, las claves del llamado “feminismo” en una sociedad considerada “machista” y, sobre todo, la defensa de la mujer en un orden social capitalista.

Mujer, en su condición múltiple, militante en todas las facetas de la vida: el trabajo, la entrega incondicional, el sacrificio, el testimonio vivo, la sensibilidad, el firme compromiso, el carisma digno de su linaje… La mujer en la historia dejó huellas imborrables que es preciso reconocer como claves fundamentales para continuar la lucha por su liberación. Son fórmulas que surgen en todos los contextos geográficos de cualquier procedencia social, impregnadas de fe, de esperanza, de utopía, pero también de crudo realismo y de pura necesidad vital.

Estas huellas emanan ahora natural espontaneidad, al tiempo que exigen legítimos y pisoteados Derechos, rebosando creatividad y capacidad crítica transformadora. Enumeramos el empleo precario, el trabajo agotador, las muertes laborales, la falta de conciliación de la vida laboral, familiar y social, la burda discriminación…, para exigir la plena liberación de la esclavitud sexual y la emancipación junto al hombre (lucha en común) de la explotación capitalista. Si abrimos los ojos al mundo del arte y observamos Abolición de la Esclavitud, de Pierre Briard, comprenderemos las razones que mueven al mundo, hasta alcanzar la plena igualdad de género y de clase social.

Es preciso escalar en múltiples etapas, romper desalientos, luchar con fe y esperanza. Mujeres violadas, desahuciadas, enjauladas, con vidas alambradas, conducidas golpe a golpe al matadero de la ¿Prehistoria?. No hay continente que se libre de estas cadenas. En la conquista bélica de territorios, caso actual de “sangre por petróleo”, la mujer es la primera víctima. La soldadesca se ceba como botín a su amor patrio, para continuar la gesta de matanzas de madres y niños, mediante bombardeos selectivos en barrios, escuelas y hospitales: Yemen, Siria, Libia, Irak… Nomadeo humano por guerras invasoras, desde África y otras latitudes, segunda parte, más de lo mismo. El mundo “civilizado” calla y otorga como culpable directo o como cómplice. Ustedes dirán.

Contemplemos a las jóvenes indias violadas y colgadas de los árboles, a las trabajadoras maquileras en Méjico, que a la salida de las fábricas esclavistas son violadas, asesinadas y arrojadas en las cunetas. M+U+J+E+R+E+S—D+E—J+U+Á+R+E+Z, señaladas con una cruz y llamadas JESUCRISTAS. En España las manadas andan sueltas como toros por la dehesa. Pobre España en siglo XXI. Paupérrima justicia de balanza oxidada. Pobre educación, pobres escuelas, institutos y universidades. Pobres profesores, ¿dónde están los que faltan? ¿en Inglaterra, en Finlandia, Dinamarca, Alemania o los Estados Unidos? -Tal vez en el olvido. ¿Qué pensaría María Montessori si levantara la cabeza, hoy ausente de la España oficial, con su Método reconocido universalmente de Paz, Naturaleza y libertad?

E

n este contexto el Amor (con mayúscula) queda atrapado en las rejas de la desesperanza. Interpelo finalmente al actual Régimen del 78: ¿se han examinado Ustedes del suspenso heredado que reprimió y exterminó a tantas maestras y maestros durante la República, que con auténtica vocación, con sueldos de hambre y despreciados por el caciquismo imperante, lucharon contra la incultura, en pro del voto femenino, la igualdad, la fraternidad y la paz universales?

Palencia, 25 de Febrero de 2019